Un Don Pelayo en la bancada del PP

Hoy el Partido Popular trae una moción al Pleno en defensa de la unidad de España y para recuperar el espíritu de concordia y reconciliación. Esta moción es la demostración palmaria de que el PP se ha echado definitivamente al monte, en esa competencia feroz que mantiene con Ciudadanos y ahora con Vox para ver qué partido es más de extrema derecha… Y Beltrán Pérez no ha querido ser menos y se ha propuesto ir más allá que Pablo Casado a la hora de reivindicar un nacional-catolicismo español de lo más rancio y reaccionario.

El texto  destila un insoportable patriotismo de hojalata por todos lados y un revisionismo histórico de la peor estofa al hablar de España como «nación milenaria»… pero será por aquello que decía el registrador de la propiedad Rajoy de que son «muy españoles y mucho españoles».

No creemos que la Transición haya sido ese proceso ejemplar, idílico y modélico que nos pinta el PP. Pensamos que fue un periodo de la historia de nuestro país que tuvo sus luces y sus sombras, un periodo que se desarrolló con pistolas encima de la mesa y un permanente ruido de sables, un periodo que significó el olvido y que conllevó la impunidad para las víctimas del franquismo: mientras hay familias a las que se les pone trabas para sacar a sus muertos de las cunetas o para investigar el caso de los bebés robados, los torturadores franquistas pasean tranquilamente por la calle y son agasajados en celebraciones y banquetes. Por tanto, no es algo que se pueda reivindicar a secas y en abstracto, más bien lo que habría que hacer es una lectura crítica y autocrítica de aquel proceso.

Tampoco estamos de acuerdo con la Monarquía. Todo el mundo sabe que Izquierda Unida apuesta por la República Federal como proyecto colectivo plenamente democrático y solidario de todos los pueblos y naciones que conforman España. Pensamos que esa es la mejor forma de desarrollar un nuevo país que ofrezca soluciones ante los retos territoriales, económicos y sociales que afrontamos para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora y los sectores populares. Tampoco creemos que esa institución anacrónica, antidemocrática y corrupta, como es la monarquía, defienda de manera ejemplar los derechos de los españoles, como se dice en la moción.

Y, obviamente, entendemos que el conflicto político que hay en Cataluña no se arregla metiendo en la cárcel a los políticos independentistas, ni impidiendo a porrazos y con violencia que la gente pueda decidir su futuro votando. No creemos que el autoritarismo y la represión que predica la derecha de este país sean la solución. Ni tampoco echar más gasolina al fuego. Y eso es lo que conlleva la aplicación del 155, lo pinten como lo pinten.

Por último, decirle a los concejales del PP que sigan por ese camino. Sigan dedicándose a colgar banderas de España en los balcones y a traer a las instituciones propuestas de este nivelito… que otras fuerzas políticas, mientras tanto, continuaremos trabajando para intentar sacar adelante medidas positivas para el conjunto del país, medidas que beneficien a la clase trabajadora y a las capas populares, como la subida del SMI y de las pensiones, el incremento de los permisos de paternidad y de maternidad, el aumento de los recursos para atención a la dependencia o la eliminación de privilegios fiscales a los más ricos.

Una comisión de evaluación y rendición de cuentas

Intervención en el Pleno Extraordinario sobre la comisión del arbolado

 

Buenas tardes

Lo primero, queremos desde Izquierda Unida reconocer el trabajo de la sociedad civil que, una vez más, demuestra ir por delante de las instituciones. La plataforma ‘Salva tus árboles’, la Red Sevilla por el Clima, Ecologistas en Acción, la Red Ciudadana de Sevilla o la plataforma ‘Sevilla verde’: ejemplos de ciudadanos y ciudadanas que, de forma altruista, dedican su tiempo a velar por nuestro patrimonio verde.

Una conciencia ciudadana en crecimiento, que está echando buenas raíces, que ofrece ricos frutos aunque hoy no se les permita hablar en el Pleno y que durará por mucho tiempo porque no les faltan razones.

El PSOE ha tachado la propuesta que hoy se trae a debate de “teatro”, de “falta de respeto” y de “investigación contra los funcionarios”. El portavoz del gobierno decía que “han actuado y actuarán siempre con total transparencia y con rigor y responsabilidad”.

Transparencia, rigor y responsabilidad. Que buena forma, señor Espadas, de demostrarlo hoy con la votación para poner en marcha esta comisión de investigación.

Hablemos de transparencia, con rigor. El 20 de septiembre caducó el plazo legal para que el gobierno concediera a nuestro Grupo el derecho de acceso a cierta información del pliego de Parques y Jardines, la documentación nos llegó ayer: cinco días fuera de plazo y un día justo antes de este Pleno. ¿Esto es rigor o transparencia, señor Espadas? ¿O simple casualidad?

El 27 de agosto solicitamos el acceso al sistema de información geográfica del arbolado, hoy 26 de septiembre (30 días después, cuando el plazo legal es de 5 días) seguimos sin contestación ni por parte de Alcaldía ni de ningún otro Servicio de este Ayuntamiento. ¿Esto es rigor o transparencia, señor Espadas?

Podría ahora enumerar las iniciativas presentadas en la Comisión de Ruegos, Preguntas e Interpelaciones relativas al mantenimiento del arbolado y de nuestro parques que siguen sin respuesta… y no acabaría.

¿Qué nos queda a la oposición ante esto? ¿Judicializar la cuestión? ¿Ir a la Fiscalía y acogernos a nuestro derecho como concejales para acceder a la información? Vamos a arreglar las cosas en casa, con transparencia, con rigor, con responsabilidad. Por eso nos acogemos al artículo 114 del reglamento orgánico que dice “en el seno de la Corporación Municipal podrán constituirse Comisiones para investigar cualquier asunto que se entienda merece la especial atención municipal”, sin que eso implique ni un teatro, ni una falta de respeto y, mucho menos, ir contra nadie.

La Ley de Participación Ciudadana de Andalucía recoge entre sus principios el de la rendición de cuentas “en cuya virtud podrá realizarse evaluación por la ciudadanía de la gestión de las políticas públicas”. Y este es el objetivo, llamémoslo comisión de evaluación y rendición de cuentas si quieren, si lo de “investigación” le da cierta urticaria.

Y señores y señoras del gobierno, por mucho que ustedes lo repitan, transparencia no ha habido. ¿Por qué creen que se montó todo el guirigay del Pumarejo? ¿Por qué esa respuesta en la avenida de Cádiz? Precisamente porque no hubo la información previa necesaria ni la participación que se merecen los vecinos y vecinas.

Esta Comisión de Evaluación y Rendición de Cuentas propone analizar y evaluar la implementación del Plan de Gestión del Arbolado Urbano de Sevilla que se aprobó en octubre de 2015, queremos estudiar de forma individualizada los apeos que se han hecho y ahondar en las causas del desgraciado accidente del Real Alcázar.

