Vallas para el Polígono Sur

Plano del Parque del Guadaíra, que va desde Heliópolis hasta el Polígono Sur.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras.
 
Si uno pasea por el Parque del Guadaíra (una lengua de zona verde con más de 60 hectáreas que une el Polígono Sur, Los Bermejales, Heliópolis, Pedro Salvador y Elcano), puede observar a primera vista las diferencias entre barrios que existen en Sevilla.
 
Desde la Avenida de Las Razas (sic) podemos ver un parque largo y estrecho abierto a los barrios de sus dos lados, donde el viario y las viviendas se integran con normalidad con la zona verde.
 
Esto pasa hasta que llegamos a la zona del Polígono Sur, allí comienzan a verse vallas. Lo que era un parque integrado en la ciudad, se convierte en una zona aislada de las viviendas y donde no es tan fácil acceder.
 
Cabe recordar que cuando el parque se inauguró (allá por 2014) se hizo sin haber resuelto el acceso por el Polígono Sur: sin puertas, sin paso de peatones ni semáforos.
 

Parque del Guadaíra, a la altura del Polígono Sur.

Un ejemplo más de la ciudad a dos velocidades, de la desigualdad entre barrios y de la forma de actuar desde el urbanismo en ellos, una muestra de la «arquitectura del miedo», donde cada vez hay más dispositivos de control (en este caso, vallas, cadenas y candados) en los espacios públicos donde se desarrolla la actividad social… pero, al parecer, sólo hay miedo a unos vecinos en concreto.

 
Mañana llevamos a Pleno una moción para reactivar el Plan Integral del Polígono Sur, no tiene nada que ver con esto del parque y de las vallas… o sí.

Se acaba el vodevil, comienza la Cuaresma

Intervención en el Pleno extraordinario para la aprobación inicial de los presupuestos de 2018

Buenos días

Seguramente no sea original si hago referencia a la celebración, hoy 14 de febrero, del día de San Valentín. Ese tal Valentín fue un sacerdote que, pese a la prohibición del emperador romano Claudio II,  celebraba el matrimonio de soldados profesionales… y por eso mismo fue ejecutado.

Juan Espadas y Beltrán Pérez son los novios. A Javier Millán, que siempre le gusta ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, en esta boda no ha sido la novia: le ha tocado el papel de sacerdote.

Un reparto de papeles de lo que hemos llamado “vodevil presupuestario”. Sin caer en la pedantería, se llama “vodevil” a la comedia teatral de trama basada en los enredos, de diálogos picantes y tema amoroso y poco trascendental.

Enredos ha habido; el cruce de titulares entre PP y Ciudadanos para ver quién se lleva el gato al agua (con la complicidad de Espadas) se podría tildar de poco trascendente o de picante y, sin lugar a dudas, amor ha habido. Amor… y muchas fotos con el Alcalde.

Como ya dijimos cuando el gobierno presentó el proyecto de presupuestos, estamos ante unas cuentas insuficientes, irreales e irresponsables:

  • Insuficientes por la reducción de más de 8 millones en el Área de Bienestar Social y Empleo, menos presupuesto para planes integrales, para igualdad, cooperación y mujer o para inversión en bicicleta.
  • Irreales porque, después de dos presupuestos, no es creíble que ahora el gobierno aumente ciertas partidas que no ha sido capz de ejecutar de forma correcta. Estamos ante una venta de humo en un año preelectoral… y esto es clave: este es un presupuesto que no responde a las necesidades de la ciudad sino a la estrategia electoral del PSOE.
  • Irresponsables porque se parten de unos ingresos mermados por culpa de una bajada fiscal que sólo beneficia  a una minoría de la ciudad y porque se priorizan las inversiones en los distritos con mayor renta por hogar. Así se puede ver en el documento del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos (no en el que publicaron en la web, pero sí en el que se nos envió a los grupos al principio).

Después del proceso de enmiendas, tampoco es que el proyecto de presupuestos haya mejorado mucho. Sólo el 17% de las propuestas de Izquierda Unida han sido recogidas en el presupuesto. Se han quedado atrás propuestas para reforzar los servicios públicos y la plantilla municipal, incrementar la dotación de los planes integrales de las zonas más desfavorecidas y la inversión necesaria para cumplir con el Plan de la Bicicleta municipal o para garantizar el deporte de base como un derecho.

A este desprecio por parte del PSOE a las enmiendas de Izquierda Unida, hay que sumarle el incumplimiento tanto en 2016 (cuando votamos sí a los presupuestos) como en 2017 (cuando votamos no).

Si atendemos a los datos de la ejecución presupuestaria, el gobierno ha incumplido el 68% de nuestras enmiendas. Incumplimientos en casi todas las partidas que evidencian la nula credibilidad de Juan Espadas. Incumplimientos especialmente graves en políticas de empleo, vivienda, bienestar social, movilidad sostenible, así como en inversiones en barrios, colegios públicos, polígonos industriales o mercados.

A todo esto, también hay que sumar las múltiples modificaciones presupuestarias que han retirado partidas del Capítulo I (que iban a ser destinadas para planes de empleo), modificaciones en los fondos EDUSI, en la promoción de la bicicleta, en el desarrollo de la Agencia Local de la Energía o los intentos de retirar inversión para la Barzola, el Polígono Sur o Parque Alcosa.

Tampoco se puede olvidar el lamentable posicionamiento del PSOE ante algunas de nuestras enmiendas. Que sepan los vecinos y vecinas del Polígono Sur, de Su Eminencia, de Torreblanca, de Amate o de Palmente, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar los fondos de sus planes integrales. Que sepan los trabajadores y trabajadoras de este Ayuntamiento, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de poner en marcha el Plan de Igualdad. Que sepan los ciclistas, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de reconocer en el presupuesto lo proyectado en el Plan Director de la Bicicleta. Que sepan los y las jóvenes de esta ciudad, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar las becas y de poner en marcha un plan de vivienda destinado a la emancipación.

