El gato al agua

Sigue el culebrón en Sevilla. Mientras los grupos de la derecha escenifican un vodevil en el que no se habla de política, la ciudad sigue latente y a la espera.

Lo único que le preocupa a PP y Ciudadanos es ver quién se lleva el gato al agua. Y el PSOE, con Juan Espadas a la cabeza, está siendo cómplice de ese juego que da la espalda a la política y abre los brazos al politiqueo. Del «no es no» al pasteleo presupuestario del principal alcalde socialista en el país.

Y Sevilla, que sigue sin resolver sus grandes problemas de desigualdad, de empleo estacional, de vivienda e infravivienda, de medioambiente o de movilidad (por citar algunos), permanece a la espera de que cese la guerrilla de titulares.

Titulares, por cierto, para todos los gustos: «PP y PSOE firman un principio de acuerdo para el presupuesto» dice ABC. «PSOE y PP acarician un acuerdo presupuestario… solo en el fondo» podemos leer en El Correo de Andalucía. El Diario de Sevilla se decanta por «El PP estira el chicle». Y el Viva Sevilla por «El acuerdo imposible PP-PSOE: unos presupuestos desde cero».

Si ayer la foto era para el PP, hoy el portavoz de Ciudadanos hace como que negocia y se garantiza otra foto más con el alcalde. Porque al final es eso, se trata de «parecer», de una mera competición de poses.

Se puede hacer como Ciudadanos, que en el primer acuerdo con el PSOE destacaba inversiones en Los Remedios, Los Bermejales, Santa Clara y Bami… Y como eso no vende al resto de la ciudad, ¡no pasa nada! Hacemos otro documento que ponga «inversiones en barrios» (así, en general) y sanseacabó. O vendemos subvenciones y ayudas a colectivos vulnerables que luego no están recogidas en el proyecto de presupuestos.

O podemos hacer como el PP, que se alza como único defensor de LIPASAM y TUSSAM, y les recorta recursos en su «presupuesto alternativo»: medio millón menos a la limpieza y dos millones menos al transporte público… o le quita 800.000 euros al programa de ayudas para la instalación de ascensores.

Todo esto da igual, al fin y al cabo es política. Y lo importante, como hemos dicho, es el politiqueo.

En Izquierda Unida podríamos hacer como Ciudadanos y vender, por tercer año consecutivo, que «gracias a nosotros se va a construir un tren hasta al aeropuerto»; o hacer como el PP y enrocarnos en el absurdo formalismo de «si mi documento es una enmienda o es un animal de compañía».

Pero no. Discúlpennos pero no vamos a entrar a formar parte de ese vodevil del politiqueo. Seguiremos haciendo política, propuestas concretas (y más de 17 millones de euros en enmiendas presentadas en tiempo y forma) y no dejaremos de denunciar el incumplimiento del PSOE con las medidas de izquierdas  aprobadas y el lamentable papel de Celestina que Espadas está jugando entre PP y Ciudadanos.

Se incumplen plazos, se desconvocan comisiones de hacienda y se continúa mareando la perdiz. Desde IU seguiremos aportando para avanzar hacia una ciudad más sostenible y habitable y con menos desigualdades, mientras otros elaboran su agenda para ver con quién pierden menos votos o para ver quién se lleva el gato al agua.

Una política ciclista marcada por la inactividad

Un año más, tras el informe de la consultora Copenhaguenize, hemos visto como Sevilla sigue bajando en el ranking de las mejores ciudades del mundo para ir en bicicleta.

Nuestra ciudad, que llegó a situarse en cuarta posición, descendió  en el análisis de 2017 hasta la decimocuarta posición a causa de “la inactividad política” (esto de la inactividad no lo decimos desde IU, lo dijo la propia consultora).

Hay que recordar que tras los cuatro nefastos años del gobierno de Juan Ignacio Zoido, donde se satanizó la bicicleta de forma desmedida por el simple hecho de que olía a Izquierda Unida, Sevilla paso del cuarto al décimo puesto y ahora, con Juan Espadas como alcalde, hemos caído hasta el puesto 14.

Y esta crítica a “la inactividad política”, que hace el propio informe, es fundamental. En todos los debates plenarios y ante las críticas que hemos hecho desde IU al gobierno socialista sobre la falta de interés en la movilidad ciclista la respuesta siempre es la misma: “se podría ir más rápido pero estamos haciendo cosas”.

“Hacer cosas” es incompatible con la “inactividad política”. De esta forma la consultora Copenhaguenize echa al traste las excusas y los argumentos del gobierno de Juan Espadas.

La desidia del actual gobierno municipal la venimos denunciando desde el principio del mandato. Cansados de la falta de propuestas, en el mes de marzo de 2017 presentamos una moción con un decálogo para impulsar el uso de la bicicleta como medio de transporte en la ciudad de Sevilla: de esas diez  propuestas sólo se ha llevado acabo la de recuperar la Comisión Cívica de la Bicicleta.