¿Es esto teatro? ¿Falta de respeto? ¿Ir contra los funcionarios? Ante un gobierno que no rinde cuentas, que no es capaz de demostrar lo que ha hecho y lo que no ha hecho de lo planificado en octubre de 2015, ¿qué hay de malo en evaluarlo?

¿Qué pasó con el Sistema de Información Geográfica del Arbolado? ¿Qué pasó con la identificación del arbolado singular de esta ciudad? ¿Qué se ha hecho de aquel estudio prometido para conocer qué especies son mejores para la ciudad? ¿O esos millones de árboles que ahora han prometido van a plantarlo al tun-tun?

¿Qué se ha hecho desde 2015 con los árboles que estaban en nivel de riesgo 3 para que no lleguen al 4? Esta pregunta es, quizás, una de las más interesantes. Si todo se reduce al riesgo: ¿qué se ha hecho para minimizar el riesgo?

¿Qué pasa con los medios propios? ¿Qué pasa con la falta de personal? ¿Qué pasa con las peticiones vecinales? Pero no sólo es cuestión de vacantes, ¿qué pasa con las carretillas de la Exposición del 29 que siguen usándose en los viveros? ¿Qué pasa con esas furgonetas sin suelo y esos talleres sin techo?

Son muchas las preguntas que podrían hacerse de salir adelante esta Comisión de Evaluación y Rendición de Cuentas. Asuma su responsabilidad, señor Espadas. Abra las ventanas, con cuidado, no se le vaya a colar alguna rama, pero abra las ventanas. Esto no es la Inquisición ni un auto de fe, no vamos a quemar a nadie en la plaza de San Francisco… aunque con tanta tala, leña hay. Afronte esta cuestión desde la transparencia, el rigor y la responsabilidad, vamos a buscar soluciones entre todas, vamos a concretar mejoras para el futuro.

No tema, señor Espadas. Aunque usted sea bético, yo puedo entender que el verde le repele. Al menos el verde natural, el verde sintético, el del césped artificial en los parterres, ya sé que ese sí le gusta.

Y es que su escaso compromiso por lo verde, por mucha presidencia que también tenga en la FEMP, ha supuesto que la Capitalidad Verde Europea se esfume. Y se nota en lo global, pero también se nota en lo concreto y en lo pequeño. ¿O no se acuerdo del proyecto original de la calle Amor de Dios? ¿Os es que acaso no recuerda que el proyecto original de Carrión Mejías tenía cero alcorques? ¿Os es que acaso no ha visto los naranjitos mustios en la Macarena? ¿O el tronco torcido en San Román? ¿O el proyecto inhumano que tienen preparado para la calle Adriano?

Con este curriculum… ¿saca usted pecho de alcalde verde? Con un  Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima cuestionado por todos los sectores de la ciudad, desde ecologistas, sindicatos, colegios profesionales, vecinos… hasta Cáritas Diocesana. Con este bagaje, ¿no se le caen los palos del sombrajo?

Desde el PSOE llevan meses cavando una trinchera, pone a los funcionarios como sacos para amortiguar, pero se equivocan. Esto no va contra nadie, esto va por la ciudad, por su patrimonio verde, por esa sociedad civil que pide respuestas, que pide transparencia y participación en la gestión de nuestros recursos.

Aquí no hay bandos de unos contra otros. Compañeros y compañeras del PSOE, saquen la cabeza de debajo de la tierra, abandonen la técnica del avestruz.

Aquí sólo hay dos bandos: el de la transparencia o el del oscurantismo. En este caso, Izquierda Unida, Participa y Ciudadanos lo tenemos claro. ¿Dónde se sitúan ustedes, concejales del Partido Popular? ¿Y el gobierno de la transparencia, el rigor y la responsabilidad dónde se sitúa?

¿Habrá pacto de silencio entre los dos grandes partidos en el día de hoy? ¿Qué pegas ponen a conocer la ejecución del Plan de Gestión del Arbolado Urbano? ¿Qué temor hay a conocer las deficiencias del Servicio para poder arreglarlas? ¿Qué miedo hay a que la gente sepa, a que la gente conozca?

Insisto, cuestión de transparencia. Sean valientes. Hagan caso a Virgilio, con aquello de que la fortuna favorece a los audaces.

Muchas gracias.

La gestión municipal del arbolado en el punto de mira

La petición de comisión de investigación (que hoy hemos presentado los grupos municipales de Izquierda Unida, Participa Sevilla y Ciudadanos) trata de dar respuesta a una demanda ciudadana que, desde hace meses, viene exigiendo un cambio de rumbo en las políticas de mantenimiento y conservación de nuestros árboles y zonas verdes.

Son muchas las entidades, asociaciones vecinales y plataformas que llevan tiempo analizando toda la documentación pública sobre los apeos (muy poca y escueta), documentando cada una de las talas, difundiendo las tropelías y los incumplimientos de contratos. En definitiva, una vez más, la sociedad civil organizada va por delante de las instituciones.

El objeto de la comisión que se plantea es muy claro: analizar y evaluar la implementación del Plan de Gestión del Arbolado Urbano de Sevilla. Es decir, ¿qué se ha hecho y qué no se ha hecho desde que se aprobara dicho plan en octubre de 2015 hasta la actualidad?

A nadie se le escapa que las talas masivas llevadas a cabo durante este verano ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia. Unas talas que siguen bajo la sombra de la duda: tanto en el procedimiento mismo (si existían o no esos informes pormenorizados a los que tanto le gustaba a Juan Espadas hacer referencia), como en las contrataciones que han derivado (si de verdad eran urgentes para saltarse el procedimiento de licitación y adjudicación ordinario).

El accidente del Alcázar, con una víctima mortal, es solo la punta del iceberg. No dudamos que se trate de un «episodio fortuito», como dijo el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, o que toda ciencia (incluida la arboricultura) tiene sus límites. Pero tampoco nadie puede poner en cuestión la mala gestión de nuestro patrimonio arbóreo, los incumplimientos constantes en el mantenimiento de las zonas verdes o la falta de transparencia y participación que han caracterizado a este proceso.

Y es que, hasta ahora, la posición del gobierno municipal ha sido muy oscurantista, dando información a los grupos de la oposición a cuenta gotas y a regañadientes (para ejemplo nuestra última visita al Servicio de Parques y Jardines que conté en este hilo de tuits).

La comisión de investigación que proponemos obliga al equipo de Juan Espadas a poner todas las cartas sobre la mesa, a analizar de forma pormenorizada las talas que se han realizado y a (cosa poca común en nuestra democracia) rendir cuentas sobre la ejecución de lo que se planificó en su momento.

Sí, sí ¡rendir cuentas! Pasar de las fotos (como la de la izquierda) a la evaluación de las políticas públicas (privatizadas) que se han llevado a cabo.

Ahora el gobierno tiene que convocar, antes de que pase un mes, el Pleno extraordinario donde se vote la creación de la comisión de investigación. Un mes, como máximo, para que PSOE y PP se retraten: si apuestan por la participación y la transparencia o por seguir mirando a otro lado.

