Descubre la Sevilla que no ves

[Discurso del Debate sobre el estado de la Ciudad – 2022]

Estamos ante el último debate sobre el estado de la ciudad del mandato, así que aprovecharemos nuestra intervención para hacer un balance global. Evidentemente, señor Muñoz, usted apenas lleva siete meses como alcalde… pero no es un recién llegado: lleva casi ocho años con importantes competencias y tareas en el equipo de gobierno.

En su investidura, le dije que tenía buena percha… pero que el hábito no hace al monje. Que era usted muy de marca, que no abusara… porque la marca no transforma la realidad, a veces sólo dificulta la visión de la realidad. Que no se convirtiera en un alcalde escondido detrás de una marca… y, por desgracia, así ha sido.

Su gobierno ha abusado de marca, de marketing, de titulares, de plantear debates para marear la perdiz y, si presume de gestión, no tenemos más remedio que decirle que no compartimos su modelo de ciudad: Gavidia, Altadis… usted se vanagloria de haber desatascado estos proyectos; nosotros tenemos que lamentar que se siga vendiendo nuestro patrimonio al mejor postor, convirtiendo nuestro centro histórico en un gran salón de bodas, bautizos y comuniones. Tenemos que lamentar que se siga poniendo todos los huevos en la cesta del turismo mientras habla, con la boca chica, de cambio de modelo productivo.

Volviendo a la marca. Cuando usted presentó esa nueva marca de Sevilla, hablaba de “un nuevo relato sobre la ciudad alejado de los estereotipos”: La Muy famosa y la Muy desconocida. “Descubre la Sevilla que no ves” dice el eslogan.

Y ahí acertaron, porque hay una Sevilla que parece que ustedes, señores y señoras del gobierno, no ven. O, mejor dicho, que no quieren ver, que quieren ocultar… porque prefieren seguir extasiados con el reflejo de la muy famosa ciudad de Sevilla.

Y hablando de reflejos… la marca venía acompañada de un color, el amarillo, el color del narciso. Y ahí también acertaron. Como el personaje mitológico, llevan casi ocho años admirando su reflejo, creyéndose los más guapos y guapas del Olimpo… pero ya saben cómo acabó Narciso: ahogado en el agua al intentar besar su imagen proyectada. Se convirtió en una bonita flor, eso sí, pero estando el señor Guevara entre nosotros… no se lo aconsejo.

La Muy famosa y la Muy desconocida. Descubre la Sevilla que no ves. ¿Y cuál es esa Sevilla que ustedes no quieren ver?

La Muy sucia. Seguimos con los mismos problemas de limpieza en nuestras calles, no es alarmismo, no son bulos… son churretones pegados al suelo a los que les falta darte los buenos días por la mañana.

La Muy privatizada. Seguimos dando cada vez más peso a las empresas privadas, seguimos sin apostar por los servicios públicos, seguimos dando la espalda a la plantilla municipal y el atropello a los derechos laborales en las contratas sigue estando a la orden del día.

La Muy precaria. Seguimos sin avanzar en diversificar nuestra economía, seguimos promoviendo hoteles y más hoteles. Tenemos en la ciudad un potencial de creación de empleo como son los parques empresariales… y la propuesta del gobierno es quitarle el presupuesto.

La Muy desértica. Seguimos sin tomarnos en serio el Cambio Climático, más allá de ponerle nombre a las olas de calor y anunciar no sé cuántos proyectos pilotos de investigación para acabar recomendando a nuestros vecinos y vecinas que busquen calles con sombra y árboles. Un chiste de mal gusto, si no fuera porque las olas de calor están matando.

La Muy congestionada. El tráfico, a día de hoy, es un problema. Cualquier evento colapsa el transporte público. Falta previsión, falta empatía con los barrios más alejados.

La Muy abandonada. Muchos barrios siguen esperando que esa ciudad ideal dibujada en el Plan Estratégico llegue a sus calles, que la administración sea cercana y atienda sus demandas. Que no te den cita en Servicios Sociales para dentro de seis meses.

La Muy oscura. Seguimos sufriendo cortes de luz continuos en muchos barrios de la ciudad y usted se conforma con ceder suelo a Endesa para que construya transformadores. 

La Muy desigual. Seguimos copando los titulares por tener los barrios más pobres del país. Y antes hablaba del Narciso embelesado en su reflejo, pero es que el mandato empezó con el señor Espadas quitando hierro al asunto y hablando de cambiar de indicadores porque, a lo mejor, descubríamos que esa realidad no es tan grave. ¿Se puede tener menos empatía?

Señor Muñoz, ahora nos dirá que somos unos tristes, que hacemos una radiografía en blanco y negro de la ciudad… pero no, le seguimos su juego, su marca… le pedimos que descubra la Sevilla que no ve.

Porque si se trata de preguntarnos sobre el estado de la ciudad. ¿Cómo está Sevilla? Pues diremos con alegría que está excelentemente posicionada a nivel internacional para organizar eventos, para recibir turistas. Cayendo en el chovinismo podremos decir hasta que Sevilla es la ciudad más bonita del mundo. Pero esto ya lo sabían hasta en la Antigua Roma: al pueblo, pan y circo. El problema es que en Sevilla tenemos muchos circos y muy poco pan, señor alcalde.

