Ordenanzas Fiscales 2019: comodidad con la derecha y brazos cruzados con la izquierda

Intervención en el Pleno Extraordinario de las Ordenanzas Fiscales para 2019

Buenas tardes

Lo primero, mandar un saludo a los trabajadores y trabajadoras de este Ayuntamiento que hoy han ejercido su derecho a huelga en defensa de los servicios públicos y a pesar de este equipo de gobierno que se hace llamar socialista y obrero… incluso llegando algunos a presumir de sindicalistas.

Como ya suele ser normal en estos Plenos de ordenanzas fiscales, lo primero es cuestionar las formas. La cancelación de este debate de un día para otro y el retraso hasta el día de hoy ponen de manifiesto una clara mala gestión por parte del gobierno. Los que nos teníamos que pronunciar al respecto del proyectos: el TEA, el Consejo Económico y Social y los Grupos de la oposición lo hicimos en tiempo y forma.

Hay que recordar que los primeros días de septiembre, Espadas lanzó un órdago y planteó un acuerdo global de ordenanzas y presupuestos a los grupos de la oposición, declarando que era eso o el caos. El alcalde se instaló en la antipolítica al pedir que un debate capital, como el de los ingresos y los gastos, se alejara de la confrontación de ideas y de modelos de ciudad. Pedía que no se hiciera campaña electoral, pero anunciaba de forma electoralista una futura bajada de impuestos sin precisar criterios de renta ni progresividad.

Este proyecto de Ordenanzas Fiscales evidencia que estamos ante un mandato amortizado. Amortizado en tanto que el PSOE se ha entregado por completo al pacto con el Partido Popular: donde el señor Beltrán Pérez ha dicho que recorte, ha ido el señor Espadas a recortar. Y amortizado también por el nulo interés del gobierno en afrontar una modificación de impuestos y tasas medianamente seria y completa.

Como decía, Espadas se ha sumado al discurso falaz de que bajar impuestos es bueno per se. Lejos queda el programa electoral del PSOE cuando decía aquello de que “los impuestos y tasas deben siempre estar diseñados en torno a criterios de equilibrio, proporcionalidad y adecuación al contexto social y económico”.

Hoy nuevamente se va a dar un hachazo a la progresividad… y a las políticas progresistas. Es necesario preguntarse: ¿a quién ha beneficiado esta bajada? La respuesta es sencilla: a una minoría de los contribuyentes, basta con observar los sujetos con mayor cuota tributaria. Es decir, quiénes pagan más IBI en la ciudad. Y, según la respuesta que nos dio la propia Agencia Tributaria, estamos hablando de recibos que llegan desde un montante de 4’6 millones hasta un millón de euros.Si pagas más de un millón de euros en IBI… ¡claro que te beneficia la bajada fiscal! Si tienes propiedades suficientes como para pagar esas cantidades en el recibo del IBI, con el beneficio de la bajada puedes darle la razón al señor Millán y comprarte varios coches y montar algún que otro negocio.

En cambio, si eres un sevillano o una sevillana con un recibo de IBI medio (3 de cada 4 personas) pues el ahorro fiscal te da (como dijimos el año pasado) para unos cuantos cafés con leche o algún que otro viaje en autobús.

Pero claro, hablar de estas cosas es hablar de política… y cuando uno se dice socialista pero abandona sus principios, se siente mucho mejor en la antipolítica.

Lejos también ha quedado aquella parte del programa electoral del PSOE en la que decía que “es imprescindible el diálogo y el trabajo conjunto con todos los agentes económicos y sociales de la ciudad”, por eso este proyecto de Ordenanzas Fiscales da la espalda y desoye todas las propuestas del Consejo Económico y Social.

Hoy tenemos ante nosotros el giro definitivo de Juan Espadas hacia una política económica liberal, ni tan siquiera socialdemócrata y mucho menos socialista. Unos impuestos y tasas de derechas, que no piensan en la mayoría de la ciudad, con unos cuantos adornos de progresía barata que no sirven para nada. Y ahí está el balance de bonificaciones del año pasado que lo corrobora: ¿cuántas bonificaciones se han hecho a obras en VPO? Cero. ¿Cuántas por inicio de actividad? Cero. ¿Cuántas por fomento del empleo? Cero.

Este balance de la Agencia Tributaria arroja otro dato interesante (que no lo dice IU, lo dice el propio gobierno) y es que la bajada en el recibo del IBI para este año a la “familia media” es de 15 euros. Con 15 euros de ahorro al año, ¿qué puede hacer una familia? Insistimos en esta idea que no es otra cosa que hacer política y, cuando se hace política, hay que decidir para quién se hace, a quién se busca beneficiar. Hoy se vuelve a demostrar que Espadas no tiene en la cabeza a la mayoría social de nuestra ciudad.

Y así lo demostró también cuando planteó la subida del precio del agua, que le cogimos con el carrito del helado. Hay un compromiso de este Pleno y del Consejo de Administración de EMASESA de estudiar la implementación de una tarifa progresiva, según criterio de renta, como están haciendo otros ayuntamientos… y usted planteó tabla rasa y subida de la factura. ¿Gobernar para la mayoría? Volvemos a ponerlo en duda.

Estamos ante un alcalde conformista. Creo que el señor Espadas es actualmente el principal alcalde del PSOE a nivel estatal, pues en vez de intentar pintar algo en el panorama político, de reivindicar una financiación justa para los Ayuntamientos… se cruza de brazos, hace cuatro reformitas pactadas con el PP y pone pegas a todo lo que venga de fuera.

Porque eso es lo que ha hecho su gobierno, señor Espadas, ante las propuestas de Izquierda Unida: poner pegas.

Poner pegas al recargo del IBI a las viviendas vacías. Entendemos que hay margen legal, que la Ley andaluza ya no está recurrida al Constitucional y usted, en vez de afrontarlo como alcalde de la capital de Andalucía, le pone pegas, reparos… y se cruza de brazos.

Pegas también a la bonificación del IBI en polígonos industriales. Cuando el PSOE estaba en la oposición y presentaba esa enmienda, no le preocupaba tanto lo que se dejaba de ingresar. Ahora el interventor cuestiona la progresividad y hasta la propia bonificación y usted, señor Espadas, en vez de recordar sus viejos compromisos de oposición y ver cómo encajar la propuesta, se cruza de brazos.

Ante las viviendas turísticas, también se cruza de brazos. Hemos rescatado las propuestas que el PSOE hizo el año pasado… y ahora en 2018 votan en contra. ¿Será por conformismo? ¿Por mala memoria? ¿O por el pacto con el PP? Se cruzan de brazos ante cualquier política social que se haya querido incorporar a estas ordenanzas fiscales en el estrecho margen de maniobra que ustedes han impuesto al modificar tan pocas ordenanzas.

Y ahora dirán que el PSOE está en esta posición porque desde Izquierda Unida y desde Participa no le hemos dado más opción, porque no le aprobamos los presupuestos de 2018. Pero se ha parado a pensar alguna vez, señor Espadas, ¿por qué le resulta tan cómodo cumplir con la derecha y con la izquierda todo son pegas, reparos y brazos cruzados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.