Tanto en los presupuestos de 2016 como es los de 2017, presentamos diferentes enmiendas para aumentar la inversión en materia ciclista, recogiendo las propuestas de la Asamblea Ciclista “A Contramano“. Propuestas que no han tenido ningún tipo de ejecución, más allá de contadas actuaciones en carriles bicis y el cambio de algunas señales en el centro histórico de la ciudad.

Para el presupuesto de 2018 ya hemos presentado un conjunto de enmiendas para aumentar el presupuesto en 1.785.000 euros. Cantidad que se debería destinar a cumplir lo que el  recién aprobado plan director de la bicicleta contempla para esta anualidad: actuaciones en las vías ciclistas, mantenimiento de los carriles bicis o campañas de promoción del uso de la bici.

Como denunciamos a finales del año pasado, el Plan de la Bicicleta Sevilla 2020 nacía muerto pues no se recogía la inversión necesaria para llevarlo a cabo. Las enmiendas de Izquierda Unida, que aún no se han votado, vienen a paliar esta deficiencia.

Y no será por falta de propuestas por nuestra parte, en el próximo Pleno también llevaremos un conjunto de propuestas para atajar de uno de los principales cuellos de botella de la movilidad ciclista en Sevilla como es la permeabilidad de la bici en el Centro Histórico.

Como decía al principio, noticia triste para la movilidad ciclista en Sevilla que viene a confirmar las críticas de IU a Juan Espadas desde el principio del mandato: mucha buena palabra, mucho compromiso pero poca acción.

¿Se acuerdan de aquella foto del alcalde con el consejero de Fomento a las puertas del Ayuntamiento con innumerables bicicletas? Pues mucho nos tememos que este mandato se va a quedar en eso.

Un Pleno Extraordinario para echar gasolina al fuego

Lo primero, dar un saludo y un fuerte aliento a los casi 200 trabajadores y trabajadoras de Arvato que ahora mismo se concentran en Fibes en defensa de sus puestos de trabajo. Más de 192 familias sevillanas que tienen en juego su sustento, eso sí es un problema para un Pleno Extraordinario.

Al enterarme de la convocatoria de este Pleno me acordé de aquellas palabras de José Díaz, panadero del barrio de la Macarena y Secretario General del PCE que decían: «¿Patriotas ellos? ¡No! Las masas populares, vosotros, obreros y antifascistas en general, sois los patriotas, los que queréis a vuestro país libre de parásitos y opresores; pero los que os explotan no, ni son españoles, ni son defensores de los intereses del país.»

La declaración unilateral de independencia no es la solución… pero tampoco este Pleno ayuda. Estamos claramente ante un Pleno que no sirve para solucionar el conflicto político que se vive en Catalunya.

La celebración de este Pleno para proclamar la “unidad indisoluble de España”, al igual que ocurre con la suspensión de la autonomía catalana o con el envío de policías y guardias civiles a Catalunya, no contribuye a solucionar el problema sino que lo agrava.

Nos parece una enorme frivolidad y una tremenda irresponsabilidad que, con la cantidad de problemas que hay en nuestra ciudad, algunos estén pensando en hacer campaña y peleando por ver quién tiene la bandera rojigualda más grande.

Después somos nosotros los que que no estamos en las prioridades de la ciudad, pero cuando hemos logrado sacar adelante algún pleno extraordinario ha sido sobre empleo o sobre vivienda.

La actitud del Gobierno de España ha sido antidemocrática, irresponsable y reaccionaria, se ha basado en la represión y el autoritarismo. La vulneración de los derechos fundamentales cometida por el Gobierno de Rajoy es gravísima y ha afectado al conjunto de los ciudadanos del Estado y no sólo a una parte de la población catalana.

Por cierto, también suena a chiste que el partido más corrupto de Europa se atreva a dar lecciones de legalidad y pretenda erigirse en el máximo defensor de una Constitución que en el día a día pisotean cuando se trata de hacer cumplir los derechos sociales, como el trabajo, la vivienda o el reparto de la riqueza.

Frente a quienes usan a Cataluña para tapar su corrupción (sean del 3% o de la Gürtel), frente a quienes apuestan por la vía de la represión y del estado de excepción, frente a quienes añoran volver a los tiempos de una, grande y libre, decimos que NO. Que Andalucía y Sevilla deben desempeñar otro papel en esta encrucijada y que tenemos la obligación histórica de tender puentes, propiciar espacios para el encuentro y formar parte de la solución…. e insistimos, este Pleno no tiende puentes.

La lucha de banderas no sólo está ocultando la corrupción, también los problemas sociales. El problema de los trabajadores y trabajadoras de Catalunya no es la patria (sea el Reino de España o la República de Catalunya), el problema son las políticas neoliberales que tienen como consecuencia la pobreza y la precariedad.