Como dice la canción, la vida sigue igual. Sevilla sigue igual, sino peor. El Ayuntamiento sigue sin ser garante de un empleo de calidad, el acceso a la vivienda sigue siendo un lujo en nuestra ciudad, la atención a la población más vulnerable sigue colapsada, la limpieza es un problema diario y constante en nuestras calles, los servicios públicos se deterioran. Y los barrios necesitan una respuesta realista de la administración que sigue sin llegar. Tenemos los mismos problemas de siempre y un gobierno instalado en el conformismo desde el principio. No decimos que no hagan nada, pero no lo suficiente. Les cuesta, les cuesta.

Les cuesta también cumplir con su izquierda. Nuestro Grupo ha sido responsable todos estos años para aprobar los presupuestos… ¿y qué hace el PSOE a cambio? Incumplir, dormirse en los laureles, echarle la culpa a otros… Pero, en cambio, el PSOE cumple fácilmente cuando pacta con la derecha. Eso les cuesta menos, porque -aunque lo nieguen- comparten muchos aspectos del modelo de ciudad.

Señor Muñoz, en su discurso de investidura hablaba de “gestión, gestión, gestión”. Hay que reconocerle su esfuerzo en estos siete meses, ya se ha hecho todas las fotos que se tenía que hacer para complacer a todos los sectores de la ciudad, le quedan pocos meses de mandato para de verdad dedicarse a la gestión y poder decir que la ciudad está mejor que cuando llegó.

Dentro de diez meses habrá elecciones. Nosotros y nosotras vamos a seguir haciendo propuestas constructivas, no vamos a caer en la oposición facilona de desprestigiar los servicios públicos para echarle la culpa a su gobierno, señor Muñoz. Estamos dispuestos a arremangarnos, como siempre. Con nuestro programa, intentando dar voz a los que no la tienen aquí en Plaza Nueva. Señalando los problemas, descubriendo esa Sevilla que les cuesta ver.

Nos ha tocado vivir tiempos de incertidumbre, no terminamos de salir de una crisis y ya estamos entrando en otra. En esos momentos, como decía Gramsci, en los que el viejo mundo se muere y el nuevo tarda en aparecer, surgen los monstruos. Y ante esos monstruos, tenemos que plantear a nuestros vecinos y vecinas certezas, soluciones para los problemas de su vida diaria.

Y esas soluciones no pasan porque Dior desfile en la Plaza de España. Eso, aunque bueno para la ciudad en términos de marca, no hace más que acrecentar la brecha de desigualdad. Porque mientras en una punta del Distrito Sur se paseaban trajes millonarios, en la otra punta -más al sur- había familias intentando dormir con el calor y pensando qué podían comer sin poder utilizar la cocina porque llevaban horas sin luz.

Señor Muñoz, termino como terminé en el Pleno de investidura: en tiempos convulsos, hace falta demostrar a la ciudadanía dos cosas: que la izquierda es capaz de entenderse y que el Partido Socialista cumple con lo que dice y con lo que firma con la izquierda. Si no, llegarán los monstruos a esa silla donde está usted ahora mismo sentado.

Ocaña ya tiene su calle

Hoy se ha votado en Pleno la nominación de una vía para José Pérez Ocaña. Nos hubiera gustado que la calle estuviera en la zona de la Alameda, un lugar emblemático para el pintor de Cantillana, pues fue en ese lugar pregonero del primer carnaval en la ciudad tras la dictadura con un cartel emulando el escudo de Andalucía con un Hércules homosexual y dos perros en vez de dos leones: se refería el ABC por aquellos días a este evento como “una gran bacanal de homosexuales, travestis, transexuales, gays e imitadores de estrellas”.

Pero parece que, para tener una calle en el centro de la ciudad, hace falta ser torero, capataz, párroco… o militante del PSOE. Ocaña tendrá finalmente su calle en el Distrito de San Pablo-Santa Justa, barrio obrero, cerca de la calle de Rafael Alberti.

La Ocaña, artista y activista andaluz, como cantó Carlos Cano “armaba el taco, era la revolución”, se convirtió en un símbolo de resistencia al franquismo y removió conciencias durante la Transición. Revolucionó las Ramblas de Barcelona, incomodando a los defensores de la tradición,  el puritanismo y la rectitud.

Pedimos al gobierno que preparemos la nominación de esta vía con la suficiente antelación, que cuente con nosotros, que avisemos a la familia con tiempo, a los promotores, al Ayuntamiento de Cantillana y a su comunidad educativa.

Y termino agradeciendo el trabajo durante tanto tiempo en torno a la figura de Ocaña. A la editorial Atrapasueños por promover la iniciativa con motivo del 70 aniversario de su nacimiento y por su trabajo para que no caiga en el olvido, a la familia de Ocaña, a sus seguidores, a la militancia de IU volcada con este tema, a Angelines (alcaldesa de Cantillana) por hacernos sentir como en casa cada vez voy y, mención especial, al anterior delegado de Hacienda -Joaquín Castillo- porque me consta el empeño personal en sacar adelante la propuesta.

