Una singular moción para terminar el mandato

Pan, trabajo, techo. Tres claves que fueron nuestra máxima hace cuatro años cuando decidimos dar la confianza a Espadas para gobernar la ciudad. Pan, trabajo y techo. Tres pilares que si fueran la prioridad de un gobierno que se dice socialista la realidad de la ciudad sería bien distinta. El problema es que el alcalde ha estado más pendiente de acaparar titulares de prensa a golpe de anuncios vacíos en la mayoría de los casos o en tratar de forzar grandes proyectos que estuvieran a tiempo para tener algo que vender en campaña. Así es cómo ha perdido el foco de lo verdaderamente importante: los sevillanos.

Prueba de ello es que en este periodo los sevillanos siguen sufriendo una precariedad que ya es crónica o el azote del desempleo, pues continuamos instalados en los 70.000 parados, que siguen viendo cómo se desahucia a dos familias al día, que no encuentran otra salida que la emigración… y que todavía viven en una ciudad con siete de los 15 barrios más pobres del país.

Y es que no se puede ser de izquierdas y mirar constantemente a la derecha porque eso trae consigo que el programa Zonas vuelva a estar paralizado desde el año pasado, que las listas de espera para conseguir una cita con los servicios sociales se prorroguen durante meses, que los CIAM sigan sin reforzarse ni ampliarse a todos los distritos… Una triste realidad que no se oculta ni se soluciona con la celebración de cumbres mundiales de turismo, ni con la apertura de nuevos hoteles, ni poniéndole alfombras rojas a Barack Obama.

Porque una cosa es mimar al turismo, algo en lo que evidentemente estamos de acuerdo, pero siempre teniendo presente lo importante. Que el fenómeno no acabe comiéndose a la ciudad, que los vecinos puedan seguir viviéndola y los pequeños comerciantes puedan mantener sus negocios con vida. Algo que no está facilitando el gobierno local, que no solo no establece medidas para limitar los pisos turísticos y las franquicias que copan cada vez más el centro, sino también restando dinero de las partidas destinadas a los barrios más desfavorecidos para montar una cumbre en la que encima han tratado de vender suelos y patrimonio al mejor postor.

Y todo esto mientras los sevillanos se ven sin posibilidades para tener una vivienda digna. Porque además de que la presión turística sigue subiendo los precios, el Plan Municipal (que Espadas aprobó de tapadillo) es una muestra más de que el gobierno local vive de espaldas a la realidad de los vecinos de Sevilla. Pues el documento, lejos de fomentar el alquiler, insiste en la venta de pisos, cuando la situación socioeconómica de los sevillanos demuestra que mayoritariamente no pueden permitirse un piso en propiedad. Mientras tanto, la ciudad se corona como la capital con más hoteles de toda la comunidad andaluza y la que cuenta con menos bibliotecas, según el informe Andalucía pueblo a pueblo, del Instituto Andaluz de Estadística y Cartografía.

Un documento que también avisa: la capital hispalense cuenta con 688.711 habitantes de los que el 19% son menores de 20 años. Un porcentaje que coloca a la ciudad como la tercera andaluza con menos población joven. La falta de oportunidades, la precariedad y la dificultad para acceder a una primera vivienda ponen en bandeja la salida de los jóvenes sevillanos, que siguen sin encontrar las circunstancias idóneas para volver. ¿Y qué se ha hecho en estos cuatro años por evitarlo? Aprobar un conjunto de medidas, a instancias de IU, que luego el gobierno local ha ignorado sistemáticamente.

Y es que cuando se juega a improvisar, a quedar bien con unos y con otros, y a tratar de gobernar en minoría absoluta pasan estas cosas. Y quienes lo pagan son los ciudadanos que cuatro años más tarde han tenido más de lo mismo. Porque el gobierno de Juan Espadas ha sabido vender muy bien nuevos planes integrales, pero no se han dotado de partidas presupuestarias y, cuando se ha hecho, no se han ejecutado, porque los fondos europeos se dejan morir hasta que suena la alarma de una denuncia por parte de nuestro Grupo en el Parlamento Europeo.

Mientras tanto los vecinos y vecinas siguen viendo cómo pasa el tiempo y sus problemas se cronifican. Porque a Espadas se le ha puesto cara de Zoido y, entre uno y otro, poca diferencia ha existido. Y como muestra un botón. Por mucho que hace cuatro años criticara las privatizaciones del PP, el PSOE ha mantenido el contrato de Parques y Jardines, ha seguido con la estrategia en el IMD y ha privatizado de facto el mantenimiento de los edificios municipales a base de contrataciones externas. Por no hablar de la imprenta municipal, de los incumplimientos con los sindicatos, etc, etc. Porque defender el empleo público queda muy bien, pero luego aplicar lo prometido, es otro cantar. Y Espadas se ha dedicado a gestionar planes de la Junta y poco más.