En IU no defendemos la independencia, pero sí defendemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos y consideramos que la ciudadanía catalana tiene que decidir su futuro en un referéndum acordado con el Estado. Frente al “a por ellos” que se ha coreado de forma vergonzosa a la Guardia Civil, apostamos por el “con vosotros”.

Hay un 80% de la sociedad catalana que quiere votar, esté a favor o en contra de la independencia. Ante esto, se puede actuar con represión, jueces y policías o, por el contrario, se puede afrontar la realidad e intentar resolverlo con diálogo y negociación.

Además, consideramos que la mejor fórmula para nuestro país en estos momentos es la República Federal. Sólo un modelo de Estado que garantice los derechos sociales y cubra las necesidades de sus ciudadanos, al tiempo que reconozca que España es un país plurinacional, puede ser útil para solucionar los graves problemas políticos que estamos abordando en la actualidad.

La vigente Constitución no es “un faro de nuestro bienestar” como dice el texto de la declaración que propone el PP, la Constitución del 78 está agotada como consecuencia de la ofensiva neoliberal de los últimos años. Por eso, desde IU apostamos por un horizonte constituyente, un proceso necesario para un nuevo modelo de convivencia que garantice los derechos humanos, algo imposible bajo el actual marco.

Aunque creo que ha quedado claro, vamos a votar en contra de la propuesta de declaración institucional. Desde Izquierda Unida no vamos a ser partícipes de una propuesta que sólo sirve para echar gasolina al fuego y para incrementar la tensión.

Ordenanzas Fiscales 2018: comodidad, irresponsabilidad, cobardía y engaño

Si unas ordenanzas fiscales se pudieran definir con una palabra, el resumen de las que tenemos por delante podría ser el de un engaño.

Aunque se venda que la bajada del IBI sirve para la recuperación económica de las familias, la realidad es muy distinta. Lo primero sería preguntarse, ¿a qué familias se va a beneficiar con esta medida?

Pues bien, según el propio informe del Coordinador General de Hacienda, la reducción del IBI beneficia al 25% de la población con más patrimonio y, en cambio, para el 75% de los sevillanos y sevillanas únicamente va a suponer un ahorro de cinco a diez euros al año. ¿Se recupera la economía de una familia con 5 o 10 euros al año?

Dará para cuatro cafés, para unos cuantos paquetes de pipas… y para poco más. Por lo tanto, el engaño no sólo radica en que el coche que nos íbamos a poder comprar y que nos  prometieron no es tal, sino también en el hecho de que el PSOE se sume al falso discurso de que bajar impuestos es bueno de por sí, sin plantearse a quién se le baja y a quién se le sube.

Otra palabra que le vendría bien al proyecto de ordenanzas es la de cobardía. Cobardía de un gobierno municipal que retira, en el último momento, sus propuestas para que la oposición no pueda hacer enmiendas.

El gobierno ha retirado 6 ordenanzas fiscales, lo que conlleva tirar a la basura 75 enmiendas de la oposición, el 63’55% de la totalidad. Por tanto, estamos ante un auténtico ejercicio de cobardía y de falta de respeto al trabajo de la oposición. Después, señor alcalde, seguirá diciendo por ahí que la oposición no es constructiva y que no pone propuestas sobre la mesa.

Desde Izquierda Unida hemos presentado varias enmiendas para que tanto la tasa de basuras como la tasa de vados o parkings sean progresivas. Ustedes se han negado a debatirlo. Hemos propuesto también, igual que el año pasado, que se acabe con la estafa actual de la zona azul y empiece a cobrarse por el tiempo real de estacionamiento. Ustedes también se han negado a debatirlo.

¿Qué propuestas de IU pueden salir adelante?:

  • Que se reduzca la bonificación del sello a los coches antiguos, dado que son los más contaminantes.
  • Que las tasas por conversión de taxis sean progresivas, de modo que se pague en función de los años en los que se ha dado servicio y se bonifique a los taxis si cambian sus vehículos por otros menos contaminantes. Pese a estos avances, señor Espadas, queda mucho por hacer para ser capital verde.
  • Y que no se aplique la subida de las tasas de la Feria de Abril a aquellas casetas que son de acceso público. El PSOE prefirió que el debate sobre la Feria se quedara en si había que ampliarla o no un día. Desde IU entendemos que los problemas de la Feria de Abril son otros y que hay que empezar a tomar medidas para caminar hacia una fiesta más abierta e inclusiva.

Buscando más definiciones para este proyecto de ordenanzas fiscales, otra que encaja a la perfección es la de irresponsabilidad. Irresponsabilidad por dos partes: una por jugar con los ingresos de la capital de Andalucía en un mercadeo político y, otra, por no reconocer que se ha llegado donde estamos por los actos del propio gobierno.

Sí, están jugando con los ingresos de la ciudad por oportunismo político (como ha denunciado el propio Consejo Económico y Social) y sin evaluar los posibles efectos.