Hoy se hace un poco más de justicia con la memoria de La Ocaña. Fue libre en la duda, libre en el te quiero, libre libre, libre como el viento. Y pagó el precio de vivir, y la alegría la pagó, con la moneda amarga del limón.

Ni conducta ni trayectoria ejemplar

Lamentamos que no se pueda votar por separado y tenemos que lamentar también, un año más, habernos enterado por la prensa de las distinciones que da la Corporación (que no el gobierno). Casualidades de la vida, nos ha pasado lo mismo que a Felipe González con los GAL y Filesa… que se enteró por la prensa.

Es una pena que hoy se proponga dar la “más alta distinción de la ciudad” a dos personas que, desde nuestro punto de vista, no han tenido ni una conducta ni una trayectoria ejemplar y tampoco representan los valores compartidos por parte de todos los sevillanos y sevillanas.

Creemos que nombrar Hijo Adoptivo al señor Asenjo huele a naftalina y supone avalar unas formas de actuar para nada cristianas y reconocer como Hijo Predilecto a Alfonso Guerra implica avalar los peores años de corrupción del PSOE. Asenjo y Guerra… le ha faltado, señor Espadas, darle la medalla a título póstumo a Don Pelayo.

Sobre el señor Asenjo, hay que recordar que lo primero que hizo nada más llegar a Sevilla fue expoliar una parte de nuestro patrimonio público como la Catedral, la Giralda y el Patio de los Naranjos. Dice el séptimo mandamiento que está prohibido tomar y retener el bien del prójimo, ese día se ve que Monseñor faltó al seminario pues en su haber también figura la inmatriculación de la Mezquita de Córdoba y haber participado en la reforma legislativa de Aznar que ampliaba las inmatriculaciones siendo responsable de patrimonio de la Conferencia Episcopal: blanco y en botella. Personalmente no creo en el cielo pero, parafraseando al hijo del carpintero, los camellos tienen más posibilidad de pasar por el ojo de una aguja.

No sólo es el obispo de las inmatriculaciones, es también el que afirmó que “el matrimonio homosexual era un peligro para los menores adoptados” o que “la homosexualidad es un pecado y un desorden moral”. Lo dicho: ni trayectoria ni conducta ejemplar.

Y sí, que Alfonso Guerra tendría un buen expediente cuando llevaba la chaqueta de pana pero que hoy, 17 de septiembre de 2020, no se puede afirmar que su trayectoria haya sido ejemplar. Guerra es, hoy día, uno de los líderes carismáticos de la derecha de este país (esa a la que tanto intenta contentar el Alcalde). Es el vicepresidente de la corrupción, el del PSOE de los GAL y el que, en la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía, cuestionó la realidad nacional de Andalucía olvidándose por cual circunscripción se había presentado. Por cierto, diputado desde el 77 hasta 2015 y su última iniciativa la registró en el año 82.

El mismo que firma en apoyo del último Borbón huído de la justicia o de un ministro, como Martín Villa, que está siendo juzgado por delitos de lesa humanidad. El que cree que los compañeros de Podemos no son democráticos o que pactar con nosotros es un suicido colectivo. La verdad es que nos extraña que Vox no sea el que haya propuesto a Don Alfonso.

¿Por qué pedimos una votación por separado? Porque no podemos apoyar una distinción a estas dos personas. En cambio, sí creemos que hay que reconocer la encomiable labor que numerosas personas y entidades sociales realizan en pro de nuestra ciudad 

Si Juan Espadas se ha saltado el reglamento dando a conocer las distinciones a la prensa antes que a la Junta de Portavoces, si el Alcalde se salta las normas… no debería haber ningún inconveniente legal para realizar esta votación por separado.

Nos vamos a abstener porque es la opción más coherente que nos queda después de esta jugarreta del Alcalde, que mete en un mismo pack todos los reconocimientos para blanquear la concesión de hijo adoptivo y de hijo predilecto.

Por respeto a quienes sí se lo merecen, nos abstendremos y lamentamos también que tengan los compañeros que tiene este año.

Enhorabuena al resto y muchas gracias.

Las recetas del PSOE: ¿Medicina necesaria o caramelo envenenado?

Tribuna publicada en Diario de Sevilla el 27 de junio de 2020

Hace tan solo dos días, Antonio Muñoz, delegado municipal de Hábitat Urbano y mano derecha de Juan Espadas, publicaba un artículo de opinión cuyo objetivo fundamental era justificar la venta de hasta once solares e inmuebles adscritos a la Gerencia de Urbanismo. En el contexto de la actual crisis económica y social, Muñoz defendía la necesidad de aplicar “medicinas extraordinarias para patologías extraordinarias” y se atrevía a calificar esta operación urbanística por la que se va a perder una parte importante de nuestro patrimonio público como “tremendamente innovadora”.