Porque a la hora de hablar de empleo, el gobierno local también tiene un papel clave a la hora del desarrollo de los suelos de la ciudad. Pero el PSOE ha apostado por saturar Sevilla de centros comerciales: Pelli, Palmas Altas, Batán… Y no conforme con eso, el poco suelo industrial que hay, como Altadis, se quiere destinar a uso terciario. Es decir: abrir la puerta a la posibilidad de que sea otro centro comercial… o un hotel como en el antiguo Banco de Andalucía, Vilima, el edificio de El Corte Inglés de la Magdalena o la Gavidia.

En estos cuatro años también han intentado vender la etiqueta de la transparencia y de la participación. Pero a la hora de la verdad, más allá del famoso referéndum de la Feria, por el que pasará a la historia de la ciudad, el concepto no ha pasado de colgar en la web una encuesta y para de contar. Ya avisamos de que el programa “Decide” no era más que una mala copia de los presupuestos participativos y no nos equivocamos. Se acaba el mandato y seguimos esperando la descentralización de los Distritos y el esperado Reglamento de Participación Ciudadana.

Como también es muy esperado el Plan de Movilidad Urbana Sostenible. Ese que empezó a redactarse al comienzo del mandato y que sigue en el aire. Ese que impedía aplicar determinadas medidas para mejorar el tráfico en la ciudad porque dependían del plan, pero a la vez el gobierno ha ido otras propuestas vinculadas a la movilidad sin problema. Por ejemplo, la conexión en bicicleta por el centro de la ciudad facilitando la circulación en contrasentido, no ha sido posible; pero plantear tres nuevos parkings junto al Casco Antiguo, fomentando así el uso del vehículo privado, para eso no ha habido inconveniente.

Porque esa es otra, Sevilla se vende como capital verde europea, pero no es que esté haciendo méritos este gobierno municipal. Después de haber criticado la tala que Zoido acometió en Almirante Lobo, Espadas ha hecho lo mismo, pero en todos los barrios de la ciudad. Especialmente sangrante fue el caso de la avenida de Cádiz. Al PSOE parece que la etiqueta del ecologismo le dura lo que tarda en llegar un megaproyecto que vender pues, tanto en su plan para ampliar el tranvía -que se quedó paralizado y Espadas sin su foto- como en la remodelación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne, la pérdida de ejemplares es más que evidente y el gobierno lo ha asumido en ambos casos sin sonrojarse.

Como tampoco ha tenido mucho pudor a la hora de subirse al carro del feminismo deprisa y corriendo cuando la derecha radical entró en la administración andaluza. Entonces, y por sorpresa, decidió instalar las paradas antiacoso que se habían aprobado en pleno meses antes a instancias de IU. Como necesitaba captar la atención de los medios el resultado es el que es. Unas pocas paradas preseñalizadas, de morado eso sí, para que quede bien claro dónde puede bajarse una mujer víctima de violencia machista. Ni estudio previo, ni negociación con los colectivos feministas, con las vecinas o al menos con los trabajadores de Tussam. Y a esto le sumamos la falta de recursos que siguen sufriendo los CIAM, la necesidad que tienen algunos barrios de este servicio…

Siendo consciente que a poco menos de un mes de las elecciones, el gobierno liderado por Juan Espadas no puede decepcionar más de lo que ya lo ha hecho, presentamos en el último Pleno ordinario del mandato una singular moción que tiene como meta hacer un balance de estos cuatro años de parálisis (cuando no de retrocesos) y señalar los objetivos principales que nos marcamos para el próximo mandato, donde el pan, trabajo y techo seguirán siendo nuestras señas de identidad:

  • Promover políticas activas de empleo que vayan más allá del mero asistencialismo y fomenten condiciones laborales dignas y de calidad.
  • Combatir las violencias machistas y dotar a todas las políticas municipales de una perspectiva de género.
  • Poner en marcha las políticas necesarias para luchar contra el cambio climático en materia de movilidad urbana sostenible, protección del medio ambiente y en la gestión adecuada de las zonas verdes de la ciudad.
  • Apostar por la gestión pública de las instalaciones del Instituto Municipal de Deportes, fomentando y desarrollando el deporte de base.
  • Reforzar, estabilizar y dignificar la plantilla de los servicios sociales para blindar una atención digna y de calidad.
  • Garantizar una oferta suficiente de viviendas en alquiler que responda a la realidad socioeconómica de nuestra ciudad así como regular y limitar el fenómeno de los pisos turísticos.
  • Reforzar la plantilla municipal y los servicios públicos dotándolos de los medios materiales y humanos necesarios para el desarrollo de su labor, estableciendo un diálogo constante con los representantes de los trabajadores y trabajadoras.
  • Modificar el Reglamento de Participación Ciudadana y de Juntas Municipales de Distrito para promover una participación real y vinculante.
  • Construir una ciudad como espacio educativo colaborando con la comunidad escolar y garantizando unas infraestructuras dignas.
  • Defender un modelo cultural más allá de los eventos turísticos, descentralizándolo en los barrios y garantizando el acceso a toda la población.
Publicado en Blog, Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.