A pesar de todo, estaremos muy pendientes del cumplimiento y la buena ejecución de ese 17% de nuestras enmiendas… aunque ustedes no estén por la labor. Señor Espadas, ¿sabe cuántos responsables de Áreas, en dos años, se han sentado con Izquierda Unida para ver cómo ejecutar las enmiendas? Uno.

Con todos estos ingredientes sobre la mesa, el voto de Izquierda Unida a los presupuestos municipales de 2018 no podía ser otro que un claro y rotundo NO.

Ayer, como último acto del vodevil presupuestario, el PSOE se echaba definitivamente en brazos del PP. Una vez leído detenidamente el acuerdo entre ambos partidos, tengo que decirle una cosa al señor Beltrán Pérez… y varias al señor Juan Espadas.

Señor Pérez, para este viaje no hacían falta alforjas.

Señor Espadas, ¿recuerda cómo empecé el discurso en el Pleno de la investidura? Citaba al Manifiesto Comunista cuando dice que “hoy, el Poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses de la clase burguesa.”

Pues hoy, usted y su gobierno le dan más sentido que nunca a esta frase. Usted firma, incumpliendo una moción aprobada y dando la espalda a sus votantes, un acuerdo para vender la Gavidia. No gobiernan para la mayoría como decía su lema de campaña; están pensando, una vez más, en incrementar la riqueza de unos pocos a costa del conjunto de la ciudad.

No se trata de «responsabilidad», ni de «sentido común», como se empeña en proclamar el alcalde. Tampoco de una cuestión de «lealtad a Sevilla», ni de “utilidad”. Se trata, más bien, de hacer política y no jugar al politiqueo.

La estrategia marcada por su gobierno en los últimos días, señor Espadas, vendiendo a bombo y platillo todo lo que no han hecho en dos años no ha sido hacer política, ha sido hacer politiqueo. Y el ejemplo está en lo que le preguntaba un miembro de un AMPA por Twitter: “¿tenéis previsto usarnos como campaña para extorsionar al resto de grupos municipales para que os den los presupuestos?”.

Ha sido muy burdo, señor Espadas. Poco creíble y aunque usted en un Pleno reciente nos amenazara con que “se iba a enterar Sevilla entera”, el único responsable si no se aprobara el presupuesto hoy  es usted y sus diez compañeros de gobierno. Sólo el PSOE es responsable, es el PSOE el que ha incumplido y es el PSOE el que ha dado la espalda a nuestras enmiendas.

Se trata, en definitiva, de no ser cómplice de los engaños, incumplimientos y la venta de humo del gobierno municipal.

Nosotros le pedimos que baje al barro, se remangue, abandone los ‘Mundos de Yupi’, el conformismo y los titulares grandilocuentes. Le hemos pedido que haga política y usted ha preferido jugar al politiqueo.  Se siente más cómodo con pactos líquidos que con cumplir y hacer cumplir las propuestas de la izquierda.

Hoy, el gobierno renuncia a combatir las desigualdades, renuncia a reforzar los servicios municipales y renuncia a construir una ciudad verde, accesible y sostenible. También renuncia a la progresividad fiscal avanzada en los primeros años de gobierno.

Mencionaba al principio la celebración de San Valentín; hablando de días señalados, hoy también es Miércoles de Ceniza: acaba el Carnaval, acaba el vodevil y comienza la cuaresma. El problema es que a esta ciudad no le quedan sólo 40 días de penitencia, el problemas es que le quedan 481.

Muchas gracias.

Por un tren público, social y sostenible

Aquel primer AVE que llegaba a la estación de Santa Justa con motivo de la Expo 92, que traía la modernidad a la ciudad de Sevilla en los albores del siglo XXI, sería el inicio de un cambio de modelo de ferrocarril muy gustoso para las grandes constructoras. Unos pocos disfrutaron como un cochino en un charco del despilfarro desmedido de la obra pública en nuestro país. No contentos con quedarnos entre el cabo de Trafalgar y los Pirineos, hemos exportado nuestro buen hacer en la alta velocidad, con la mediación del monarca, a dictaduras mimadas como la de Arabia Saudí… y nos sentimos bien anchos y orgullosos. «Marca España» lo llaman ahora.

El proceso de desmantelamiento del ferrocarril convencional en este país, pasando a priorizar la inversión en la alta velocidad, comenzó hace más de 20 años. Se pasaba de un modelo de ferrocarril que cohesionaba el territorio, uniendo a ciudades grandes con pequeñas, con comarcas y con el mundo rural; a un modelo caro, minoritario y muy deficitario que une las grandes ciudades con Madrid.

Nos hemos situado en la cima de las potencias mundiales de la alta velocidad, aunque dicen que los japoneses están por delante… nadie nos quitará el orgullo de ser el país donde más AVE hay y donde menos se utiliza. Los datos claman al cielo, el 70% de las inversiones en infraestructura ferroviaria se ha destinado al AVE, que es utilizado sólo por el 4% de los usuarios, mientras que únicamente el 30% de la inversión va a las líneas de cercanías y media distancia, que usan el 96% de quienes viajan en tren.

La rentabilidad de la alta velocidad, desde un punto de vista social, es raquítica. Pero la verdad es que da mucho juego tanto para montar buenas inauguraciones y fotos, como para traspasar dinero público a los bolsillos de una élite del sector de la construcción. Por poner un ejemplo, la estación de Requena-Utiel (a 70 kilómetros de Valencia) abrió en 2010, su coste fue de 12,4 millones de euros y tiene una media de 28 viajeros al día. En la foto de la izquierda no sale todo el mundo, pero el día de la inauguración había más gente para cortar la cinta que pasajeros pasan por allí cada día.