Ayer, un gobierno municipal en minoría, con los votos a favor de PP y Ciudadanos y con el único voto negativo de Adelante Sevilla, aprobó en la Gerencia de Urbanismo el plan ideado por Espadas y Muñoz y por el que el Ayuntamiento de Sevilla calcula que va a recibir 53,4 millones de euros. La cantinela no es nueva. ¿Recuerdan ustedes la Cumbre Mundial del Turismo que, hace poco más de un año, se celebró en Sevilla? Juan Espadas hubo de modificar varias partidas presupuestarias y desviar unos cuantos de millones de euros para hacerse una foto con Obama. El Alcalde aprovechó aquella cita para presentar a lo más granado de la industria hotelera un dossier con lo mejor del patrimonio público de nuestra ciudad. Juan Espadas no tuvo ningún reparo en ofrecer a los magnates hoteleros edificios tan emblemáticos como la antigua comisaría de la Gavidia, la Casa Palacio del Pumarejo, los corralones de la calle Castellar o la Torre de Torneo, desde donde realiza sus emisiones Radiópolis, la radio comunitaria de nuestra ciudad. Hoy el plan de Juan Espadas empieza a consumarse.

Si hay algo que ha quedado patente durante los últimos meses es que aquellas ciudades y territorios con una economía más diversificada han podido resistir mejor a los embates de la actual emergencia sanitaria, económica y social. El mismo Juan Espadas reconocía en una entrevista que era necesario para Sevilla un cambio de modelo productivo “sostenible, verde, digital y con un tejido productivo diversificado con mayor peso para la investigación, la innovación y la industria”. Sin embargo, a la hora de realizar propuestas concretas, nuestro Alcalde solo acertaba a proponer “programas de contratación en prácticas para jóvenes titulados”.

Lo que está claro, tras contrapesar la acción del gobierno municipal con las declaraciones tanto del Alcalde como de su hombre fuerte en Urbanismo, es que Juan Espadas no solo carece de un auténtico modelo de ciudad, sino que, ante los problemas y retos actuales, solo es capaz de proponer recetas del pasado ya fracasadas y altas dosis de propaganda y palabrería.  Porque… ¿es posible apostar por un nuevo modelo productivo y, al mismo tiempo, vender lo mejor de nuestro patrimonio público, conformado por edificios como la antigua comisaría de la Gavidia, a la industria hotelera? ¿Es serio acordar con nuestra fuerza política y anunciar públicamente un pulmón verde en el solar de la calle Arrayán y, de golpe y porrazo, plantear su venta? ¿De verdad hace falta construir un nuevo hotel en el entorno de Santa Justa en lugar de, como reclama el vecindario, dedicar esos terrenos a un centro cívico y a la construcción de vivienda pública? ¿Tiene sentido que sigamos poniendo todos los huevos en la cesta del Turismo y convirtiendo suelo público en suelo privado donde edificar más hoteles?

La excusa que el señor Muñoz nos ofrecía en el artículo de anteayer es que esos 53,4 millones que el gobierno municipal espera percibir en esta operación urbanística se destinarán a poner en marcha programas y proyectos de interés social. La realidad, no obstante, es que durante estos últimos años esos proyectos sociales que Juan Espadas nos vende con fruición no se han concretado en poco o en nada y, sin embargo, lo que sí ha quedado patente es la pérdida de patrimonio público, la proliferación descontrolada de pisos turísticos, el aumento de los alquileres, la precariedad laboral, los sueldos bajos, el retroceso de nuestro comercio tradicional y la consolidación de un modelo productivo basado en el monocultivo del turismo. Los datos oficiales que proporciona el propio Ayuntamiento de Sevilla son demoledores: durante los últimos 5 años, pese a que existían recursos económicos suficientes, el gobierno de Juan Espadas ha sido incapaz de ejecutar el 40% de las inversiones previstas. Ahora el señor Muñoz promete que con ese dinero que prevé recibir se podrán realizar numerosos programas de interés social. Pero, con estos antecedentes en la mano, ¿nos lo podremos creer?

Si este gobierno municipal ha aprendido de los errores del pasado y quiere apostar de veras por un nuevo modelo productivo, no tiene a su disposición mejores herramientas que la planificación urbanística y ese suelo público donde asentar sectores económicos que generen valor añadido al tejido social y productivo de nuestra ciudad. Desde Adelante Sevilla no estamos dispuestas a comulgar con ruedas de molino y aceptar, sin posibilidad de enmienda, el plan de enajenaciones y venta de suelo público que nos propone un gobierno municipal que, debería recordar, está en minoría en el Pleno municipal. Porque, lo que el señor Juan Espadas y el señor Antonio Muñoz nos están proponiendo… ¿es innovación o estancamiento? ¿Es medicina necesaria para unos tiempos difíciles o, por el contrario, es un caramelo envenenado que hipoteca el futuro de nuestra ciudad?

La oportunidad de la calle Adriano

«Será la traca de fin de mandato. Batiremos todos los registros de inversión». Esta es la frase que utilizó Juan Espadas en febrero de 2018 durante la presentación de un plan de inversiones de la empresa metropolitana de aguas EMASESA que contemplaba destinar 60 millones de euros a 57 proyectos de renovación de redes en todos los distritos, incluyendo la reurbanización de las vías. Entre esas vías estaba la céntrica calle Adriano.