Normalmente, el gobierno ante cualquier impedimento le echa la culpa (que se me permita la expresión) a la Intervención del Ayuntamiento… ¿Y qué dice el informe del interventor ante estas ordenanzas fiscales? Primero, que “no favorecen la recuperación del equilibrio en el remanente de tesorería”. Segundo, que, dada la necesidad de mayores gastos para el año que viene por los incrementos en el capítulo de personal y por sentencias judiciales pendientes, “afectarán en mayor medida” al resto del presupuesto. Y, tercero, que este cambio en el IBI “extenderá sus efectos indefinidamente hacia el futuro” a cuenta de la regla de gasto.

Esto también lo podemos leer en el informe de su propio Coordinador General de Hacienda (el que usted ha nombrado, señor Espadas), no lo dice Izquierda Unida: tenemos serias incertidumbres sobre la evolución de ingresos para el año que viene y no hay justificación técnica para la bajada del IBI. En definitiva, están jugando con fuego.

Todo esto lo resumía el propio alcalde en un reciente desayuno informativo y le cito textualmente: “No vale hacernos trampas al solitario. La Ley, que aunque no nos guste tenemos que cumplir, dice que si bajamos ingresos, bajamos techo de gasto y, por tanto, ese elemento es capital a la hora de poder tener capacidad para hacer cosas. Aunque tuviéramos dinero, por vender patrimonio, por endeudarnos o porque el Estado o la Junta realizaran más transferencias: si bajamos nuestros ingresos, perdemos capacidad de invertir en resolver problemas de los ciudadanos”.

Y usted, señor Espadas, es el único responsable de esto. En el último Pleno dijo que IU tenía la culpa de la bajada del IBI por no haber pactado los presupuestos de 2017, y yo le pregunto… ¿quiénes son los responsables de que no se ejecutaran nuestras enmiendas en los presupuestos de 2016? ¿Izquierda Unida o su gobierno? ¿Quiénes son los responsables de que nuestras enmiendas para 2017 que se aprobaron no se recogiesen finalmente en el proyecto de presupuestos? ¿Izquierda Unida o su gobierno?

Si usted pretendía que le diéramos un cheque en blanco, estaba muy equivocado. Los incumplimientos, que vienen desde la investidura, no son responsabilidad de IU… sino de usted y de su gobierno

Por lo tanto, señor Espadas, no se esconda. No maree con si fue primero el huevo o la gallina y asuma su responsabilidad, su responsabilidad de estar más cómodo con la derecha.

Y sí, comodidad puede ser otra palabra que sintetice estas ordenanzas fiscales, e incluso el giro de su gobierno en el último año. Usted y su partido se sienten más cómodos con la derecha: y no lo digo porque el PSOE se abstuviera para que Rajoy fuera presidente, porque no votara a favor de la derogación de la Ley Montoro, porque Iceta se haga selfies con el PP de Cataluña o porque Susana Díaz hipoteque los presupuestos andaluces para volver a beneficiar a una minoría. Que todo esto es verdad, pero no es por eso.

Usted se siente más cómodo con un grupo que le exige un autobús a Sevilla Este que con otro que le plantea en cada una de las propuestas la realidad de esta ciudad y que destapa las vergüenzas de su gestión: desahucios sin respuestas, políticas de empleo fallidas, privatizaciones, precariedad laboral, colas en las UTS… Esa realidad existe, señor Espadas, pese a que le empañen las grandes cifras y los rankings del turismo.

Y señor alcalde, con esa comodidad, con esa irresponsabilidad, con esa cobardía, con ese engaño y con este proyecto de ordenanzas “perdemos capacidad de invertir en resolver problemas de los ciudadanos”. Y no lo dice Izquierda Unida, lo ha dicho usted mismo.

Por lo tanto, váyase ahora a Los Pajaritos, Amate y Polígono Sur, los tres barrios más pobres de España, y dígale a los vecinos que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas. Váyase a los centros deportivos que están esperando inversión y dígales a sus usuarios que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas. Váyase a cualquier centro de trabajo de este Ayuntamiento y dígale a los empleados públicos que vamos a perder capacidad para resolver sus problemas.

Estamos ante un retroceso en política fiscal, los avances en progresividad y aspectos sociales de los dos últimos años se los funden hoy de un plumazo, lastran los presupuestos del año que viene, lastran posibles acuerdos y, sobre todo y lo más importante, lastran a la propia ciudad.

Seguirán afirmando que gobierna mirando a la izquierda, que Participa e IU somos sus grupos políticos preferentes pero, como le venimos diciendo desde hace tiempo, ya es el momento de los hechos y no de las palabras

Ya no es hora de siembra, sino de cosecha… y le digo, si me permiten una cita bíblica para terminar, “guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis”.

¿Ahora es demasiado tarde?

Hoy ha tocado el turno de Izquierda Unida en la ronda de contactos (¡bendito diálogo!) que el alcalde está manteniendo con los grupos municipales de cara a las ordenanzas fiscales y a los presupuestos de 2018.