Frente a estos despropósitos, hay mucha y buena gente que lleva años organizándose. A finales del año pasado, se celebró la «Semana de Lucha por el Ferrocarril» organizada por la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Social y Sostenible, de la que forma parte Izquierda Unida. Esta Coordinadora insiste en que el transporte público es un servicio imprescindible que deben prestar las administraciones públicas y el tren es el medio de transporte más eficiente y respetuoso con el medio ambiente, así como el que mejor vertebra el territorio.

Junto a la coordinadora «Movimiento Tren Ruta de la Plata», defendimos en el Pleno del Ayuntamiento el pasado mes de septiembre el restablecimiento del itinerario ferroviario Sevilla-Gijón. Este movimiento ciudadano se opone al desmantelamiento de las vías de esta línea, ya iniciado por Adif en algunas provincias del país. Ya cuentan con el apoyo de muchos ayuntamientos, así como las Cámaras de Comercio de las siete provincias implicadas… pero el gobierno central sigue levantando las vías.

La apuesta por este tren público optimizaría las relaciones comerciales entre los puertos de Huelva, Algeciras, Sevilla, Gijón, Vigo… y los desplazamientos de viajeros, en general, y de trabajadores y estudiantes, en particular. Atendiendo a las necesidades de la población rural y sirviendo como eje vertebrador de nuestro territorio.

mapa-cercaniasUnos meses más atrás, tras el anuncio de Juan Espadas de que se iba a retomar el proyecto del tranvía «porque los ciudadanos a la hora de votar en 2019 tienen que ver algo», presentamos otra moción al Pleno para poner en valor la red de Cercanías de Sevilla.

Se trataban de diversas propuestas que no eran tan “visibles” para el ciudadano de a pie como una obra nueva, ni  tan “vendibles” en términos mediáticos (al no haber cintas de inauguración que cortar), pero que podrían ser muy beneficiosas para la movilidad y el interés general de la ciudad. La red de Cercanías es una gran desconocida para la mayoría de la población sevillana, además de estar infrautilizada.

Aunque tenemos una red de Cercanías incompleta, a la infraestructura que ya existe se le podría sacar mucho jugo (sin adjudicaciones multimillonarias ni inauguraciones), simplemente cambiando horarios y coordinando trenes. Pongamos como ejemplo un vecino de Sevilla Este que entra en su centro de estudio o de trabajo, situado en la Cartuja, a las 9 de la mañana… con los actuales horarios, tendría que coger el tren a las 7:34 de la mañana (¡hora y media antes!). Evidentemente, ante este panorama, a uno no le queda otra que recurrir al vehículo privado.

Se trataba, por tanto, de poner en marcha alternativas de movilidad sostenibles, menos costosas y que pasan por aprovechar mejor y potenciar lo que ya existe.

Sevilla – Plasencia

En esa misma línea de aprovechar mejor y potenciar lo que ya existe, el «Movimiento Tren Ruta de la Plata» plantea la recuperación de la conexión entre Plasencia y Sevilla, dos ciudades que llevan 20 años incomunicadas entre sí, aunque existen el trazado, las vías y los trenes.

Este lunes han convocado concentraciones en las estaciones de ambas ciudades, y también están recogiendo firmas por Internet. Piden recuperar y potenciar esta conexión «porque, además de posible, es necesaria». Actualmente hay un tren Sevilla-Cáceres y otro Cáceres-Plasencia, pero para ir de Sevilla a Plasencia, tienes que pasar noche en Cáceres y coger el segundo tren al día siguiente. Como dicen en la petición, que dirigen al Ministerio de Fomento y la Junta de Andalucía y Extremadura, «es obvio que solo la falta de interés del poder político, que no gobierna para los ciudadanos,  explica tal despropósito, porque el tren podría seguir perfectamente hasta Plasencia, y también partir desde aquí».

El lunes estaremos en la concentración convocada en la estación de Santa Justa a las 11h, nos hacemos eco de la petición del «Movimiento Tren Ruta de la Plata» para solicitar que se amplíen los servicios ferroviarios diarios actuales desde Cáceres a Sevilla, para que salgan y retornen desde Plasencia.

El gato al agua

Sigue el culebrón en Sevilla. Mientras los grupos de la derecha escenifican un vodevil en el que no se habla de política, la ciudad sigue latente y a la espera.

Lo único que le preocupa a PP y Ciudadanos es ver quién se lleva el gato al agua. Y el PSOE, con Juan Espadas a la cabeza, está siendo cómplice de ese juego que da la espalda a la política y abre los brazos al politiqueo. Del «no es no» al pasteleo presupuestario del principal alcalde socialista en el país.

Y Sevilla, que sigue sin resolver sus grandes problemas de desigualdad, de empleo estacional, de vivienda e infravivienda, de medioambiente o de movilidad (por citar algunos), permanece a la espera de que cese la guerrilla de titulares.

Titulares, por cierto, para todos los gustos: «PP y PSOE firman un principio de acuerdo para el presupuesto» dice ABC. «PSOE y PP acarician un acuerdo presupuestario… solo en el fondo» podemos leer en El Correo de Andalucía. El Diario de Sevilla se decanta por «El PP estira el chicle». Y el Viva Sevilla por «El acuerdo imposible PP-PSOE: unos presupuestos desde cero».

Si ayer la foto era para el PP, hoy el portavoz de Ciudadanos hace como que negocia y se garantiza otra foto más con el alcalde. Porque al final es eso, se trata de «parecer», de una mera competición de poses.