Según pudimos saber por una respuesta escrita del equipo de gobierno, el proyecto de la calle Adriano estaba en redacción y planteaba una solución de pavimentación “siguiendo las directrices marcadas por la Gerencia de Urbanismo”. Esperemos que aún no sea demasiado tarde para aprovechar la oportunidad para reurbanizar con criterios más sostenibles esta vía.

Situación actual

Pese a ser una vía principal de acceso al centro y contar con arbolado de gran porte en parte de su trazado, no se trata ni de una calle accesible ni de una calle amable para el peatón.

De media, las aceras sólo suponen el 25% del espacio, la calzada un 33% y el aparcamiento un 42%. Por tanto, el espacio destinado al peatón está claramente descompensado con el espacio que ocupa el vehículo privado.

En cuanto a la continuidad de los itinerarios peatonales, basta ver la imagen de abajo (cruce entre las calles Adriano, López de Arenas y Pastor y Landero) para comprobar que el coche vuelve a tener prioridad frente al peatón.

 

Proyecto de EMASESA para la calle Adriano

Según respuesta escrita a una consulta en el mandato pasado, sabemos que:

  • El proyecto está en redacción
  • Se plantea una solución de pavimentación “siguiendo las directrices marcadas por la Gerencia de Urbanismo”:
    • Reurbanización en su totalidad desde Paseo Cristóbal Colón hasta la calle López de Arenas
    • Actuaciones puntuales en el acerado y repuesto de calzada desde López de Arenas hasta Antonia Díaz.
  • La obra se licitará por EMASESA y está incluido en la programación 2018-2019

 

¿Qué dice el PGOU en estos casos?

La Memoria de Ordenación del PGOU vigente es clara en cuanto al rediseño de las secciones del viario interior del Casco Antiguo:

  • Reducción de la anchura de la calzada a lo mínimo necesario para recuperar espacio para el peatón.
  • Eliminación de las plazas de aparcamiento en superficie que no sean imprescindibles.
  • Y plataforma única.

Por tanto, analizando la propuesta del gobierno y lo que recoge el planeamiento, podemos concluir que una vez más se están incumpliendo los criterios que recoge el PGOU en una obra de EMASESA, como ya pasó con el proyecto inicial de la calle Amor de Dios.

Ideas generales de la alternativa nuestra propuesta

  1. Plataforma única
  2. Un solo sentido de tráfico rodado (de entrada)
  3. Zonas de carga y descarga y aparcamiento para PMR (aparcamiento en línea)
  4. Acerado continuo en las confluencias de López de Arenas y Pastor y Landero; y Valdés Leal y Arenal.
  5. Zona peatonal de 10 metros de ancho mínimo en cada lado
  6. Zona de tránsito rodado carril de 3,50 m
  7. Nuevo arbolado

Situación actual de la calle Adriano

 

Situación propuesta

La Unión Europea y el cántaro de la financiación

Hoy se ha celebrado la primera Comisión de Control y Fiscalización del Gobierno donde, entre otras, hemos presentado una pregunta sobre la financiación europea anunciada por Juan Espadas para proyectos como el tranvía o la rehabilitación de viviendas.

No todos los grupos políticos hemos mantenido la misma actitud respecto a la ampliación del tranvía, así que las acusaciones por parte del gobierno municipal de que la iniciativa se tumbó por motivos electoralistas no pueden ir contra Adelante Sevilla. La actitud del PSOE ha sido poco dialogante hasta ahora, así se demostró en la fase de alegaciones donde rechazó todas nuestras propuestas que tenían como objetivo hacer un proyecto más sostenible y más social. Seguimos con la mano tendida pero, aunque le pese al gobierno, somos una fuerza que no se deja engatusar con titulares.

Hace poco aparecía en la prensa que el gobierno pretendía persuadir a la oposición con fondos europeos para la ampliación del tranvía, que si ya estaba el dinero no íbamos a poder negarnos.

Ya es la tercera vez que el Alcalde promete fondos europeos a cuenta del tranvía. En julio de 2016, el gobierno nos dijo que “se estaban teniendo conversaciones” con Europa. En el Pleno de abril de 2018, volvimos a preguntar al respecto sin obtener ninguna respuesta concreta. Un año después, vuelve a anunciar la petición de fondos europeos.

Estos reiterados anuncios me recuerdan al cuento de la muchacha que llevaba el cántaro de leche e iba pensando en comprar huevos para tener pollos, luego venderlos para comprar un cerdo y quizás alguna vaca y, de repente, la muchacha tropezó, el cántaro se rompió y con él se fueron la vaca, el cerdo y los pollos… ¿y quizás el tranvía?

Cuando Juan Espadas anuncia que no ha perdido ni un día como Alcalde y acaba de formalizar una solicitud… ¿a qué se refiere? Pues a una resolución de Alcaldía de una carilla, sin proyecto concreto ninguno, donde dispone acogerse a una convocatoria europea para conseguir 19.608.000 euros y, además, asume un gasto de casi cinco millones a costa del presupuesto municipal. Una vez más el PSOE empieza la casa por el tejado, sin acordar con la oposición el proyecto concreto de ampliación y, sin negociar el presupuesto, ya está dando por sentado cosas que quizás no son.

