Se acaba el vodevil, comienza la Cuaresma

Intervención en el Pleno extraordinario para la aprobación inicial de los presupuestos de 2018

Buenos días

Seguramente no sea original si hago referencia a la celebración, hoy 14 de febrero, del día de San Valentín. Ese tal Valentín fue un sacerdote que, pese a la prohibición del emperador romano Claudio II,  celebraba el matrimonio de soldados profesionales… y por eso mismo fue ejecutado.

Juan Espadas y Beltrán Pérez son los novios. A Javier Millán, que siempre le gusta ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, en esta boda no ha sido la novia: le ha tocado el papel de sacerdote.

Un reparto de papeles de lo que hemos llamado “vodevil presupuestario”. Sin caer en la pedantería, se llama “vodevil” a la comedia teatral de trama basada en los enredos, de diálogos picantes y tema amoroso y poco trascendental.

Enredos ha habido; el cruce de titulares entre PP y Ciudadanos para ver quién se lleva el gato al agua (con la complicidad de Espadas) se podría tildar de poco trascendente o de picante y, sin lugar a dudas, amor ha habido. Amor… y muchas fotos con el Alcalde.

Como ya dijimos cuando el gobierno presentó el proyecto de presupuestos, estamos ante unas cuentas insuficientes, irreales e irresponsables:

  • Insuficientes por la reducción de más de 8 millones en el Área de Bienestar Social y Empleo, menos presupuesto para planes integrales, para igualdad, cooperación y mujer o para inversión en bicicleta.
  • Irreales porque, después de dos presupuestos, no es creíble que ahora el gobierno aumente ciertas partidas que no ha sido capz de ejecutar de forma correcta. Estamos ante una venta de humo en un año preelectoral… y esto es clave: este es un presupuesto que no responde a las necesidades de la ciudad sino a la estrategia electoral del PSOE.
  • Irresponsables porque se parten de unos ingresos mermados por culpa de una bajada fiscal que sólo beneficia  a una minoría de la ciudad y porque se priorizan las inversiones en los distritos con mayor renta por hogar. Así se puede ver en el documento del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos (no en el que publicaron en la web, pero sí en el que se nos envió a los grupos al principio).

Después del proceso de enmiendas, tampoco es que el proyecto de presupuestos haya mejorado mucho. Sólo el 17% de las propuestas de Izquierda Unida han sido recogidas en el presupuesto. Se han quedado atrás propuestas para reforzar los servicios públicos y la plantilla municipal, incrementar la dotación de los planes integrales de las zonas más desfavorecidas y la inversión necesaria para cumplir con el Plan de la Bicicleta municipal o para garantizar el deporte de base como un derecho.

A este desprecio por parte del PSOE a las enmiendas de Izquierda Unida, hay que sumarle el incumplimiento tanto en 2016 (cuando votamos sí a los presupuestos) como en 2017 (cuando votamos no).

Si atendemos a los datos de la ejecución presupuestaria, el gobierno ha incumplido el 68% de nuestras enmiendas. Incumplimientos en casi todas las partidas que evidencian la nula credibilidad de Juan Espadas. Incumplimientos especialmente graves en políticas de empleo, vivienda, bienestar social, movilidad sostenible, así como en inversiones en barrios, colegios públicos, polígonos industriales o mercados.

A todo esto, también hay que sumar las múltiples modificaciones presupuestarias que han retirado partidas del Capítulo I (que iban a ser destinadas para planes de empleo), modificaciones en los fondos EDUSI, en la promoción de la bicicleta, en el desarrollo de la Agencia Local de la Energía o los intentos de retirar inversión para la Barzola, el Polígono Sur o Parque Alcosa.