Se puede hacer como Ciudadanos, que en el primer acuerdo con el PSOE destacaba inversiones en Los Remedios, Los Bermejales, Santa Clara y Bami… Y como eso no vende al resto de la ciudad, ¡no pasa nada! Hacemos otro documento que ponga «inversiones en barrios» (así, en general) y sanseacabó. O vendemos subvenciones y ayudas a colectivos vulnerables que luego no están recogidas en el proyecto de presupuestos.

O podemos hacer como el PP, que se alza como único defensor de LIPASAM y TUSSAM, y les recorta recursos en su «presupuesto alternativo»: medio millón menos a la limpieza y dos millones menos al transporte público… o le quita 800.000 euros al programa de ayudas para la instalación de ascensores.

Todo esto da igual, al fin y al cabo es política. Y lo importante, como hemos dicho, es el politiqueo.

En Izquierda Unida podríamos hacer como Ciudadanos y vender, por tercer año consecutivo, que «gracias a nosotros se va a construir un tren hasta al aeropuerto»; o hacer como el PP y enrocarnos en el absurdo formalismo de «si mi documento es una enmienda o es un animal de compañía».

Pero no. Discúlpennos pero no vamos a entrar a formar parte de ese vodevil del politiqueo. Seguiremos haciendo política, propuestas concretas (y más de 17 millones de euros en enmiendas presentadas en tiempo y forma) y no dejaremos de denunciar el incumplimiento del PSOE con las medidas de izquierdas  aprobadas y el lamentable papel de Celestina que Espadas está jugando entre PP y Ciudadanos.

Se incumplen plazos, se desconvocan comisiones de hacienda y se continúa mareando la perdiz. Desde IU seguiremos aportando para avanzar hacia una ciudad más sostenible y habitable y con menos desigualdades, mientras otros elaboran su agenda para ver con quién pierden menos votos o para ver quién se lleva el gato al agua.

Una política ciclista marcada por la inactividad

Un año más, tras el informe de la consultora Copenhaguenize, hemos visto como Sevilla sigue bajando en el ranking de las mejores ciudades del mundo para ir en bicicleta.

Nuestra ciudad, que llegó a situarse en cuarta posición, descendió  en el análisis de 2017 hasta la decimocuarta posición a causa de “la inactividad política” (esto de la inactividad no lo decimos desde IU, lo dijo la propia consultora).

Hay que recordar que tras los cuatro nefastos años del gobierno de Juan Ignacio Zoido, donde se satanizó la bicicleta de forma desmedida por el simple hecho de que olía a Izquierda Unida, Sevilla paso del cuarto al décimo puesto y ahora, con Juan Espadas como alcalde, hemos caído hasta el puesto 14.

Y esta crítica a “la inactividad política”, que hace el propio informe, es fundamental. En todos los debates plenarios y ante las críticas que hemos hecho desde IU al gobierno socialista sobre la falta de interés en la movilidad ciclista la respuesta siempre es la misma: “se podría ir más rápido pero estamos haciendo cosas”.

“Hacer cosas” es incompatible con la “inactividad política”. De esta forma la consultora Copenhaguenize echa al traste las excusas y los argumentos del gobierno de Juan Espadas.

La desidia del actual gobierno municipal la venimos denunciando desde el principio del mandato. Cansados de la falta de propuestas, en el mes de marzo de 2017 presentamos una moción con un decálogo para impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad de Sevilla: de esas diez  propuestas sólo se ha llevado acabo la de recuperar la Comisión Cívica de la Bicicleta.

Tanto en los presupuestos de 2016 como es los de 2017, presentamos diferentes enmiendas para aumentar la inversión en materia ciclista, recogiendo las propuestas de la Asamblea Ciclista “A Contramano“. Propuestas que no han tenido ningún tipo de ejecución, más allá de contadas actuaciones en carriles bicis y el cambio de algunas señales en el centro histórico de la ciudad.

Para el presupuesto de 2018 ya hemos presentado un conjunto de enmiendas para aumentar el presupuesto en 1.785.000 euros. Cantidad que se debería destinar a cumplir lo que el  recién aprobado plan director de la bicicleta contempla para esta anualidad: actuaciones en las vías ciclistas, mantenimiento de los carriles bicis o campañas de promoción del uso de la bici.

Como denunciamos a finales del año pasado, el Plan de la Bicicleta Sevilla 2020 nacía muerto pues no se recogía la inversión necesaria para llevarlo a cabo. Las enmiendas de Izquierda Unida, que aún no se han votado, vienen a paliar esta deficiencia.

Y no será por falta de propuestas por nuestra parte, en el próximo Pleno también llevaremos un conjunto de propuestas para atajar de uno de los principales cuellos de botella de la movilidad ciclista en Sevilla como es la permeabilidad de la bici en el Centro Histórico.

Como decía al principio, noticia triste para la movilidad ciclista en Sevilla que viene a confirmar las críticas de IU a Juan Espadas desde el principio del mandato: mucha buena palabra, mucho compromiso pero poca acción.

¿Se acuerdan de aquella foto del alcalde con el consejero de Fomento a las puertas del Ayuntamiento con innumerables bicicletas? Pues mucho nos tememos que este mandato se va a quedar en eso.

Un Pleno Extraordinario para echar gasolina al fuego

Lo primero, dar un saludo y un fuerte aliento a los casi 200 trabajadores y trabajadoras de Arvato que ahora mismo se concentran en Fibes en defensa de sus puestos de trabajo. Más de 192 familias sevillanas que tienen en juego su sustento, eso sí es un problema para un Pleno Extraordinario.