Nuestra posición sobre la bajada del IBI pactada entre PSOE y Cs es conocida, el propio Espadas la conoce. Sobre el resto de modificaciones que plantea el gobierno ya hemos anunciado que vamos a presentar enmiendas, no estamos de acuerdo con la subida indiscriminada de tasas sin criterios de progresividad. En ese sentido, entendemos que hay margen de mejora para hacer posible aquella máxima de «de cada cual según su capacidad y a cada cual según su necesidad».

Pero al margen de cuestiones técnicas concretas, el problema del proyecto de ordenanzas fiscales que el gobierno ha elaborado se puede resumir en dos elementos. Por un lado, que el PSOE se ha sumado al discurso facilón y mentiroso de la bajada de impuestos: un discurso propio de la derecha que no busca otra cosa que el desmantelamiento de lo público en beneficio de una minoría que deja de contribuir a las arcas (algo que ya ha hecho Susana Díaz en la Junta de Andalucía con el impuesto de sucesiones a petición, también, de Ciudadanos). Y por otro lado, que el alcalde anuncia que es un compromiso político y que por eso lo cumple: lo que manifiesta que para Espadas hay unos acuerdos que valen más que otros, pues no se ha sonrojado en ningún momento al saltarse acuerdos de investidura, propuestas en presupuestos, mociones aprobadas o su propio programa electoral durante estos dos años de mandato.

El año 2018 es decisivo, en el último año cualquier gobierno quiere poner a punto su maquinaria pero Espadas lo tiene complicado de aquí a las próximas elecciones municipales. O bien continúa mirando a la derecha o comienza a mirar a la izquierda. Hasta ahora hay que reconocer que ha tenido suerte y la mayoría de sus propuestas han salido adelante con la más diversas combinaciones de votos (con IU y Participa, con IU y Ciudadanos, con Participa y Ciudadanos, con el PP, con la abstención de todos…); pero ese «todo vale» parece que ha terminado y la recta final del mandato se le está haciendo cuesta arriba.

La contundencia del dictámen del CESS sobre los impuestos y tasas ha sido clara: ese no es el camino, señor Espadas. Aquella aventura de venderse tan barato ante la formación naranja, le está saliendo cara ahora. Y no le salen las cuentas, esa es la verdadera cuestión: da igual las políticas que se pongan en marcha, la gestión municipal se ha reducido a un mero trámite aritmético hasta llegar a 16 votos.

La pregunta a estas alturas sería: ¿ahora es demasiado tarde?

¿Es tarde para creer que Espadas cumple con los acuerdos que adopta? El propio gobierno reconoce la baja ejecución de las enmiendas de IU en los presupuestos de 2016 y Participa Sevilla ya ha denunciado el escaso cumplimiento con sus propuestas en las cuentas de este año. A esto habría que sumarle los múltiples incumplimientos de los acuerdos de  la investidura. ¿Cuestión de credibilidad o es que Espadas se siente más cómodo con la derecha?

El alcalde nos ha pedido la listas de prioridades para el próximo año, directamente le hemos dicho que revise las de 2016 y las de 2017… que siguen sin llevarse a cabo. Si Espadas se piensa que IU se va a conformar con una línea de autobús o la reivindicación de alguna infraestructura, la lleva clara. Lo que Sevilla necesita es un cambio de políticas (un cambio transversal, ahora que tan de moda está la palabra), un giro que comience a solucionar los problemas que se siguen arrastrando desde la etapa de Zoido.

¿Es tarde para una piscina ‘Virgen de los Reyes’ pública? ¿Es tarde para una ciudad que no base su crecimiento en centros comerciales? ¿Es tarde para los trabajadores de Parques y Jardines? ¿Es tarde para el refuerzo y la ampliación de los Puntos de Información a la Mujer (PIM)? ¿Es tarde para el cese de Cabrera o de la reprobada Castreño? ¿Es tarde para unas disculpas?

Teniendo en cuenta la deriva del PSOE en los últimos tiempos y el enroque del ‘peronismo rociero’ de Susana Díaz, ¿es tarde para tener un alcalde socialista de izquierdas?

Quizás aún estemos a tiempo de no retroceder en política fiscal; pero o Espadas tiene una máquina del tiempo o ya vamos tarde para algunas cuestiones… demasiado tarde.

En fin, que al salir de la reunión y volver para casa me acordé de aquella canción de Sabina que acababa…
Sigue con tus movidas,
pero no pidas
que me pase la vida
pagándote fianzas.
Ahora es demasiado tarde, princesa
Búscate otro perro que te ladre, princesa

La bajada del IBI: el timo de la estampita

Acabamos de recibir la documentación de cara a las próximas Ordenanzas Fiscales, de las que se lleva tanto tiempo hablando por la rebaja del IBI que Espadas había pactado con Ciudadanos sin tener una mayoría suficiente en el Pleno.