Espadas y la antipolítica

No podemos más que mostrar nuestro escepticismo ante la propuesta que el alcalde ha puesto sobre la mesa para alcanzar un acuerdo global con todas las fuerzas políticas del Ayuntamiento en torno a las próximas ordenanzas fiscales y presupuestos.

Espadas se instala en la antipolítica al pedir que un debate capital, como el de los ingresos y los gastos, se aleje de la confrontación de ideas y de modelos de ciudad. No se puede separar de la campaña electoral un debate tan necesario y que marca el futuro de la ciudad… otra cosa muy diferente es adelantar la campaña o abordar el tema de forma electoralista (a modo de propaganda). Y es esto último lo que ha hecho exactamente el alcalde. Espadas lanza el órdago haciendo un uso claramente electoralista, al acompañar dicho llamamiento con el anuncio de una futura bajada de impuestos sin precisar criterios de renta alguno ni progresividad que valga.

Queda muy bien de cara a la galería reclamar, en nombre del interés general, sacar de la contienda electoral  esta cuestión para que no se paralice la ciudad. ¿Pero eso quiere decir que hay que aprobar a ciegas lo que proponga el gobierno?  Esto suena un poquito a chantaje, la verdad. Y, desde luego, si Espadas pretende que en Izquierda Unida nos sintamos cómodos con una bajada de impuestos indiscriminada que ha pasteleado con la derecha, la lleva clara. ¿Acaso se ha caído de un guindo?

El debate no es bajar o subir impuestos, el debate debe ser a quién se les sube y a quién se les baja. La pregunta sería a quién ha beneficiado la bajada fiscal pactada entre el PSOE y la derecha en el último año. Pese a que el portavoz de Ciudadanos hablara de que gracias a la bajada del IBI las familias podrían «comprarse un coche, abrir un negocio o pagarle la carrera a sus hijos», la realidad es que la reducción en el recibo media es de entre 5 y 10 euros al año. Se podía leer en el propio informe del Coordinador General de Hacienda del Ayuntamiento:

¿Qué ventajas podría tener una rebaja del 3 por 100 en el tipo general del impuesto? Realmente imperceptible. Para la inmensa mayoría de los contribuyentes (alrededor de un 75 por 100) estaríamos hablando de una reducción del recibo anual de entre 5 y 10 euros. Y en términos agregados supondría elevar la capacidad de consumo del conjunto de los contribuyentes en 3.600.000 euros, también irrelevante.

Insistimos entonces: ¿a quién ha beneficiado esta bajada? Pues a una minoría de los contribuyentes, basta con observar los sujetos con mayor cuota tributaria. Es decir, quiénes pagan más IBI en la ciudad. Y, según la respuesta que nos dio la propia Agencia Tributaria de Sevilla (a la izquierda la tenéis), estamos hablando de recibos que llegan desde un montante de 4’6 millones hasta un millón de euros.

Si pagas más de un millón de euros en IBI… ¡claro que te beneficia la bajada fiscal! Si tienes bienes inmuebles suficientes como para pagar esas cantidades en el recibo, con el beneficio de la bajada puedes comprarte varios coches, montar algún que otro negocio y pagar fotocopias y apuntes para bastantes años de carrera.

En cambio, si eres un sevillano o una sevillana con un recibo medio (3 de cada 4 personas) pues el ahorro fiscal te da para unos cuantos cafés con leche, algún que otro viaje en autobús o para, si acaso, pagar exclusivamente las tasas administrativas para echar una matrícula en la Universidad.

Pero claro, hablar de estas cosas es hablar de política… y cuando uno se dice socialista pero abandona sus principios, se siente mucho mejor en la antipolítica.

No nos parece serio el modo en que el gobierno local del PSOE se ha propuesto afrontar la negociación de los próximos presupuestos y ordenanzas fiscales. En Izquierda Unida actuaremos como siempre: con propuestas concretas y constructivas para combatir las desigualdades, atender a los barrios olvidados y construir una ciudad más habitable y sostenible.

Y, por supuesto, vamos a actuar al margen de la campaña electoral… pero no al margen de los incumplimientos de estos tres años y de la nula ejecución presupuestaria de las políticas que se han venido aprobando.

Debate del estado de la Ciudad 2018: este árbol sí necesita un apeo

Buenos días

Recordará, señor Espadas, aquel 13 de junio de hace ahora tres años, que en este mismo salón se plantó una semilla. Nosotros le ayudamos a plantarla con el apoyo en la investidura, la semilla fue echando algunos brotes verdes y ya se barruntaba en árbol, le dimos agua de riego y algo de abono con los primeros presupuestos de este mandato, con la esperanza de que echara unas fuertes raíces y unas grandes ramas que dieran cobijo a gorriones, vencejos… pájaros que consiguieran hacernos olvidar la larga sombra de las gaviotas que aún revoloteaban por la zona.

Como decía, el árbol crecía y crecía… pero pronto comenzó a mostrar síntomas de mala savia, comenzó a inclinarse a la derecha, a llenarse de podredumbres, a caérsele las hojas y a dejar de dar sombra. El alcorque se lo llenaron de cemento y se lo recubrieron de plástico en forma de césped artificial, césped artificial verde, eso sí. Los frutos se empezaron a pudrir y es que, lo que empezó con la intención de ser un fuerte roble acabó siendo un naranjo, de naranja amarga… pero sin ni siquiera azahar que perfumara.

Hoy podemos afirmar, sin equivocarnos, que el árbol no ha estado a la altura de las circunstancias. Y hablamos en pasado porque creemos, sinceramente, que el tiempo de este árbol en la ciudad ya ha vencido. Como dice el refrán: árbol que crece torcido, ya nunca se endereza.

Porque en todo este tiempo, señor Espadas, su árbol (su gobierno) no ha sabido o no ha querido dar un carácter ni social ni de izquierdas a sus políticas. Un gobierno plano, continuista en lo básico y que en absoluto ha respondido a las expectativas que generó.

Su gestión se ha caracterizado por la inacción, la improvisación y el incumplimiento sistemático… de sus compromisos electorales, de los acuerdos de investiduras, de las mociones aprobadas en Pleno, de las enmiendas incorporadas a los presupuestos o las ordenanzas fiscales.

Y, aunque está feo eso de hacer leña del árbol caído, hoy se trata de debatir del estado de la ciudad, vayamos por partes:

Seguimos teniendo el dudoso honor de contar con los barrios más pobres del país. Una triste estadística que, un año más, vuelve a ser noticia con Sevilla como protagonista. La desigualdad sigue siendo la tónica en nuestra ciudad, ¿qué mensaje se le manda a estos barrios desde el Ayuntamiento? Señor Flores, ¿dónde está el famoso refuerzo de los servicios sociales? ¿Para cuándo la continuación del programa de atención a las zonas más desfavorecidas de la ciudad que lleva meses paralizado?