Al enterarme de la convocatoria de este Pleno me acordé de aquellas palabras de José Díaz, panadero del barrio de la Macarena y Secretario General del PCE que decían: «¿Patriotas ellos? ¡No! Las masas populares, vosotros, obreros y antifascistas en general, sois los patriotas, los que queréis a vuestro país libre de parásitos y opresores; pero los que os explotan no, ni son españoles, ni son defensores de los intereses del país.»

La declaración unilateral de independencia no es la solución… pero tampoco este Pleno ayuda. Estamos claramente ante un Pleno que no sirve para solucionar el conflicto político que se vive en Catalunya.

La celebración de este Pleno para proclamar la “unidad indisoluble de España”, al igual que ocurre con la suspensión de la autonomía catalana o con el envío de policías y guardias civiles a Catalunya, no contribuye a solucionar el problema sino que lo agrava.

Nos parece una enorme frivolidad y una tremenda irresponsabilidad que, con la cantidad de problemas que hay en nuestra ciudad, algunos estén pensando en hacer campaña y peleando por ver quién tiene la bandera rojigualda más grande.

Después somos nosotros los que que no estamos en las prioridades de la ciudad, pero cuando hemos logrado sacar adelante algún pleno extraordinario ha sido sobre empleo o sobre vivienda.

La actitud del Gobierno de España ha sido antidemocrática, irresponsable y reaccionaria, se ha basado en la represión y el autoritarismo. La vulneración de los derechos fundamentales cometida por el Gobierno de Rajoy es gravísima y ha afectado al conjunto de los ciudadanos del Estado y no sólo a una parte de la población catalana.

Por cierto, también suena a chiste que el partido más corrupto de Europa se atreva a dar lecciones de legalidad y pretenda erigirse en el máximo defensor de una Constitución que en el día a día pisotean cuando se trata de hacer cumplir los derechos sociales, como el trabajo, la vivienda o el reparto de la riqueza.

Frente a quienes usan a Cataluña para tapar su corrupción (sean del 3% o de la Gürtel), frente a quienes apuestan por la vía de la represión y del estado de excepción, frente a quienes añoran volver a los tiempos de una, grande y libre, decimos que NO. Que Andalucía y Sevilla deben desempeñar otro papel en esta encrucijada y que tenemos la obligación histórica de tender puentes, propiciar espacios para el encuentro y formar parte de la solución…. e insistimos, este Pleno no tiende puentes.

La lucha de banderas no sólo está ocultando la corrupción, también los problemas sociales. El problema de los trabajadores y trabajadoras de Catalunya no es la patria (sea el Reino de España o la República de Catalunya), el problema son las políticas neoliberales que tienen como consecuencia la pobreza y la precariedad.

En IU no defendemos la independencia, pero sí defendemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos y consideramos que la ciudadanía catalana tiene que decidir su futuro en un referéndum acordado con el Estado. Frente al “a por ellos” que se ha coreado de forma vergonzosa a la Guardia Civil, apostamos por el “con vosotros”.

Hay un 80% de la sociedad catalana que quiere votar, esté a favor o en contra de la independencia. Ante esto, se puede actuar con represión, jueces y policías o, por el contrario, se puede afrontar la realidad e intentar resolverlo con diálogo y negociación.

Además, consideramos que la mejor fórmula para nuestro país en estos momentos es la República Federal. Sólo un modelo de Estado que garantice los derechos sociales y cubra las necesidades de sus ciudadanos, al tiempo que reconozca que España es un país plurinacional, puede ser útil para solucionar los graves problemas políticos que estamos abordando en la actualidad.

La vigente Constitución no es “un faro de nuestro bienestar” como dice el texto de la declaración que propone el PP, la Constitución del 78 está agotada como consecuencia de la ofensiva neoliberal de los últimos años. Por eso, desde IU apostamos por un horizonte constituyente, un proceso necesario para un nuevo modelo de convivencia que garantice los derechos humanos, algo imposible bajo el actual marco.

Aunque creo que ha quedado claro, vamos a votar en contra de la propuesta de declaración institucional. Desde Izquierda Unida no vamos a ser partícipes de una propuesta que sólo sirve para echar gasolina al fuego y para incrementar la tensión.

Ordenanzas Fiscales 2018: comodidad, irresponsabilidad, cobardía y engaño

Si unas ordenanzas fiscales se pudieran definir con una palabra, el resumen de las que tenemos por delante podría ser el de un engaño.

Aunque se venda que la bajada del IBI sirve para la recuperación económica de las familias, la realidad es muy distinta. Lo primero sería preguntarse, ¿a qué familias se va a beneficiar con esta medida?

Pues bien, según el propio informe del Coordinador General de Hacienda, la reducción del IBI beneficia al 25% de la población con más patrimonio y, en cambio, para el 75% de los sevillanos y sevillanas únicamente va a suponer un ahorro de cinco a diez euros al año. ¿Se recupera la economía de una familia con 5 o 10 euros al año?

Dará para cuatro cafés, para unos cuantos paquetes de pipas… y para poco más. Por lo tanto, el engaño no sólo radica en que el coche que nos íbamos a poder comprar y que nos  prometieron no es tal, sino también en el hecho de que el PSOE se sume al falso discurso de que bajar impuestos es bueno de por sí, sin plantearse a quién se le baja y a quién se le sube.

Otra palabra que le vendría bien al proyecto de ordenanzas es la de cobardía. Cobardía de un gobierno municipal que retira, en el último momento, sus propuestas para que la oposición no pueda hacer enmiendas.

El gobierno ha retirado 6 ordenanzas fiscales, lo que conlleva tirar a la basura 75 enmiendas de la oposición, el 63’55% de la totalidad. Por tanto, estamos ante un auténtico ejercicio de cobardía y de falta de respeto al trabajo de la oposición. Después, señor alcalde, seguirá diciendo por ahí que la oposición no es constructiva y que no pone propuestas sobre la mesa.