Pues esto es lo que dice el propio Ayuntamiento sobre esa rebaja en el informe del Coordinador General de Hacienda y Administración Pública (se adjunta imagen más abajo): no tiene justificación técnica, las ventajas son realmente imperceptibles

Para el 75% de los sevillanos y sevillanas sólo supondría entre 5 y 10 euros de ahorro al año, pero para el Ayuntamiento son 3’6 millones de euros menos en el presupuesto.

¿Inconvenientes? Reducir los ingresos de las arcas públicas, rebajar nuestro límite de gasto…

¿La alternativa? Compensarlo con la subida de otros impuestos y tasas…

¿Bajar un impuesto que se paga en función del valor del inmueble para subir unas tasas que todo el mundo paga por igual?

El propio Ayuntamiento confirma que el discurso de Ciudadanos es una falacia, que bajar impuestos por bajarlos no es bueno por si mismo, que es una gran mentira que los sevillanos vayan a poder consumir mucho más durante el próximo año… ¡ni para cinco cafés!

Este no es el modelo de ciudad que queremos desde Izquierda Unida, esta no es la fiscalidad que defendemos.

Esto no es nueva política, esto es jugar con los presupuestos de una capital con engañifas y falsos discursos.

¿Qué estás haciendo Juan Espadas?

Transparencia al Consejo de Urbanismo: privatización con ‘agosticidad’ y alevosía

Normalmente la mayoría de los puntos que se tratan en los Consejos de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo pasan desapercibidos, excepto los temas que algún medio de comunicación local haya destacado de forma previa o los que el Delegado cuente en la rueda de prensa posterior.

En el Consejo correspondiente al mes de septiembre, celebrado hoy, se ha aprobado la modificación del PGOU para recalificar los suelos del Batán y convertirlos en una gran superficie comercial. Como se esperaba… PSOE, PP y Cs se dan la mano para sacar el proyecto adelante: ya sabemos hacia donde mira Espadas.

También se han suspendido de forma cautelar las licencias urbanísticas en determinadas zonas de Nervión o se han desestimado algunas peticiones en el asunto de la reordenación de veladores en la avenida de la Constitución y en la calle San Fernando… sin que el Delegado haya sido capaz de poner sobre la mesa ningún plazo para terminar con esta zona y mucho menos una fecha para continuar en otras calles de la ciudad.

Otro tema que viene coleando desde hace tiempo, como son las obras de los edificios de Los Pajaritos, también se ha tratado: en concreto se ha aprobado la ampliación del plazo para ejecutar el contrato. Una nueva ampliación del plazo hasta principios de octubre, aunque según el gobierno el asunto va para delante y a buen ritmo… habrá que verlo.

También (por fin) se ha puesto a disposición del Ayuntamiento el edificio del Centro de Mayores del Polígono Sur, un paso más en la eterna burocracia de la administración sin que el gobierno (tampoco en este caso) haya sabido respondernos sobre los plazos para que este dispositivo esté en marcha como vienen reclamando los vecinos desde hace años y como desde IU ya hemos denunciado en varias ocasiones.

Como decía, multitud de asuntos que pasan desapercibidos pero que son de suma importancia para el devenir de los barrios de nuestra ciudad.

Uno de los temas que no ha tenido, hasta el momento, ninguna repercusión en los medios pero que sí ha causado debate en el seno del Consejo ha sido el inicio de la contratación de dos servicios: uno para la elaboración del Plan de Accesibilidad Universal y otro para el diseño de la Ordenanza de Paisaje Urbano.

Por un lado, ambos expedientes han sido incluidos en el orden del día como meras «tomas de conocimiento», es decir, que no se vota… simplemente se nos informa. Por tanto, un gobierno en minoría ha decidido durante el mes de agosto realizar dos contratos sin que la oposición (la mayoría) haya podido ni votar ni opinar.

El argumento esgrimido por el equipo de gobierno ha sido la falta de tiempo para poder ejecutar el presupuesto. Algo que carece de sentido dado que, por un lado, la necesidad de redactar un Plan de Accesibilidad se aprobó en el Pleno ¡de diciembre de 2015!… por lo que decir que no ha dado tiempo es una excusa peregrina. Un contrato para varios años de un total de 96.800 euros, damos la bienvenida a la propuesta casi dos años después de que se aprobara nuestra moción… pero entendemos que el PSOE vuelve a errar en las formas al creerse tener una mayoría que las urnas no le dieron.

El otro asunto, el diseño de la Ordenanza de Paisaje Urbano, es mucho más grave desde nuestro punto de vista. Igual que el anterior se ha hecho con ‘agosticidad y alevosía’ pero con un procedimiento mucho menos transparente y abierto como es un negociado sin publicidad. Estamos hablando de 72.600 euros que van a caer en mano de alguna empresa privada para redactar una normativa municipal. No nos cabe en la cabeza que no haya técnicos en el Ayuntamiento (y mucho menos después de crear las mesas participativas del PGOU donde hay una específica para esta materia) que puedan hacerse cargo del asunto.