Pese a que el alcalde aplauda los “magníficos datos” de empleo y diga que la situación económica de la ciudad es la mejor de los últimos diez años, no bajamos de los 70.000 parados. Habremos bajado unos 14.000 parados en este mandato, mientras que la ciudad ha perdido 13.000 habitantes. Señor Espadas, ¿a usted le salen las cuentas?

Además, el poco empleo que se crea es absolutamente precario y temporal, vinculado en casi un 80% al sector servicios. El 13% de los hogares tienen a todos sus miembros en el paro, ¿qué solución se les ofrece a estas familias?

Se produce una media de dos desahucios al día, mientras hay más de 20.000 pisos vacíos (según la propia EMVISESA) a los que no se mete mano. Se sigue sin dar una respuesta real a las familias que se ven obligadas a dejar su casa. La burbuja del alquiler sigue creciendo, los precios se disparan… y la respuesta del gobierno municipal, en este momento, es hacer una encuesta ciudadana y marear con titulares.

El PSOE prometió acabar con las carencias en la atención a las mujeres víctimas de violencia machista. Señora Díaz, ¿dónde está el famoso refuerzo de los Centros de Atención Integral a la Mujer? Y ahora caminan en la dirección contraria, planteando la eliminación de la atención especializada, cambiando a las expertas en género por administrativas. Por no hablar de la reducción del 71% de las ayudas en materia de vivienda para las víctimas. Señora Díaz, ¿por qué es tan vehemente con los recortes del PP y tan dócil con los que hacen ustedes mismos?

La realidad es que los vecinos y vecinas no perciben mejoras en sus barrios y se sienten,, en su mayoría, abandonados. La falta de respuesta es la norma generalizada en todos los distritos, con mayor repercusión en los barrios que se sienten directamente ignorados (sí, ignorados) por este Ayuntamiento. ¿Qué respuesta se da a los vecinos de Polígono Sur, Torreblanca, Bellavista o Amate que reclaman unos barrios vivos y seguros?

Asistimos, además, a un deterioro generalizado de los servicios públicos. Las privatizaciones impulsadas por Zoido continúan. Las trabajadoras y trabajadores públicos ven cómo se desmantela poco a poco sus servicios para que entren las contratas privadas. Señor Castillo y señora Macías, de buenas voluntades no se puede estar viviendo todo el mandato.

Hemos visto y hemos escuchado, aquí con nuestros propios oídos y en esta misma bancada, como se critica y se persigue la protesta de estos empleados públicos. Como se pide que se llame al Servicio para ver si están en su puesto de trabajo o no; como, directamente, se amenaza con querellas o como el alcalde le echa la culpa a los trabajadores y les chantajea con aquello de “en la calle o en la mesa de negociación”. Señores del gobierno, ¿dónde se han dejado la ‘S’ de socialista y la ‘O’ de obrero?

En la senda de la privatización se enmarca también la política deportiva de este gobierno. Han continuado con el mismo modelo del PP y han seguido llenando las arcas privadas con las instalaciones que son de todas y de todos. Señor Guevara, ¿se acuerda cuando se ponía en la pancarta contra las privatizaciones de Zoido?

Y e cuanto a participación ciudadana, al margen de ser noticia nacional por el referéndum de la Feria… ¿qué se ha hecho? Dicen ser muy participativos pero son ustedes más del despotismo ilustrado de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Señora Castaño, ¿qué hay del nuevo reglamento de participación ciudadana? Y señora Castreño, ¿qué hay del nuevo reglamento del Pleno?

Nuestra ciudad es cada vez menos verde sin que el gobierno municipal haga nada por evitarlo más allá de anunciar cosas, anunciar… hacer poquito. Los grandes planes proclamados a principio del mandato (movilidad, peatonalizaciones, eliminación de veladores, accesibilidad universal, lucha contra el cambio climático…) aún no son una realidad en el día de hoy, en el último Debate del estado de la Ciudad de Espadas como alcalde. Señor Espadas, señor Muñoz, señor Cabrera y señor Guevara, van a pasar a la historia por la destrucción del arbolado, por llenar los alcorques de césped artificial, por seguir privatizando nuestro espacio público y por no haber recuperado las restricciones al tráfico privado en el Casco Antiguo.

La gestión de los fondos europeos ha estado marcada por el oscurantismo y la improvisación, sólo cuando Izquierda Unida acudió a la Comisión Europea el gobierno se dignó a convocarnos para rendir cuentas. Por cierto, señora Castreño, se comprometió a volvernos a convocar antes de agosto: se le acaba el tiempo y el crédito.

Y por ir terminando este balance, las modificaciones del PGOU que tanto criticó el PSOE en la oposición han continuado en este mandato. ¿Se acuerda, señor Espadas, de lo que decía usted sobre la catalogación de Altadis, sobre el Batán, sobre la eliminación de equipamientos en el Casco Antiguo? Señor Muñoz, el nombre de “hábitat urbano” era bonito… pero a usted le queda grande.

Señor Espadas, como habrá podido comprobar (si es  que tiene algo de autocrítica) su árbol está lleno de ramas podridas. ¿Va a responder usted por lo que hemos cuestionado a sus compañeros de gobierno? Esperemos que sí, es usted el responsable de todos ellos y hoy está aquí para eso, para rendir cuentas.

A la espera de su respuestas, tenemos ya el informe técnico singularizado (como a usted le gusta decir) y, sin ánimo de asumir riesgos, podemos afirmar que estamos ante un árbol que está amortizado, un árbol que ha estado durante estos tres años malgastando diferentes sustratos, que no ha supuesto ningún cambio sustancial, que no ha sabido dar los frutos que se esperaban de él.

Señor Alcalde, no ha sido un jardinero valiente, le ha sobrado entreguismo a los intereses de las fuerzas conservadoras de esta ciudad. Ha sido sumiso con la Junta y ahora comienza a serlo con el Estado, no está sabiendo darle a Sevilla el protagonismo que necesita. En ese postureo que tanto le caracteriza y en esa venta constante de humo, tiene usted todas las papeletas para el Goya al mejor actor secundario… pero ni un solo premio ni a mejor dirección ni a mejor guión original.

Y es que tenemos un gobierno volcado en los espectáculos, en las fiestas mayores y poco más. Un triste árbol que aspira con ser durante todo el año árbol de navidad, con sus luces, sus bolas de colores y sus estrellas. Una continua exhibición de juegos de artificio porque es ahí donde se encuentran cómodos, en esos debates de faranduleo… no en el de cómo resolver los grandes problemas de la ciudad, como el paro, los desahucios, la pobreza o la desigualdad.

Y es que la agenda social no brilla entre las prioridades de su gobierno: para muestra la modificación presupuestaria aprobada en el último Pleno. Fondos para el mantenimiento de los barrios, para la lucha contra las violencias machistas, para la cooperación al desarrollo o para el empleo… que acaban destinándose a unos premios de cine y a una cumbre de turismo. Ejemplo paradigmático de su gobierno y de su modelo de ciudad.