Desde Izquierda Unida hemos presentado varias enmiendas para que tanto la tasa de basuras como la tasa de vados o parkings sean progresivas. Ustedes se han negado a debatirlo. Hemos propuesto también, igual que el año pasado, que se acabe con la estafa actual de la zona azul y empiece a cobrarse por el tiempo real de estacionamiento. Ustedes también se han negado a debatirlo.

¿Qué propuestas de IU pueden salir adelante?:

  • Que se reduzca la bonificación del sello a los coches antiguos, dado que son los más contaminantes.
  • Que las tasas por conversión de taxis sean progresivas, de modo que se pague en función de los años en los que se ha dado servicio y se bonifique a los taxis si cambian sus vehículos por otros menos contaminantes. Pese a estos avances, señor Espadas, queda mucho por hacer para ser capital verde.
  • Y que no se aplique la subida de las tasas de la Feria de Abril a aquellas casetas que son de acceso público. El PSOE prefirió que el debate sobre la Feria se quedara en si había que ampliarla o no un día. Desde IU entendemos que los problemas de la Feria de Abril son otros y que hay que empezar a tomar medidas para caminar hacia una fiesta más abierta e inclusiva.

Buscando más definiciones para este proyecto de ordenanzas fiscales, otra que encaja a la perfección es la de irresponsabilidad. Irresponsabilidad por dos partes: una por jugar con los ingresos de la capital de Andalucía en un mercadeo político y, otra, por no reconocer que se ha llegado donde estamos por los actos del propio gobierno.

Sí, están jugando con los ingresos de la ciudad por oportunismo político (como ha denunciado el propio Consejo Económico y Social) y sin evaluar los posibles efectos.

Normalmente, el gobierno ante cualquier impedimento le echa la culpa (que se me permita la expresión) a la Intervención del Ayuntamiento… ¿Y qué dice el informe del interventor ante estas ordenanzas fiscales? Primero, que “no favorecen la recuperación del equilibrio en el remanente de tesorería”. Segundo, que, dada la necesidad de mayores gastos para el año que viene por los incrementos en el capítulo de personal y por sentencias judiciales pendientes, “afectarán en mayor medida” al resto del presupuesto. Y, tercero, que este cambio en el IBI “extenderá sus efectos indefinidamente hacia el futuro” a cuenta de la regla de gasto.

Esto también lo podemos leer en el informe de su propio Coordinador General de Hacienda (el que usted ha nombrado, señor Espadas), no lo dice Izquierda Unida: tenemos serias incertidumbres sobre la evolución de ingresos para el año que viene y no hay justificación técnica para la bajada del IBI. En definitiva, están jugando con fuego.

Todo esto lo resumía el propio alcalde en un reciente desayuno informativo y le cito textualmente: “No vale hacernos trampas al solitario. La Ley, que aunque no nos guste tenemos que cumplir, dice que si bajamos ingresos, bajamos techo de gasto y, por tanto, ese elemento es capital a la hora de poder tener capacidad para hacer cosas. Aunque tuviéramos dinero, por vender patrimonio, por endeudarnos o porque el Estado o la Junta realizaran más transferencias: si bajamos nuestros ingresos, perdemos capacidad de invertir en resolver problemas de los ciudadanos”.

Y usted, señor Espadas, es el único responsable de esto. En el último Pleno dijo que IU tenía la culpa de la bajada del IBI por no haber pactado los presupuestos de 2017, y yo le pregunto… ¿quiénes son los responsables de que no se ejecutaran nuestras enmiendas en los presupuestos de 2016? ¿Izquierda Unida o su gobierno? ¿Quiénes son los responsables de que nuestras enmiendas para 2017 que se aprobaron no se recogiesen finalmente en el proyecto de presupuestos? ¿Izquierda Unida o su gobierno?

Si usted pretendía que le diéramos un cheque en blanco, estaba muy equivocado. Los incumplimientos, que vienen desde la investidura, no son responsabilidad de IU… sino de usted y de su gobierno

Por lo tanto, señor Espadas, no se esconda. No maree con si fue primero el huevo o la gallina y asuma su responsabilidad, su responsabilidad de estar más cómodo con la derecha.

Y sí, comodidad puede ser otra palabra que sintetice estas ordenanzas fiscales, e incluso el giro de su gobierno en el último año. Usted y su partido se sienten más cómodos con la derecha: y no lo digo porque el PSOE se abstuviera para que Rajoy fuera presidente, porque no votara a favor de la derogación de la Ley Montoro, porque Iceta se haga selfies con el PP de Cataluña o porque Susana Díaz hipoteque los presupuestos andaluces para volver a beneficiar a una minoría. Que todo esto es verdad, pero no es por eso.

Usted se siente más cómodo con un grupo que le exige un autobús a Sevilla Este que con otro que le plantea en cada una de las propuestas la realidad de esta ciudad y que destapa las vergüenzas de su gestión: desahucios sin respuestas, políticas de empleo fallidas, privatizaciones, precariedad laboral, colas en las UTS… Esa realidad existe, señor Espadas, pese a que le empañen las grandes cifras y los rankings del turismo.

Y señor alcalde, con esa comodidad, con esa irresponsabilidad, con esa cobardía, con ese engaño y con este proyecto de ordenanzas “perdemos capacidad de invertir en resolver problemas de los ciudadanos”. Y no lo dice Izquierda Unida, lo ha dicho usted mismo.