Además, el proyecto de Plan Especial (aún si aprobar) nada dice sobre los costes financieros e intereses que pudieran generar la ampliación del tranvía por la obtención de fuentes de financiación externas al Ayuntamiento (públicas o privadas). Por eso mismo nos surge la duda, ¿se ha actualizado ya el estudio de viabilidad económica-financiera del Plan Especial contemplando los costes financieros e intereses? El gobierno no sabe o no responde.

También ha hablado el Alcalde de haber tocado las puertas del Banco Europeo de Inversiones para proyectos de revitalización y de viviendas. ¿Qué proyectos? ¿Qué presupuesto? El Plan Municipal de Vivienda recientemente aprobado sólo recoge financiación municipal, autonómica y estatal para sus diferentes líneas de actuación.

Por eso mismo, para dejar atrás los titulares grandilocuentes y entrar al detalle queremos saber qué proyecto concreto se ha presentado a Europa en materia de vivienda y rehabilitación, cuánto se espera recibir y para cuándo.

Según el propio Plan Municipal de Vivienda, la diferentes actuaciones se pretenden financiar con los fondos que deriven del plan estatal a través de la firma de un convenio con la Junta de Andalucía, por eso mismo queremos saber en qué situación se encuentra la financiación estatal y autonómica para llevar a cabo las acciones y programas contemplados en el Plan Municipal de Vivienda, ¿se ha firmado ya el convenio? ¿Tenemos ya presupuesto estatal para nuestro Plan Municipal de Vivienda?

Pues también seguimos sin respuesta en este aspecto, hoy el gobierno directamente ha obviado estas preguntas.

Una calle para Ocaña

En el Pleno de junio de 2017 se aprobó por unanimidad una moción impulsada por IU para que se rotulara una vía de la ciudad de Sevilla con el nombre de José Pérez Ocaña.

Con motivo del 70 aniversario del nacimiento de Ocaña, diversas entidades sociales, instituciones y organizaciones políticas impulsaron diferentes actos en la memoria de este pintor durante ese año. Entendemos que Sevilla tiene que sumarse al reconocimiento de la memoria de Ocaña, dedicándole una calle a este pintor que tanto amó la libertad, la vida y, por supuesto, a esta ciudad. Consideramos que ese espíritu de tolerancia y de acuerdo en torno a la figura de Ocaña y de lo que representa para nuestra ciudad debe seguir promoviéndose, ya que hablamos de un símbolo de libertad y de amor a la vida.

Dos años después de aquella moción, seguimos sin que se haya aprobado de forma definitiva la nueva calle. El lugar idóneo sería el Distrito Casco Antiguo, mucho más si está cerca de la Alameda de Hércules. Un lugar cargado de simbolismo, ya que Ocaña participó en el primer carnaval de la Alameda, celebrado a comienzos de 1979, donde pronunció un pregón vestido «a la primavera Boticelli», en el que, según declaró, empleó «más de cuarenta metros de tela blanca y cuatro noches sin dormir».

Conociendo que el trámite debe pasar por una Junta Municipal de Distrito, pero dado que ya es un acuerdo plenario (y por tanto del conjunto de la Corporación) y que otras veces ha sido el Gobierno quien lo ha propuesto directamente en el Pleno de un Distrito, registramos ante la Alcaldía en el mandato pasado un escrito con varias opciones para que el Servicio de Estadística diera los pasos necesarios para conseguir más pronto que tarde una calle a José Pérez Ocaña.

Una de las propuestas planteadas hace ya un año en dicho escrito fue el final de la calle Potro junto a la Alameda, que pasó a llamarse a los meses “Plaza Pedro Zerolo”, que nada o poco tienen que ver con Sevilla y la Alameda (¿se pondrán calles según la militancia?). Además hemos visto cómo a pocos meses de las elecciones municipales, al señor Espadas le entró algún tipo de fiebre para regalar calles en el Casco Antiguo al sector más rancio de nuestra ciudad: toreros, párrocos o capataces… pero la calle al pintor de Cantillana aprobada por unanimidad sigue sin rotularse.

¿Qué pasa con la calle a Ocaña?

 

Bienvenidas

En los tiempos que corren donde se hacen desaparecer de los Ayuntamientos pancartas de apoyo a los refugiados para poner en su lugar grandes banderones rojigualdos, o donde se empieza a ver con naturalidad que unos diputados de ultraderecha digan auténticas barbaridades en las televisiones o hagan propuestas que, a cualquiera que tenga una gota de sangre, al menos le desconciertan… En estos tiempos, ayer vivimos un momento de esperanza en la Macarena.

Una maravillosa respuesta vecinal frente a los discursos de odio que últimamente se estaban deslizando en la ciudad por parte de algunos sectores a cuenta de la apertura de un centro de MENAs (Menores Extranjeros No Acompañados) en el barrio. Algo que no es nuevo y es que hace unos meses también la Cruz Roja anunció la apertura de un centro de acogida de refugiados por la zona y la presión de unos pocos vecinos consiguió paralizar el proyecto, con la asombrosa complicidad de Espadas que instó a la entidad a que desistiera de la idea.