Usted hace tiempo que no riega el árbol, señor Espadas. La seña de identidad de su gobierno hasta ahora ha sido la de mojarse lo menos posible e intentar contentar a unos y a otros. Esta inacción, ese continuo caminar por el alambre, ese no querer molestar a las fuerzas vivas de la ciudad, ese pasar de puntillas por las cosas… está provocando frustración y decepción en la población y da cuenta del fiasco de la gestión del Partido Socialista.

La ciudad está como un árbol en permanente letargo, un árbol que era de hoja perenne pero al que no le salen las hojas; quizás eche alguna flor bonita cuando se acerque la campaña electoral, por aquello de la primavera, pero el árbol está seco, hueco por dentro y las ramas se caen día sí y día también.

No sabemos si la solución de este árbol será un apeo; lo que sí tenemos claro es que no da tiempo a una revaluación y que la solución a los problemas de esta ciudad no son los frutos que da.

Y tenemos que recordar una vez más que están ustedes en minoría absoluta y, en vez de construir, de aceptar la crítica, de acoger la propuesta de forma seria y con disposición a trabajar (no solo con buenas palabras), en vez de todo eso… se han envuelto en la soberbia y en la prepotencia.

Ante este panorama, el gobierno del PSOE se ha dedicado a dar bandazos, a irse por las ramas, a perder el tiempo, en lugar de a impulsar las políticas que necesitamos para atajar la emergencia social, para combatir la desigualdad y para avanzar hacia una ciudad más habitable y sostenible.

Ni usted, señor Espadas, ni nosotros, tenemos una varita mágica para solucionar todos los problemas ni conocemos la clave del éxito rotundo… pero, como decía Woody Allen y en eso usted tiene un sobresaliente, “la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”.

Sevilla merece un giro a la izquierda de verdad, que vaya más allá de la retórica vacía de su gobierno y que esté acompañado de cambios profundos que garanticen un modelo de ciudad inclusivo, sostenible y participativo. Y el PSOE ha demostrado que ni es capaz, ni tiene voluntad de impulsar un proceso de este calado.

Y termino como empecé, con otro símil arbóreo y con otro refrán: árbol que no da fruto, pide sustituto.

La modificación presupuestaria de la vergüenza

En el Pleno de mayo, el gobierno presentó por la vía de urgencia una modificación presupuestaria de 1’6 millones para sufragar la cumbre mundial de turismo que se celebrará en Sevilla el año que viene y los Premios de Cine Europeo. El Partido Popular (que tildó la modificación de «barbaridad» y de «vergüenza»), junto a Ciudadanos (que la calificó como «chapuza») permitieron que saliera adelante la modificación presupuestaria al abstenerse. Sólo Participa Sevilla e Izquierda Unida votamos en contra.

Aquí el debate no está tanto a qué se va a destinar el dinero (que podemos estar más o menos de acuerdo con la cumbre turística y con los premios cinematográficos), el problema es de dónde se sacan los 1’6 millones.

Para abonar los costes de los dos eventos, se retira el 97’5% de las ayudas destinadas al mantenimiento de barriadas sin recepcionar y se reduce la inversión en las plazas de abastos y mercados. Dos cuestiones que, dicho sea de paso, a los pocos días de aprobarse la modificación presupuestaria el portavoz del PP exigía al gobierno municipal… en ese tan característico cinismo que nos tenía acostumbrado Juan Ignacio.

Se reduce en un 25% el presupuesto para poner en marcha el PACES (Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima), y luego queremos ser Capital Verde Europea y todos nos damos golpes de pecho y queremos salir en la foto junto a los colectivos medioambientalistas.

Se reducen más de un 71% las ayudas para viviendas a las mujeres víctimas de violencias machistas. Sí, más de un 71%. Hay que recordar que, cuando los Presupuestos Generales del Estado no incluyeron las inversiones prometidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, la Secretaria de Igualdad Federal del PSOE, Carmen Calvo, exigió explicaciones a la ministra por el incumplimiento de la financiación, la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, criticó al Gobierno central por este incumplimiento y afirmaba que «si no es capaz ni de cumplir su compromiso con las mujeres estamos ante un Gobierno sin alma y sin sensibilidad» y la propia Delegada de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla, Myriam Díaz, insistió de la importancia de que se cumplan los acuerdos y afirmaba que no iba “a consentir que se nos pidan otro tipo de recortes para afrontar estas políticas que son imprescindibles».

Con la que está cayendo, esta modificación presupuestaria resulta totalmente intolerable y siembra un grave precedente. Después, al igual que decía antes, todos querrán ponerse en las pancartas en los minutos de silencio cada vez que una mujer es asesinada.

Se reducen también en un 46’8% las ayudas destinadas a la cooperación al desarrollo. En este sentido, hay que recordar que todos los Grupos Municipales firmamos un compromiso para alcanzar un 0,3% del presupuesto en 2017 destinado a la cooperación y que el propio Plan Municipal de Cooperación al Desarrollo fija la senda de un incremento progresivo hasta alcanzar un 0,5% en 2019: la modificación deja el presupuesto dedicado a Cooperación al Desarrollo en el 0’21%.

Por último, se reduce en un 88% el presupuesto destinado a escuelas-taller y talleres de empleoNo llegamos a comprender que el gobierno  de Juan Espadas no solicite a la Junta de Andalucía un número importante de estos dispositivos con la excusa de que no dispone de los espacios adecuados para albergarlos… y ahora renuncie a la inversión necesaria para adaptar estos espacios. ¡Con lo vehemente que era Juan Espadas en la oposición con este tema!

Gracias a que Izquierda Unida presentó alegaciones, la modificación presupuestaria tiene que volver a pasar por el Pleno de mañana para que se apruebe de forma definitiva.

Como era de esperar, el equipo de Juan Espadas desestima todas las alegaciones y renuncia a convocar la Comisión de Seguimiento del Presupuesto Municipal para buscar otras alternativas para financiar los créditos extraordinarios.

Desestiman las alegaciones de FACUA, de la Asociación Sevilla de ONGs, de la entidad Eliminando Barreras y de ADEPA… Sin dar argumentos, sin explicar cómo piensan ejecutar con menos dinero lo que prometieron, sin plantear ninguna alternativa y, lo que es más grave, poniendo negro sobre blanco que los planes aprobados por el Ayuntamiento son meras «declaraciones de intenciones» de la que «no se deriva obligación jurídicamente exigible».

Y con todo esto, algunos se seguirán preguntando por los motivos del descrédito a la política y del rechazo a los representantes institucionales.

Lo siento. Por parte de Izquierda Unida lo intentamos… Al menos se va a debatir otra vez en el Pleno, votaremos de nuevo en contra. Que esta modificación presupuestaria salga definitivamente adelante depende del Partido Popular y de Ciudadanos… ¿serán coherentes con sus calificativos? Barbaridad, vergüenza y chapuza.