Por lo tanto, váyase ahora a Los Pajaritos, Amate y Polígono Sur, los tres barrios más pobres de España, y dígale a los vecinos que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas. Váyase a los centros deportivos que están esperando inversión y dígales a sus usuarios que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas. Váyase a cualquier centro de trabajo de este Ayuntamiento y dígale a los empleados públicos que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas.

Estamos ante un retroceso en política fiscal, los avances en progresividad y aspectos sociales de los dos últimos años se los funden hoy de un plumazo, lastran los presupuestos del año que viene, lastran posibles acuerdos y, sobre todo y lo más importante, lastran a la propia ciudad.

Seguirán afirmando que gobierna mirando a la izquierda, que Participa e IU somos sus grupos políticos preferentes pero, como le venimos diciendo desde hace tiempo, ya es el momento de los hechos y no de las palabras

Ya no es hora de siembra, sino de cosecha… y le digo, si me permiten una cita bíblica para terminar, “guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis”.

¿Ahora es demasiado tarde?

Hoy ha tocado el turno de Izquierda Unida en la ronda de contactos (¡bendito diálogo!) que el alcalde está manteniendo con los grupos municipales de cara a las ordenanzas fiscales y a los presupuestos de 2018.

Nuestra posición sobre la bajada del IBI pactada entre PSOE y Cs es conocida, el propio Espadas la conoce. Sobre el resto de modificaciones que plantea el gobierno ya hemos anunciado que vamos a presentar enmiendas, no estamos de acuerdo con la subida indiscriminada de tasas sin criterios de progresividad. En ese sentido, entendemos que hay margen de mejora para hacer posible aquella máxima de «de cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad».

Pero al margen de cuestiones técnicas concretas, el problema del proyecto de ordenanzas fiscales que el gobierno ha elaborado se puede resumir en dos elementos. Por un lado, que el PSOE se ha sumado al discurso facilón y mentiroso de la bajada de impuestos: un discurso propio de la derecha que no busca otra cosa que el desmantelamiento de lo público en beneficio de una minoría que deja de contribuir a las arcas (algo que ya ha hecho Susana Díaz en la Junta de Andalucía con el impuesto de sucesiones a petición, también, de Ciudadanos). Y por otro lado, que el alcalde anuncia que es un compromiso político y que por eso lo cumple: lo que manifiesta que para Espadas hay unos acuerdos que valen más que otros, pues no se ha sonrojado en ningún momento al saltarse acuerdos de investidura, propuestas en presupuestos, mociones aprobadas o su propio programa electoral durante estos dos años de mandato.

El año 2018 es decisivo, en el último año cualquier gobierno quiere poner a punto su maquinaria pero Espadas lo tiene complicado de aquí a las próximas elecciones municipales. O bien continúa mirando a la derecha o comienza a mirar a la izquierda. Hasta ahora hay que reconocer que ha tenido suerte y la mayoría de sus propuestas han salido adelante con la más diversas combinaciones de votos (con IU y Participa, con IU y Ciudadanos, con Participa y Ciudadanos, con el PP, con la abstención de todos…); pero ese «todo vale» parece que ha terminado y la recta final del mandato se le está haciendo cuesta arriba.

La contundencia del dictámen del CESS sobre los impuestos y tasas ha sido clara: ese no es el camino, señor Espadas. Aquella aventura de venderse tan barato ante la formación naranja, le está saliendo cara ahora. Y no le salen las cuentas, esa es la verdadera cuestión: da igual las políticas que se pongan en marcha, la gestión municipal se ha reducido a un mero trámite aritmético hasta llegar a 16 votos.

La pregunta a estas alturas sería: ¿ahora es demasiado tarde?

¿Es tarde para creer que Espadas cumple con los acuerdos que adopta? El propio gobierno reconoce la baja ejecución de las enmiendas de IU en los presupuestos de 2016 y Participa Sevilla ya ha denunciado el escaso cumplimiento con sus propuestas en las cuentas de este año. A esto habría que sumarle los múltiples incumplimientos de los acuerdos de  la investidura. ¿Cuestión de credibilidad o es que Espadas se siente más cómodo con la derecha?

El alcalde nos ha pedido la listas de prioridades para el próximo año, directamente le hemos dicho que revise las de 2016 y las de 2017… que siguen sin llevarse a cabo. Si Espadas se piensa que IU se va a conformar con una línea de autobús o la reivindicación de alguna infraestructura, la lleva clara. Lo que Sevilla necesita es un cambio de políticas (un cambio transversal, ahora que tan de moda está la palabra), un giro que comience a solucionar los problemas que se siguen arrastrando desde la etapa de Zoido.

¿Es tarde para una piscina ‘Virgen de los Reyes’ pública? ¿Es tarde para una ciudad que no base su crecimiento en centros comerciales? ¿Es tarde para los trabajadores de Parques y Jardines? ¿Es tarde para el refuerzo y la ampliación de los Puntos de Información a la Mujer (PIM)? ¿Es tarde para el cese de Cabrera o de la reprobada Castreño? ¿Es tarde para unas disculpas?

Teniendo en cuenta la deriva del PSOE en los últimos tiempos y el enroque del ‘peronismo rociero’ de Susana Díaz, ¿es tarde para tener un alcalde socialista de izquierdas?

Quizás aún estemos a tiempo de no retroceder en política fiscal; pero o Espadas tiene una máquina del tiempo o ya vamos tarde para algunas cuestiones… demasiado tarde.

En fin, que al salir de la reunión y volver para casa me acordé de aquella canción de Sabina que acababa…
Sigue con tus movidas,
pero no pidas
que me pase la vida
pagándote fianzas.
Ahora es demasiado tarde, princesa
Búscate otro perro que te ladre, princesa

La bajada del IBI: el timo de la estampita

Acabamos de recibir la documentación de cara a las próximas Ordenanzas Fiscales, de las que se lleva tanto tiempo hablando por la rebaja del IBI que Espadas había pactado con Ciudadanos sin tener una mayoría suficiente en el Pleno.