Tampoco se puede olvidar el lamentable posicionamiento del PSOE ante algunas de nuestras enmiendas. Que sepan los vecinos y vecinas del Polígono Sur, de Su Eminencia, de Torreblanca, de Amate o de Palmente, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar los fondos de sus planes integrales. Que sepan los trabajadores y trabajadoras de este Ayuntamiento, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de poner en marcha el Plan de Igualdad. Que sepan los ciclistas, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de reconocer en el presupuesto lo proyectado en el Plan Director de la Bicicleta. Que sepan los y las jóvenes de esta ciudad, que el Partido Socialista Obrero Español ha votado en contra de incrementar las becas y de poner en marcha un plan de vivienda destinado a la emancipación.

A pesar de todo, estaremos muy pendientes del cumplimiento y la buena ejecución de ese 17% de nuestras enmiendas… aunque ustedes no estén por la labor. Señor Espadas, ¿sabe cuántos responsables de Áreas, en dos años, se han sentado con Izquierda Unida para ver cómo ejecutar las enmiendas? Uno.

Con todos estos ingredientes sobre la mesa, el voto de Izquierda Unida a los presupuestos municipales de 2018 no podía ser otro que un claro y rotundo NO.

Ayer, como último acto del vodevil presupuestario, el PSOE se echaba definitivamente en brazos del PP. Una vez leído detenidamente el acuerdo entre ambos partidos, tengo que decirle una cosa al señor Beltrán Pérez… y varias al señor Juan Espadas.

Señor Pérez, para este viaje no hacían falta alforjas.

Señor Espadas, ¿recuerda cómo empecé el discurso en el Pleno de la investidura? Citaba al Manifiesto Comunista cuando dice que “hoy, el Poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses de la clase burguesa.”

Pues hoy, usted y su gobierno le dan más sentido que nunca a esta frase. Usted firma, incumpliendo una moción aprobada y dando la espalda a sus votantes, un acuerdo para vender la Gavidia. No gobiernan para la mayoría como decía su lema de campaña; están pensando, una vez más, en incrementar la riqueza de unos pocos a costa del conjunto de la ciudad.

No se trata de “responsabilidad”, ni de “sentido común”, como se empeña en proclamar el alcalde. Tampoco de una cuestión de “lealtad a Sevilla”, ni de “utilidad”. Se trata, más bien, de hacer política y no jugar al politiqueo.

La estrategia marcada por su gobierno en los últimos días, señor Espadas, vendiendo a bombo y platillo todo lo que no han hecho en dos años no ha sido hacer política, ha sido hacer politiqueo. Y el ejemplo está en lo que le preguntaba un miembro de un AMPA por Twitter: “¿tenéis previsto usarnos como campaña para extorsionar al resto de grupos municipales para que os den los presupuestos?”.

Ha sido muy burdo, señor Espadas. Poco creíble y aunque usted en un Pleno reciente nos amenazara con que “se iba a enterar Sevilla entera”, el único responsable si no se aprobara el presupuesto hoy  es usted y sus diez compañeros de gobierno. Sólo el PSOE es responsable, es el PSOE el que ha incumplido y es el PSOE el que ha dado la espalda a nuestras enmiendas.

Se trata, en definitiva, de no ser cómplice de los engaños, incumplimientos y la venta de humo del gobierno municipal.

Nosotros le pedimos que baje al barro, se remangue, abandone los ‘Mundos de Yupi’, el conformismo y los titulares grandilocuentes. Le hemos pedido que haga política y usted ha preferido jugar al politiqueo.  Se siente más cómodo con pactos líquidos que con cumplir y hacer cumplir las propuestas de la izquierda.

Hoy, el gobierno renuncia a combatir las desigualdades, renuncia a reforzar los servicios municipales y renuncia a construir una ciudad verde, accesible y sostenible. También renuncia a la progresividad fiscal avanzada en los primeros años de gobierno.

Mencionaba al principio la celebración de San Valentín; hablando de días señalados, hoy también es Miércoles de Ceniza: acaba el Carnaval, acaba el vodevil y comienza la cuaresma. El problema es que a esta ciudad no le quedan sólo 40 días de penitencia, el problemas es que le quedan 481.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*