Una ventanilla única muy poco transparente

La fusión de Urbanismo y Medio Ambiente es, con casi toda seguridad, el tema del Pleno de ayer. La modificación de los estatutos de la Gerencia de Urbanismo ha copado los titulares de la crónica municipal de las dos últimas semanas entre pegotes de cera y crónicas de incienso.

Me veo hoy en la obligación de escribir esta entrada para dar un poco de transparencia a la cuestión y al debate que se produjo ayer en el Pleno a altas horas de la tarde. Parece que todo se dirimía en posiciones antagónicas: estar de acuerdo con la ventanilla única o no. Ese era el discurso interesado del gobierno: la oposición bloquea, la oposición contra los emprendedores que quieren montar su negocio, la oposición contra el progreso…

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Después de que el Comité de Empresa solicitara la retirada de la propuesta en el último Consejo de Gobierno ordinario, de que el gobierno se negara a hacerlo (con la actitud prepotente de Castreño a la que ya estamos habituados) y de que toda la oposición votara en contra de la modificación; ayer sí se aprobó en el Pleno.

PP y Ciudadanos cambiaron sus votos, supuestamente por haber introducido mejoras en el texto… pero más parece que se trataba de mostrarse como salvadores y competir entre ellos para ver quién era más «útil» a la ciudad, que en mejorar los estatutos de verdad. Esta disputa entre ellos, en la que nunca entran al detalles de la cuestión, es algo a lo que últimamente también nos tienen acostumbrados ambos partidos.

Por poner un ejemplo, ayer el portavoz de Ciudadanos se vanaglorió en el Pleno de haber conseguido que todos los grupos municipales podamos asistir a la Comisión Ejecutiva de la Gerencia con voz pero sin voto… algo que ya se hace con normalidad todas las semanas. Para muestra la imagen de la izquierda, una copia de la invitación de asistencia que nos llega a los diferentes grupos municipales.

¿Qué ha conseguido entonces Ciudadanos? Pues un vídeo chulísimo diciendo que gracias a ellos se desbloqueaba la situación.

Exactamente el mismo discurso que la concejala popular, María del Mar Sánchez Estrella, esgrimía en otro vídeo y es que, gracias al PP, se había conseguido la famosa y demandada ventanilla única.

Igual que con el presupuesto municipal, la situación se resuelve del mismo modo: con la abstención del PP y con el sí de Ciudadanos, peleándose entre ellos para ver quién es más «útil» para la ciudad.

Izquierda Unida fue el único grupo que votó en contra. ¿Izquierda Unida está en contra de la ventanilla única? Para el razonamiento simplón del Delegado de Hábitat Urbano podría ser, la realidad es distinta. Aunque como se suele decir, no dejes que la verdad te estropee un buen titular.

En la cuestión laboral, bien es cierto que en los últimos días se han limado las asperezas y aclarado las dudas que afectan a la plantilla. Para Izquierda Unida hay dos cuestiones que aún siguen pendientes y que el gobierno nos iba a aclarar, pero que no lo ha hecho.

La primera es conocer la lista de puestos que van a ser «absorbidos» por la Gerencia y cuáles no. Se habla solamente de la necesidad de agilizar las licencias, pero el Servicio de Protección Ambiental hace otras cosas… ¿acaso se quiere potenciar la actividad económica a costa del control sobre la sostenibilidad, el impacto o la conservación del entorno de nuestra ciudad?

La segunda es saber qué va a pasar con los inspectores. Al tratarse de personal laboral, no podrán ser recolocados en Urbanismo y tendrán que ir a otros servicios del Ayuntamiento. De esta forma, en un principio la futura Gerencia no tendría inspectores, el gobierno dice que se crearán plazas y se hará un convocatoria de empleo público… cuestión para celebrar sin dudas, pero tenemos nuestras dudas de que con el corsé legal estatal se pueda hacer. También seguimos a la espera de estas aclaraciones y no es un tema baladí concretar el futuro de los puestos de inspectores; máxime cuando se aboga cada vez más por las declaraciones responsables y, por tanto, la labor de inspección a posteriori es fundamental para garantizar el cumplimiento de la norma y la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas.

Y entrando en el articulado de los nuevos estatutos, estamos ante un retroceso en transparencia, participación y control al gobierno. En el nuevo texto, los grupos de la oposición perdemos el control de la contratación de la Gerencia de Urbanismo. Esta competencia, que antes estaba en el Consejo de Gobierno (con todos los grupos con voz y voto) ahora pasa a la Comisión Ejecutiva (donde sólo el PSOE y el PP tienen voto).

Nosotros lo hemos intentado hasta el último momento, presentando una enmienda directamente en el Pleno para que la licitación y adjudicación de los contratos permaneciese en el Consejo de Gobierno.

El PSOE no las aceptó… y tampoco es que el PP y Ciudadanos mostrasen mucho interés en que se votaran.

El tripartito PSOE-PP-Cs se llena de orgullo y satisfacción por haber sacado adelante la ventanilla única, pero lo que no dicen es que a partir de ahora la Gerencia de Urbanismo será menos transparente, el control de lo que se contrata estará únicamente en manos de unos pocos.

Pese al rechazo de ayer, presentaremos alegaciones en la fase de exposición pública. Esperemos que el gobierno recapacite y que el PP y Ciudadanos dejen por un momento sus peleas y sus vídeos en Twitter para mejorar el control del dinero público.

Vallas para el Polígono Sur

Plano del Parque del Guadaíra, que va desde Heliópolis hasta el Polígono Sur.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras.
 
Si uno pasea por el Parque del Guadaíra (una lengua de zona verde con más de 60 hectáreas que une el Polígono Sur, Los Bermejales, Heliópolis, Pedro Salvador y Elcano), puede observar a primera vista las diferencias entre barrios que existen en Sevilla.
 
Desde la Avenida de Las Razas (sic) podemos ver un parque largo y estrecho abierto a los barrios de sus dos lados, donde el viario y las viviendas se integran con normalidad con la zona verde.
 
Esto pasa hasta que llegamos a la zona del Polígono Sur, allí comienzan a verse vallas. Lo que era un parque integrado en la ciudad, se convierte en una zona aislada de las viviendas y donde no es tan fácil acceder.
 
Cabe recordar que cuando el parque se inauguró (allá por 2014) se hizo sin haber resuelto el acceso por el Polígono Sur: sin puertas, sin paso de peatones ni semáforos.
 

Parque del Guadaíra, a la altura del Polígono Sur.

Un ejemplo más de la ciudad a dos velocidades, de la desigualdad entre barrios y de la forma de actuar desde el urbanismo en ellos, una muestra de la «arquitectura del miedo», donde cada vez hay más dispositivos de control (en este caso, vallas, cadenas y candados) en los espacios públicos donde se desarrolla la actividad social… pero, al parecer, sólo hay miedo a unos vecinos en concreto.

 
Mañana llevamos a Pleno una moción para reactivar el Plan Integral del Polígono Sur, no tiene nada que ver con esto del parque y de las vallas… o sí.