Ayer en La Barzola se dio un ejemplo de responsabilidad, de solidaridad y de ganas y fuerzas para construir una ciudad más inclusiva. Gente muy diversa que se había congregado en torno a unas sillas y un micrófono para informar sobre el nuevo centro de menores. Profesionales de la fundación que gestiona dicho espacio, antiguos residentes de centros de ese tipo y dirigentes vecinales se fueron turnando la palabra para responder a las dudas que los presentes iban lanzando.

Nadie pone en duda que el entorno del Parlamento está saturado de dispositivos de atención a población vulnerable, nadie cuestiona la necesidad de desconcentrar estos servicios (fuimos nosotros los que en 2013, junto a APDHA, planteamos el problema por primara vez en un Pleno)… pero tampoco nadie puede cuestionar que hay gente que está mezclando churras con merinas y vinculando, como si fuera un tema directamente proporcional, la delincuencia con la inmigración. 

En ese caldo de cultivo, hay personajes largamente conocidos en nuestra ciudad (y algún representante público de VOX) que aprovechan para sembrar su discurso de intolerancia y odio hacia el inmigrante. Y ante esos mensajes (donde se mezcla a personas sin hogar con menores inmigrantes y la delincuencia con pobreza, exclusión o color de piel) no podemos bajar la guardia, el encuentro de ayer es un ejemplo de eso y de que aún hay esperanza. Y la realidad no es como la pintan estos intolerantes: ni 20 menores que intentan buscarse la vida hay ahora mismo en el centro que han abierto.

Una vecina mayor (quizás las palabras más emotivas que se escucharon y por eso cierro con ellas) recordó a los miles de menores españoles que fueron acogidos en el extranjero tras el Golpe de Estado de Franco y que, ahora, lo que nos toca es devolver a la Humanidad toda esa solidaridad que recibimos.

La bicicleta en Sevilla: nos quedamos en las buenas palabras

Ayer nos enterábamos que Sevilla abandona el ranking mundial Copenhagenize de ciudades “amigables” con la bicicleta. Nuestra ciudad apareció por primara vez en la segunda edición (la de 2013) y directamente en el cuarto puesto, dos años después descendió hasta el décimo puesto, en 2017 al catorce y, ahora en 2019, directamente ni aparecemos.

Nadie puede poner en duda que la aparición en este ranking fue gracias a una apuesta decidida por la bicicleta por parte de Izquierda Unida en el gobierno municipal de coalición con el PSOE, luego llegó el PP y guardó la bici en el trastero porque debería ser un medio de transporte demasiado comunista. Después de Zoido, llegó el PSOE de Juan Espadas con muy buenas palabras y se quedó en eso. Ya el ranking de 2017 avisaba del descenso de posiciones de la ciudad por culpa de la “inactividad” durante los últimos años, pero sí señalaba el “discurso entusiasta” del nuevo gobierno de Espadas… y se quedó en eso, en el discurso entusiasta.

Aquella expresión de que “del dicho al hecho hay un trecho” se puede aplicar sin dudas a lo que nos ocupa. Basta fijarse en el ‘Plan de la Bicicleta Sevilla 2020’ (un buen plan director) que marca como límite temporal el año que viene y queda casi todo por hacer, el pasado mes de marzo ya avanzaba en este blog que llevábamos cuatro años de pinchazos y que no se estaban cumpliendo los objetivos.

Lo que hay que hacer está claro, está recogido en el plan director, se ha debatido varias veces en el Pleno… ¡y hasta se ha aprobado! No es por afán de estar en los ranking mundiales, pero tampoco nadie puede poner en duda que los carriles bici están abandonados, que los nuevos aparcamientos en la calle siguen siendo insuficientes, que la intermodalidad sigue siendo una asignatura pendiente, al igual que la permeabilidad del Casco Histórico.

Ahora los de Copenhagenize confirman lo que llevamos tiempo diciendo: que el gobierno de Juan Espadas lleva cuatro años quedándose en las buenas palabras. Ojalá fuera solo en materia ciclista.

El nuevo Reglamento del Pleno: más control al gobierno y más participación

Hoy, 1 de junio de 2019, entra en vigor el nuevo Reglamento Orgánico de Organización y Funcionamiento del Pleno del Ayuntamiento de Sevilla. Un reglamento que, tras cuatro años de trabajo entre los diferentes Grupos Municipales, se aprobó de forma definitiva el pasado mes de marzo. En el texto no se han introducido todas las propuestas que hicimos en el proceso, pero hay que reconocer que se ha avanzado bastante en materia de transparencia, participación y control al gobierno gracias a las enmiendas de Izquierda Unida y Participa Sevilla.

Dos Plenos y una sola moción

Seguramente lo más relevante en el nuevo Reglamento sea la celebración de «dos» Plenos al mes: uno ordinario como hasta ahora y otro de control al gobierno, al modo de las sesiones de control de los parlamentos autonómicos o el Congreso, donde los diferentes delegados y delegadas deberán responder a las preguntas de la oposición. El primero tendrá categoría legal de Pleno y el segundo es, en realidad, una Comisión… aunque esto para el ciudadano o ciudadana interesada no debe tener ningún tipo de diferencia.