Pues esto es lo que dice el propio Ayuntamiento sobre esa rebaja en el informe del Coordinador General de Hacienda y Administración Pública (se adjunta imagen más abajo): no tiene justificación técnica, las ventajas son realmente imperceptibles

Para el 75% de los sevillanos y sevillanas sólo supondría entre 5 y 10 euros de ahorro al año, pero para el Ayuntamiento son 3’6 millones de euros menos en el presupuesto.

¿Inconvenientes? Reducir los ingresos de las arcas públicas, rebajar nuestro límite de gasto…

¿La alternativa? Compensarlo con la subida de otros impuestos y tasas…

¿Bajar un impuesto que se paga en función del valor del inmueble para subir unas tasas que todo el mundo paga por igual?

El propio Ayuntamiento confirma que el discurso de Ciudadanos es una falacia, que bajar impuestos por bajarlos no es bueno por si mismo, que es una gran mentira que los sevillanos vayan a poder consumir mucho más durante el próximo año… ¡ni para cinco cafés!

Este no es el modelo de ciudad que queremos desde Izquierda Unida, esta no es la fiscalidad que defendemos.

Esto no es nueva política, esto es jugar con los presupuestos de una capital con engañifas y falsos discursos.

¿Qué estás haciendo Juan Espadas?

Transparencia al Consejo de Urbanismo: privatización con ‘agosticidad’ y alevosía

Normalmente la mayoría de los puntos que se tratan en los Consejos de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo pasan desapercibidos, excepto los temas que algún medio de comunicación local haya destacado de forma previa o los que el Delegado cuente en la rueda de prensa posterior.

En el Consejo correspondiente al mes de septiembre, celebrado hoy, se ha aprobado la modificación del PGOU para recalificar los suelos del Batán y convertirlos en una gran superficie comercial. Como se esperaba… PSOE, PP y Cs se dan la mano para sacar el proyecto adelante: ya sabemos hacia donde mira Espadas.

También se han suspendido de forma cautelar las licencias urbanísticas en determinadas zonas de Nervión o se han desestimado algunas peticiones en el asunto de la reordenación de veladores en la avenida de la Constitución y en la calle San Fernando… sin que el Delegado haya sido capaz de poner sobre la mesa ningún plazo para terminar con esta zona y mucho menos una fecha para continuar en otras calles de la ciudad.

Otro tema que viene coleando desde hace tiempo, como son las obras de los edificios de Los Pajaritos, también se ha tratado: en concreto se ha aprobado la ampliación del plazo para ejecutar el contrato. Una nueva ampliación del plazo hasta principios de octubre, aunque según el gobierno el asunto va para delante y a buen ritmo… habrá que verlo.

También (por fin) se ha puesto a disposición del Ayuntamiento el edificio del Centro de Mayores del Polígono Sur, un paso más en la eterna burocracia de la administración sin que el gobierno (tampoco en este caso) haya sabido respondernos sobre los plazos para que este dispositivo esté en marcha como vienen reclamando los vecinos desde hace años y como desde IU ya hemos denunciado en varias ocasiones.

Como decía, multitud de asuntos que pasan desapercibidos pero que son de suma importancia para el devenir de los barrios de nuestra ciudad.

Uno de los temas que no ha tenido, hasta el momento, ninguna repercusión en los medios pero que sí ha causado debate en el seno del Consejo ha sido el inicio de la contratación de dos servicios: uno para la elaboración del Plan de Accesibilidad Universal y otro para el diseño de la Ordenanza de Paisaje Urbano.

Por un lado, ambos expedientes han sido incluidos en el orden del día como meras «tomas de conocimiento», es decir, que no se vota… simplemente se nos informa. Por tanto, un gobierno en minoría ha decidido durante el mes de agosto realizar dos contratos sin que la oposición (la mayoría) haya podido ni votar ni opinar.

El argumento esgrimido por el equipo de gobierno ha sido la falta de tiempo para poder ejecutar el presupuesto. Algo que carece de sentido dado que, por un lado, la necesidad de redactar un Plan de Accesibilidad se aprobó en el Pleno ¡de diciembre de 2015!… por lo que decir que no ha dado tiempo es una excusa peregrina. Un contrato para varios años de un total de 96.800 euros, damos la bienvenida a la propuesta casi dos años después de que se aprobara nuestra moción… pero entendemos que el PSOE vuelve a errar en las formas al creerse tener una mayoría que las urnas no le dieron.

El otro asunto, el diseño de la Ordenanza de Paisaje Urbano, es mucho más grave desde nuestro punto de vista. Igual que el anterior se ha hecho con ‘agosticidad y alevosía’ pero con un procedimiento mucho menos transparente y abierto como es un negociado sin publicidad. Estamos hablando de 72.600 euros que van a caer en mano de alguna empresa privada para redactar una normativa municipal. No nos cabe en la cabeza que no haya técnicos en el Ayuntamiento (y mucho menos después de crear las mesas participativas del PGOU donde hay una específica para esta materia) que puedan hacerse cargo del asunto.

Si el PSOE estuviera en la oposición, tacharía esta medida de privatización. Pero, como está en el gobierno, la asume con normalidad y ha querido que pase de tapadillo por el Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo.

Como no se podía votar no hemos votado, pero nos oponemos a que (efectivamente) se privatice algo tan delicado con es una ordenanza municipal. Síntoma, como venimos diciendo desde hace tiempo, de un PSOE que hace aguas y que va a la deriva escorándose, cada vez más, hacia la derecha y olvidando la defensa de lo público.