Se acaba el vodevil, comienza la Cuaresma

Intervención en el Pleno extraordinario para la aprobación inicial de los presupuestos de 2018

Buenos días

Seguramente no sea original si hago referencia a la celebración, hoy 14 de febrero, del día de San Valentín. Ese tal Valentín fue un sacerdote que, pese a la prohibición del emperador romano Claudio II,  celebraba el matrimonio de soldados profesionales… y por eso mismo fue ejecutado.

Juan Espadas y Beltrán Pérez son los novios. A Javier Millán, que siempre le gusta ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, en esta boda no ha sido la novia: le ha tocado el papel de sacerdote.

Un reparto de papeles de lo que hemos llamado “vodevil presupuestario”. Sin caer en la pedantería, se llama “vodevil” a la comedia teatral de trama basada en los enredos, de diálogos picantes y tema amoroso y poco trascendental.

Enredos ha habido; el cruce de titulares entre PP y Ciudadanos para ver quién se lleva el gato al agua (con la complicidad de Espadas) se podría tildar de poco trascendente o de picante y, sin lugar a dudas, amor ha habido. Amor… y muchas fotos con el Alcalde.

Como ya dijimos cuando el gobierno presentó el proyecto de presupuestos, estamos ante unas cuentas insuficientes, irreales e irresponsables:

  • Insuficientes por la reducción de más de 8 millones en el Área de Bienestar Social y Empleo, menos presupuesto para planes integrales, para igualdad, cooperación y mujer o para inversión en bicicleta.
  • Irreales porque, después de dos presupuestos, no es creíble que ahora el gobierno aumente ciertas partidas que no ha sido capz de ejecutar de forma correcta. Estamos ante una venta de humo en un año preelectoral… y esto es clave: este es un presupuesto que no responde a las necesidades de la ciudad sino a la estrategia electoral del PSOE.
  • Irresponsables porque se parten de unos ingresos mermados por culpa de una bajada fiscal que sólo beneficia  a una minoría de la ciudad y porque se priorizan las inversiones en los distritos con mayor renta por hogar. Así se puede ver en el documento del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos (no en el que publicaron en la web, pero sí en el que se nos envió a los grupos al principio).

Después del proceso de enmiendas, tampoco es que el proyecto de presupuestos haya mejorado mucho. Sólo el 17% de las propuestas de Izquierda Unida han sido recogidas en el presupuesto. Se han quedado atrás propuestas para reforzar los servicios públicos y la plantilla municipal, incrementar la dotación de los planes integrales de las zonas más desfavorecidas y la inversión necesaria para cumplir con el Plan de la Bicicleta municipal o para garantizar el deporte de base como un derecho.

A este desprecio por parte del PSOE a las enmiendas de Izquierda Unida, hay que sumarle el incumplimiento tanto en 2016 (cuando votamos sí a los presupuestos) como en 2017 (cuando votamos no).

Si atendemos a los datos de la ejecución presupuestaria, el gobierno ha incumplido el 68% de nuestras enmiendas. Incumplimientos en casi todas las partidas que evidencian la nula credibilidad de Juan Espadas. Incumplimientos especialmente graves en políticas de empleo, vivienda, bienestar social, movilidad sostenible, así como en inversiones en barrios, colegios públicos, polígonos industriales o mercados.

A todo esto, también hay que sumar las múltiples modificaciones presupuestarias que han retirado partidas del Capítulo I (que iban a ser destinadas para planes de empleo), modificaciones en los fondos EDUSI, en la promoción de la bicicleta, en el desarrollo de la Agencia Local de la Energía o los intentos de retirar inversión para la Barzola, el Polígono Sur o Parque Alcosa.

Tampoco se puede olvidar el lamentable posicionamiento del PSOE ante algunas de nuestras enmiendas. Que sepan los vecinos y vecinas del Polígono Sur, de Su Eminencia, de Torreblanca, de Amate o de Palmente, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar los fondos de sus planes integrales. Que sepan los trabajadores y trabajadoras de este Ayuntamiento, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de poner en marcha el Plan de Igualdad. Que sepan los ciclistas, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de reconocer en el presupuesto lo proyectado en el Plan Director de la Bicicleta. Que sepan los y las jóvenes de esta ciudad, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar las becas y de poner en marcha un plan de vivienda destinado a la emancipación.

A pesar de todo, estaremos muy pendientes del cumplimiento y la buena ejecución de ese 17% de nuestras enmiendas… aunque ustedes no estén por la labor. Señor Espadas, ¿sabe cuántos responsables de Áreas, en dos años, se han sentado con Izquierda Unida para ver cómo ejecutar las enmiendas? Uno.

Con todos estos ingredientes sobre la mesa, el voto de Izquierda Unida a los presupuestos municipales de 2018 no podía ser otro que un claro y rotundo NO.

Ayer, como último acto del vodevil presupuestario, el PSOE se echaba definitivamente en brazos del PP. Una vez leído detenidamente el acuerdo entre ambos partidos, tengo que decirle una cosa al señor Beltrán Pérez… y varias al señor Juan Espadas.

Señor Pérez, para este viaje no hacían falta alforjas.

Señor Espadas, ¿recuerda cómo empecé el discurso en el Pleno de la investidura? Citaba al Manifiesto Comunista cuando dice que “hoy, el Poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses de la clase burguesa.”

Pues hoy, usted y su gobierno le dan más sentido que nunca a esta frase. Usted firma, incumpliendo una moción aprobada y dando la espalda a sus votantes, un acuerdo para vender la Gavidia. No gobiernan para la mayoría como decía su lema de campaña; están pensando, una vez más, en incrementar la riqueza de unos pocos a costa del conjunto de la ciudad.

No se trata de «responsabilidad», ni de «sentido común», como se empeña en proclamar el alcalde. Tampoco de una cuestión de «lealtad a Sevilla», ni de “utilidad”. Se trata, más bien, de hacer política y no jugar al politiqueo.

La estrategia marcada por su gobierno en los últimos días, señor Espadas, vendiendo a bombo y platillo todo lo que no han hecho en dos años no ha sido hacer política, ha sido hacer politiqueo. Y el ejemplo está en lo que le preguntaba un miembro de un AMPA por Twitter: “¿tenéis previsto usarnos como campaña para extorsionar al resto de grupos municipales para que os den los presupuestos?”.

Ha sido muy burdo, señor Espadas. Poco creíble y aunque usted en un Pleno reciente nos amenazara con que “se iba a enterar Sevilla entera”, el único responsable si no se aprobara el presupuesto hoy  es usted y sus diez compañeros de gobierno. Sólo el PSOE es responsable, es el PSOE el que ha incumplido y es el PSOE el que ha dado la espalda a nuestras enmiendas.

Se trata, en definitiva, de no ser cómplice de los engaños, incumplimientos y la venta de humo del gobierno municipal.

Nosotros le pedimos que baje al barro, se remangue, abandone los ‘Mundos de Yupi’, el conformismo y los titulares grandilocuentes. Le hemos pedido que haga política y usted ha preferido jugar al politiqueo.  Se siente más cómodo con pactos líquidos que con cumplir y hacer cumplir las propuestas de la izquierda.

