Entrevista en ABC: «Ahora todos hablan de bicicletas o vivienda; antes, sólo nosotros»

abc

Entrevista de Eduardo Barba para ABC de Sevilla

El candidato de IU reivindica las políticas de los años de poder y cree que los casos judiciales por aquella etapa no les lastrarán en las urnas: «Defendemos la inocencia de los compañeros»

El desgaste por los casos de corrupción del equipo anterior, el que estuvo en el poder hasta 2011, ha provocado una renovación obligada en IU de Sevilla. Daniel González Rojas es la nueva cabeza visible, el relevo del «clan Torrijos».

—No muchos esperaban que IU se presentase en solitario a estas elecciones. ¿Qué pasó con aquella confluencia con Podemos y otras formaciones?

—IU defendió desde el primer momento unas premisas para ese proyecto común. Que tuviera propuestas de izquierdas y respeto a la identidad de cada formación. No por el fetichismo de las siglas sino por el fetichismo de las ideas que identifican a cada uno. Y eso no se ha logrado. Pero nosotros seguimos defendiendo una confluencia en la calle. Si eso genera una lista única, maravilloso; si no, habrá que seguir trabajando para que en próximas elecciones podamos tener esa confluencia. El origen de IU, de hecho, es la convergencia.

—Tienen peores perspectivas electorales que en municipales anteriores. ¿Cómo piensan frenar esa caída?

—Salimos a ganar y lo haremos porque en esta campaña le vamos a devolver el programa a la gente. Explicárselo es devolvérselo, lo han hecho ellos. Así ven que hemos recogido sus propuestas para solucionar los problemas. El programa es más participativo que nunca, porque además usamos mucho las redes sociales y una web donde se recogen las ideas. Con eso, creceremos. Los sondeos no son más que generadores de opinión.

—Con respecto a sus propuestas, ¿qué ofrecen que no hayan recogido el resto de fuerzas de izquierda?

—Aportamos soluciones concretas. No hablamos de quimeras ni de proyectos megalómanos, sino de las necesidades más básicas. Pan, trabajo y techo. Una vida digna, que es lo que muchos sevillanos han perdido. Ahora todos se apuntan a las políticas que IU siempre ha defendido y puso en marcha cuando gobernó. Y hablan de movilidad sostenible, de bicicletas, de vivienda o empleo. Pero fuimos los primeros. Antes, sólo nosotros.

—Igual que la movilidad sostenible tiene una forma de concretarse en la ciudad muy evidente, las bicicletas, ¿cómo se concreta todo eso del empleo y la dignidad en el ámbito municipal?

—Es simple. Nosotros huimos de aquello de que no hay competencias en un ayuntamiento para generar empleo. Las hay. Y las pusimos en práctica cuando gobernamos en Sevilla. Pusimos a funcionar los talleres prelaborales, los centros de formación permanente… Herramientas exclusivamente municipales que complementaban a las de la Junta de Andalucía. Pero ahora el Ayuntamiento se ha cruzado de brazos a esperar a la Junta. Nosotros planteamos recuperar la Delegación de Empleo, una sola para ese tema, y no como está ahora, con Fiestas Mayores. Que tenga presupuesto propio.

—¿Y en cuanto al techo?

—Pues poner a disposición de la gente las más de 500 viviendas vacías de Sevilla, retomar el parque social de vivienda para que quienes las necesitan puedan acceder a ellas aportando el 5% de sus ingresos o también crear una oficina para familias en riesgo de desahucio.

—Nos falta concretar lo del pan…

—Garantizaremos unos mínimos vitales de suministro para quienes no pueden pagarlos. Que a nadie se le corte el agua, por ejemplo. No nos valen los bonos sociales. Ya que la empresa es pública, pues eso, que tenga en cuenta al «público». En cuanto a las eléctricas, sí, son compañías privadas, pero el alcalde de IU se sentará con ellas a impedir cortes de suministro. Ya lo hacen ayuntamientos que nuestro partido gobierna, como el de Conil. Hay que huir de esa beneficencia rancia que se practica ahora y buscar más la vía de la solidaridad.

—Mirando atrás también pesa lo negativo, los casos de corrupción en que están inmersos sus compañeros de partido. ¿Tiene credibilidad su mensaje contra la corrupción con los procesos de Mercasevilla, Fundación DeSevilla o Fitonovo abiertos en los juzgados?

—Pues sí, no nos tiene por qué lastrar todo aquello porque IU no tiene nada que ocultar. Hemos pedido hasta en cuatro ocasiones comisiones de investigación y el PP las ha rechazado. Es verdad que tenemos a unos compañeros inmersos en procesos judiciales, pero defendemos su inocencia.

—¿No van ustedes a desligarse de la gestión de Antonio Rodrigo Torrijos, Carlos Vázquez o José Manuel García?

—Insisto, pongo la mano en el fuego por los compañeros que están en los juzgados y estamos orgullosos del trabajo que se hizo en esos años. No tenemos nada que ocultar y éticamente incluso hemos superado lo que prescribe el código ético del partido. Los compañeros han dado un paso al lado en cuanto simplemente se les ha señalado, cuando el código habla de que deben hacerlo quienes estén procesados por corrupción urbanística o ética. Eso dice el código.

—¿No cometió entonces errores IU en su etapa en el gobierno?

—Evidentemente, todo el que gobierna a veces se equivoca, no todo se puede controlar en un gobierno con tantas áreas y dos partidos en coalición. Pero considero que no hubo grandes errores.

—¿Cómo definirían el mandato que ahora concluye?

—Han sido cuatro años desastrosos. Se han desmantelado todas las políticas sociales que se pusieron en marcha cuando IU gobernaba. Ahora hay más parados, menos vivienda social, menos participación, peores servicios sociales… Nosotros pretendemos recuperar todo aquello que se hacía.

Muy personal

Renovación. A sus 27 años, Daniel González Rojas es el candidato más joven de los que se presentan en Sevilla. El trianero es militante de IU desde los 18 y gran seguidor y «activista» de las redes sociales.

Informático «de letras». El aspirante es ingeniero informático y ha trabajado como profesor de alfabetización digital, programador y diseñador web, aunque se define como «una persona de letras» a la que le apasiona la historia, la lectura y pintar, práctica que ha aparcado por «falta de tiempo». Además, le encanta el mar. «Si Sevilla tuviera mar, sería perfecta». No falta a su cita estival con Chipiona. Todo un clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*