También se reduce a una las mociones ordinarias que puede presentar cada Grupo, pudiéndose presentar otra moción en algunas de las Comisiones delegadas (normalmente una por cada una de las áreas del gobierno municipal) y se reduce de forma ostensible la posibilidad de presentar mociones por urgencia para temas que, de verdad, sean urgentes («mociones que tengan como causa algún acontecimiento que se haya producido o conocido con posterioridad»).

En cualquier otro caso, las mociones urgentes (que en realidad no lo son) serán debatidas en las Comisiones delegadas, pudiéndose presentar sin límite mociones que sean firmadas por todos los Grupos a modo de declaración de la Corporación, que serán directamente leídas sin mediar debate.

Con estos cambios, se prometen unos Plenos menos tediosos y más cortos… también dependerá de los que estemos sentados en el Salón Colón.

Más transparencia

El texto, a partir de ahora vigente, recoge la creación de un Registro Público de Obsequios e Invitaciones que deberá ser actualizado de forma trimestral haciendo constar la persona, organización o empresa que hace la invitación o el regalo. No se pueden imaginar la cantidad de dádivas e invitaciones que llegan a los diferentes Grupos Municipales, este registro público (si se implemente de forma correcta) puede servir para poner el foco en la cuestión.

Todas las Comisiones delegadas serán públicas a partir de ahora y tendrán el mismo régimen de publicidad que el Pleno municipal, esto también se asemeja al trabajo parlamentario en el que, además del debate plenario, se producen debates en las diferentes comisiones temáticas.

En el nuevo Reglamento también se regulan los procedimientos para la aprobación del presupuesto municipal y de las ordenanzas fiscales que, siempre deberán debatirse en una comisión pública. También se recoge la posibilidad de presentar una enmienda a la totalidad del presupuesto que, en caso de aprobarse, implicaría el rechazo al proyecto del gobierno.

Más control

Como decía antes, todos los meses se celebrará una sesión de la Comisión Permanente de Control y Fiscalización del Gobierno donde la oposición podrá presentar hasta cinco preguntas orales a los diferentes delegados y delegadas y, además, en el Pleno ordinario cada Grupo podrá presentar una pregunta oral al alcalde que éste tendrá que responder sin delegar. Por motivo de urgencia, cada Grupo podrá cambiar una de sus cinco preguntas.

Además de esas cinco preguntas orales, se podrán presentar todas las preguntas que se quiera para que el gobierno responda por escrito en un plazo de 15 días.

También las entidades ciudadanas inscritas podrán presentar preguntas en esta Comisión Permanente con cinco días de antelación y que serán respondidas por escrito, salvo que el gobierno quiera hacerlo de forma oral.

Más participación…

En el Pleno podrán intervenir personas para exponer su parecer sobre alguna cuestión que se debata, a invitación de la Presidencia, de cualquier Grupo o por propia iniciativa. La petición deberá ser acordada en la Junta de Portavoces, ya sabemos que quien hace la Ley hace la trampa… pero, si no se empieza a limitar sin razón, esto supone un avance con respecto al anterior Reglamento. También podrán intervenir hasta dos entidades legalmente registradas en los puntos que aborden expedientes en los que hubieran intervenido como interesadas.

El actual turno ciudadano (que se ha usado como nunca en el mandato que ya acaba) sigue vigente, con un máximo de hasta cuatro intervenciones por Pleno, pudiéndose presentar preguntas directamente en las Juntas Municipales de Distrito si el tema incumbe al territorio concreto.

El nuevo reglamento recoge que las Juntas Municipales de Distrito pueden elevar al Pleno una propuesta de acuerdo cada mes para su debate y aprobación y que ésta sea defendida por la entidad proponente durante un máximo de tres minutos.

En las diferentes Comisiones delegadas también podrán intervenir las entidades ciudadanas inscritas por invitación de la Presidencia o por acuerdo de la mayoría simple de sus miembros.

…pero aún queda mucho por hacer

El nuevo Reglamento también recoge la iniciativa popular, donde vecinos y vecinas podrán presentar directamente en el Pleno alguna propuesta de acuerdo o proyecto de reglamento siempre que se recojan un porcentaje de firmas «que en cada momento se establezca por ley». Si nos acogemos a la Ley de Participación Ciudadana de Andalucía, esta posibilidad ya se recogía desde 2017 en su artículo 27, pero deja el procedimiento y el número de firmas a recoger al albur del reglamento municipal.

El reto en este mandato debería ser sacar adelante un Reglamento de Participación Ciudadana que de verdad suponga un avance en procesos participativos y sea un revulsivo para las Juntas Municipales del Distrito. En el mandato que ahora acaba, pese a cuatro años de trabajo, el PSOE ha sido incapaz de llegar a un consenso y ha estado mareando cada ciertos meses con borradores diferentes que, en muchas ocasiones, suponían pasos atrás.

Por tanto, el Reglamento del Pleno que hoy entra en vigor supone avances en materia de transparencia, participación y control al gobierno. Su puesta en práctica sin cortapisas y que, de verdad, se facilite la participación real va a depender del gobierno municipal. Estaremos atentos.