Si el PSOE estuviera en la oposición, tacharía esta medida de privatización. Pero, como está en el gobierno, la asume con normalidad y ha querido que pase de tapadillo por el Consejo de Gobierno de la Gerencia de Urbanismo.

Como no se podía votar no hemos votado, pero nos oponemos a que (efectivamente) se privatice algo tan delicado con es una ordenanza municipal. Síntoma, como venimos diciendo desde hace tiempo, de un PSOE que hace aguas y que va a la deriva escorándose, cada vez más, hacia la derecha y olvidando la defensa de lo público.

A Espadas rogando y con el mazo dando

Recientemente el ‘nuevo’ portavoz del Partido Popular criticó varias modificaciones presupuestarias.

Todo dentro de la normalidad oposición-gobierno si no fuera, en primer lugar, porque esas modificaciones presupuestarias fueron aprobadas gracias al voto del PP.

No es la primera vez que el PP o Ciudadanos ponen el grito en el cielo por algo que es consecuencia de un asunto que previamente ellos mismos permitieron o dejaron pasar en el Pleno con su voto a favor o su abstención.

Sobre las modificaciones presupuestarias en cuestión, sólo Izquierda Unida votó en contra por las formas y por el fondo. No es de recibo que se llevara al Pleno una macro-modificación y que se tuviera que votar todo en conjunto. Nosotros podríamos estar de acuerdo en que se hiciera un parque infantil en Sevilla Este, por ejemplo, pero no en que fondos destinados a planes de empleo acabaran gastándose en otros menesteres.

No es la primera vez que esto pasa en el Pleno y ya habíamos advertido al gobierno con que esas no eran las formas de actuar cuando se está en minoría, por eso votamos en contra. También es cierto que otros grupos llevaban tiempo criticando estas formas, pero a la hora de la verdad no cambiaron el voto… repentinos ataques de responsabilidad que lo único que provocan es que el PSOE siga cómodo en su irresponsabilidad.

Pero el caso que nos ocupa tiene más matices y es que el desvío de fondos de empleo para otros gastos tenía, entre esos otros menesteres, el propósito de subir el sueldo a cinco concejales: a cuatro del Partido Popular y a uno de Ciudadanos.

No sabemos quiénes son los cinco compañeros de Corporación que han visto aumentadas sus nóminas, pero está claro que todo no vale en política.

Hace falta más coherencia y rigor. No se puede estar vapuleando al gobierno de forma sistemática para quedar bien en los medios de comunicación y dar la sensación de que se está liderando algo y después ser partícipe con tus votos en el día a día de esas políticas que tanto criticas.

Tampoco se puede pretender liderar la regeneración política y autoproclamarse líder de la oposición cuando le suben el sueldo a uno de los tuyos de tapadillo y estás loco por colarte en la foto junto al delegado de turno.

En fin, que cada palo aguante su vela.

Verde cinismo

El 50% del Grupo Municipal del PP contemplando una rama caída

A todos los males del arbolado de nuestra ciudad se le suma ahora una nueva plaga: el cinismo verde… o el cinismo azul, según como se mire. Tras el picudo rojo, el estrés hídrico y los vendavales, ha llegado a nuestra ciudad esta nueva enfermedad arbórea en forma de doce concejales.

Y es que no se puede llamar de otra forma a la nueva estrategia verde del Partido Popular que no sea «cinismo». Nadie pone en duda la caótica situación del arbolado en nuestra ciudad (no es nada nuevo), pero sin duda el PP tiene mucha responsabilidad: su macrocontrato de mantenimiento de las zonas verdes de nuestra ciudad es el que nos ha llevado a la situación actual.

El PP, que parece que se ha caído de un guindo de repente (nunca mejor dicho), quiere enarbolar la bandera de la defensa de las zonas verdes; hasta el punto de que presentaron una moción temática en el último Pleno. Si bien es cierto que en el grupo popular ha habido una renovación, nombrando a un joven portavoz (aunque lleve casi más años en el Ayuntamiento que el Pendón de San Fernando), el PP no ha llegado de nuevas a Plaza Nueva.

El PP gobernaba esta ciudad hace sólo dos años, pero no sólo eso, es que también fueron los que impulsaron e implantaron el vigente contrato de mantenimiento. Así que… ¿está el PP reconociendo que su modelo era malo? Si no, no se entiende tan repentino cambio.

A la privatización de la gestión (donde las empresas, evidentemente, buscan su propio beneficio y no el general de la ciudad) hay que sumarle la falta de medios propios del Ayuntamiento. Al Servicio de Parques y Jardines se le sigue dando la espalda, diezmando lo poco público que queda de este servicio al reducirse la inversión mientras se sigue aumentando el presupuesto para la contrata: para que sigan haciendo podas descontroladas y en pleno mes de agosto con 40 grados.