Hoy, el gobierno renuncia a combatir las desigualdades, renuncia a reforzar los servicios municipales y renuncia a construir una ciudad verde, accesible y sostenible. También renuncia a la progresividad fiscal avanzada en los primeros años de gobierno.

Mencionaba al principio la celebración de San Valentín; hablando de días señalados, hoy también es Miércoles de Ceniza: acaba el Carnaval, acaba el vodevil y comienza la cuaresma. El problema es que a esta ciudad no le quedan sólo 40 días de penitencia, el problemas es que le quedan 481.

Muchas gracias.

Por un tren público, social y sostenible

Aquel primer AVE que llegaba a la estación de Santa Justa con motivo de la Expo 92, que traía la modernidad a la ciudad de Sevilla en los albores del siglo XXI, sería el inicio de un cambio de modelo de ferrocarril muy gustoso para las grandes constructoras. Unos pocos disfrutaron como un cochino en un charco del despilfarro desmedido de la obra pública en nuestro país. No contentos con quedarnos entre el cabo de Trafalgar y los Pirineos, hemos exportado nuestro buen hacer en la alta velocidad, con la mediación del monarca, a dictaduras mimadas como la de Arabia Saudí… y nos sentimos bien anchos y orgullosos. «Marca España» lo llaman ahora.

El proceso de desmantelamiento del ferrocarril convencional en este país, pasando a priorizar la inversión en la alta velocidad, comenzó hace más de 20 años. Se pasaba de un modelo de ferrocarril que cohesionaba el territorio, uniendo a ciudades grandes con pequeñas, con comarcas y con el mundo rural; a un modelo caro, minoritario y muy deficitario que une las grandes ciudades con Madrid.

Nos hemos situado en la cima de las potencias mundiales de la alta velocidad, aunque dicen que los japoneses están por delante… nadie nos quitará el orgullo de ser el país donde más AVE hay y donde menos se utiliza. Los datos claman al cielo, el 70% de las inversiones en infraestructura ferroviaria se ha destinado al AVE, que es utilizado sólo por el 4% de los usuarios, mientras que únicamente el 30% de la inversión va a las líneas de cercanías y media distancia, que usan el 96% de quienes viajan en tren.

La rentabilidad de la alta velocidad, desde un punto de vista social, es raquítica. Pero la verdad es que da mucho juego tanto para montar buenas inauguraciones y fotos, como para traspasar dinero público a los bolsillos de una élite del sector de la construcción. Por poner un ejemplo, la estación de Requena-Utiel (a 70 kilómetros de Valencia) abrió en 2010, su coste fue de 12,4 millones de euros y tiene una media de 28 viajeros al día. En la foto de la izquierda no sale todo el mundo, pero el día de la inauguración había más gente para cortar la cinta que pasajeros pasan por allí cada día.

Frente a estos despropósitos, hay mucha y buena gente que lleva años organizándose. A finales del año pasado, se celebró la «Semana de Lucha por el Ferrocarril» organizada por la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Social y Sostenible, de la que forma parte Izquierda Unida. Esta Coordinadora insiste en que el transporte público es un servicio imprescindible que deben prestar las administraciones públicas y el tren es el medio de transporte más eficiente y respetuoso con el medio ambiente, así como el que mejor vertebra el territorio.

Junto a la coordinadora «Movimiento Tren Ruta de la Plata», defendimos en el Pleno del Ayuntamiento el pasado mes de septiembre el restablecimiento del itinerario ferroviario Sevilla-Gijón. Este movimiento ciudadano se opone al desmantelamiento de las vías de esta línea, ya iniciado por Adif en algunas provincias del país. Ya cuentan con el apoyo de muchos ayuntamientos, así como las Cámaras de Comercio de las siete provincias implicadas… pero el gobierno central sigue levantando las vías.

La apuesta por este tren público optimizaría las relaciones comerciales entre los puertos de Huelva, Algeciras, Sevilla, Gijón, Vigo… y los desplazamientos de viajeros, en general, y de trabajadores y estudiantes, en particular. Atendiendo a las necesidades de la población rural y sirviendo como eje vertebrador de nuestro territorio.

mapa-cercaniasUnos meses más atrás, tras el anuncio de Juan Espadas de que se iba a retomar el proyecto del tranvía «porque los ciudadanos a la hora de votar en 2019 tienen que ver algo», presentamos otra moción al Pleno para poner en valor la red de Cercanías de Sevilla.

Se trataban de diversas propuestas que no eran tan “visibles” para el ciudadano de a pie como una obra nueva, ni  tan “vendibles” en términos mediáticos (al no haber cintas de inauguración que cortar), pero que podrían ser muy beneficiosas para la movilidad y el interés general de la ciudad. La red de Cercanías es una gran desconocida para la mayoría de la población sevillana, además de estar infrautilizada.

Aunque tenemos una red de Cercanías incompleta, a la infraestructura que ya existe se le podría sacar mucho jugo (sin adjudicaciones multimillonarias ni inauguraciones), simplemente cambiando horarios y coordinando trenes. Pongamos como ejemplo un vecino de Sevilla Este que entra en su centro de estudio o de trabajo, situado en la Cartuja, a las 9 de la mañana… con los actuales horarios, tendría que coger el tren a las 7:34 de la mañana (¡hora y media antes!). Evidentemente, ante este panorama, a uno no le queda otra que recurrir al vehículo privado.

Se trataba, por tanto, de poner en marcha alternativas de movilidad sostenibles, menos costosas y que pasan por aprovechar mejor y potenciar lo que ya existe.

Sevilla – Plasencia

En esa misma línea de aprovechar mejor y potenciar lo que ya existe, el «Movimiento Tren Ruta de la Plata» plantea la recuperación de la conexión entre Plasencia y Sevilla, dos ciudades que llevan 20 años incomunicadas entre sí, aunque existen el trazado, las vías y los trenes.

Este lunes han convocado concentraciones en las estaciones de ambas ciudades, y también están recogiendo firmas por Internet. Piden recuperar y potenciar esta conexión «porque, además de posible, es necesaria». Actualmente hay un tren Sevilla-Cáceres y otro Cáceres-Plasencia, pero para ir de Sevilla a Plasencia, tienes que pasar noche en Cáceres y coger el segundo tren al día siguiente. Como dicen en la petición, que dirigen al Ministerio de Fomento y la Junta de Andalucía y Extremadura, «es obvio que solo la falta de interés del poder político, que no gobierna para los ciudadanos,  explica tal despropósito, porque el tren podría seguir perfectamente hasta Plasencia, y también partir desde aquí».

El lunes estaremos en la concentración convocada en la estación de Santa Justa a las 11h, nos hacemos eco de la petición del «Movimiento Tren Ruta de la Plata» para solicitar que se amplíen los servicios ferroviarios diarios actuales desde Cáceres a Sevilla, para que salgan y retornen desde Plasencia.