En una reciente visita a este vivero municipal, ubicado en la calle San José de Calasanz, hemos comprobado el declive que arrastra el espacio y el mal estado generalizado en que se encuentran el utillaje y la maquinaria que los trabajadores de este servicio usan diariamente. Por no hablar de una flota de vehículos que está obsoleta y que resulta insuficiente para dar respuesta a las necesidades de Parques y Jardines. Hay furgonetas con más de 20 años de antigüedad, que no dejan de averiarse y que presentan serios problemas de seguridad.

La falta de medios en lo público también tiene un responsable que se llama Montoro. Cuestión que viene a agravar el cinismo del PP, pues es el gobierno central de Rajoy el que está impidiendo reforzar la plantilla pública. Una legislación estatal anti-ayuntamientos que ataca la autonomía local con el único objetivo de «favorecer la iniciativa económica privada» (lo reconocen, textualmente, en el preámbulo de la Ley Montoro).

Pero si el PP es el principal responsable del estado de las zonas verdes de la ciudad, el PSOE tampoco pude irse de rositas (por cierto, ¿dónde están los rosales que cubrían la mediana de Torneo?).

A la poca vergüenza demostrada por los populares, hay que sumar la perplejidad que supone que el Alcalde hable de «problema heredado» pasado el equinoccio del mandato, lo que pone de manifiesto lo que ya venimos diciendo desde hace tiempo: Espadas cada vez se parece más a Zoido.

Si bien es cierto que la Ley Montoro impide reforzar la plantilla municipal, el malvado ministro de Hacienda no impide dotar de medios materiales suficientes y dignos a estos trabajadores… y eso el señor Espadas tampoco lo está haciendo.

Tampoco Montoro ha obligado al Ayuntamiento a prorrogar (¡hasta en tres ocasiones!) el macrocontrato del PP. Aquí el único responsable es Espadas que, pese a vendernos una auténtica revolución a principios de mandato, pasados más de dos años continúa con el modelo de gestión de Zoido.

El nombramiento del nuevo director general de Medio Ambiente fue una esperanza tras los cuatro años del alcalde popular; pero se ha convertido en una esperanza frustrada pues, en todo este tiempo, ha sido incapaz de dar el necesario giro de 180 grados a la situación.

Sin duda las podas, la caída de ramas y el mantenimiento de los parques y jardines se ha convertido en el tema del verano. Han sido múltiples las fotos de concejales populares junto a ramas caídas y múltiples las declaraciones cruzadas entre PP y PSOE a cuenta del arbolado.

Pero no es un tema nuevo, ya en el segundo Pleno de este mandato (septiembre de 2015) desde Izquierda Unida presentamos una moción al respecto, entendiendo que el macrocontrato no estaba dando buenos resultados para la conservación y el mantenimiento de nuestras zonas verdes, con varios acuerdos:

  • la redacción de un plan director para la puesta en valor, mantenimiento y ejecución de las inversiones. Aunque lo han vendido ya en varias ocasiones (con foto y cartón pluma incluido), aún no se sabe nada de él.
  • el refuerzo de la plantilla municipal. Que no se ha hecho.
  • la revisión de los contratos en vigor con las empresas adjudicatarias. Que lo que se ha hecho es prorrogarles el contrato… como premio por lo bien que lo están haciendo.
  • iniciar los trámites para remunicipalizar el servicio de Parques y Jardines. Obvio que tampoco se ha hecho, ¡ni que Espadas fuera Stalin!

Seguramente en septiembre de 2015, pocos meses después de que Zoido perdiera la Alcaldía, era muy pronto para que el Partido Popular cogiese la bandera en defensa de los árboles. Seguramente, pasados dos años, a alguien ahora le resulte más creíble.

Pero, lamentándolo por los árboles y parques de Sevilla, ni es creíble el PP… ni ya es creíble el cambio prometido por Espadas. En fin, cada mochuelo a su olivo… si es que todavía queda alguno en pie.

FALTA

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, por eso escribiré poco.

Hace 6 meses hubo un incendio en el vivero municipal de Los Remedios. Desde entonces falta el extintor que se utilizó para sofocar las llamas.

6 meses. 6 meses sin extintor en una nave con techos de uralita, junto a un taller de mecánica sin ningún tipo de ventilación.

¿Tan complicado es Juan Espadas?

Todos sabemos que Montoro es muy malo y su Ley anti-Ayuntamientos es nefasta para los servicios públicos, que es un suplicio cubrir vacantes… ¿pero un extintor?

¿La sacrosanta estabilidad presupuestaría, de la que el PSOE es cómplice a mayor gloria de Europa y de la banca, impide recargar un extintor?

Esta es la apuesta por lo público, mientras se sigue aumentando el presupuesto para el contrato privado de mantenimiento de zonas verdes… lo poco que queda público del Servicio de Parques y Jardines está completamente abandonado.

Aquí, señores y señoras, la revolución socialista y el cambio.