La modificación presupuestaria de la vergüenza

En el Pleno de mayo, el gobierno presentó por la vía de urgencia una modificación presupuestaria de 1’6 millones para sufragar la cumbre mundial de turismo que se celebrará en Sevilla el año que viene y los Premios de Cine Europeo. El Partido Popular (que tildó la modificación de “barbaridad” y de “vergüenza”), junto a Ciudadanos (que la calificó como “chapuza”) permitieron que saliera adelante la modificación presupuestaria al abstenerse. Sólo Participa Sevilla e Izquierda Unida votamos en contra.

Aquí el debate no está tanto a qué se va a destinar el dinero (que podemos estar más o menos de acuerdo con la cumbre turística y con los premios cinematográficos), el problema es de dónde se sacan los 1’6 millones.

Para abonar los costes de los dos eventos, se retira el 97’5% de las ayudas destinadas al mantenimiento de barriadas sin recepcionar y se reduce la inversión en las plazas de abastos y mercados. Dos cuestiones que, dicho sea de paso, a los pocos días de aprobarse la modificación presupuestaria el portavoz del PP exigía al gobierno municipal… en ese tan característico cinismo que nos tenía acostumbrado Juan Ignacio.

Se reduce en un 25% el presupuesto para poner en marcha el PACES (Plan de Acción para la Energía Sostenible y el Clima), y luego queremos ser Capital Verde Europea y todos nos damos golpes de pecho y queremos salir en la foto junto a los colectivos medioambientalistas.

Se reducen más de un 71% las ayudas para viviendas a las mujeres víctimas de violencias machistas. Sí, más de un 71%. Hay que recordar que, cuando los Presupuestos Generales del Estado no incluyeron las inversiones prometidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, la Secretaria de Igualdad Federal del PSOE, Carmen Calvo, exigió explicaciones a la ministra por el incumplimiento de la financiación, la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, criticó al Gobierno central por este incumplimiento y afirmaba que “si no es capaz ni de cumplir su compromiso con las mujeres estamos ante un Gobierno sin alma y sin sensibilidad” y la propia Delegada de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla, Myriam Díaz, insistió de la importancia de que se cumplan los acuerdos y afirmaba que no iba “a consentir que se nos pidan otro tipo de recortes para afrontar estas políticas que son imprescindibles”.

Con la que está cayendo, esta modificación presupuestaria resulta totalmente intolerable y siembra un grave precedente. Después, al igual que decía antes, todos querrán ponerse en las pancartas en los minutos de silencio cada vez que una mujer es asesinada.

Se reducen también en un 46’8% las ayudas destinadas a la cooperación al desarrollo. En este sentido, hay que recordar que todos los Grupos Municipales firmamos un compromiso para alcanzar un 0,3% del presupuesto en 2017 destinado a la cooperación y que el propio Plan Municipal de Cooperación al Desarrollo fija la senda de un incremento progresivo hasta alcanzar un 0,5% en 2019: la modificación deja el presupuesto dedicado a Cooperación al Desarrollo en el 0’21%.

Por último, se reduce en un 88% el presupuesto destinado a escuelas-taller y talleres de empleoNo llegamos a comprender que el gobierno  de Juan Espadas no solicite a la Junta de Andalucía un número importante de estos dispositivos con la excusa de que no dispone de los espacios adecuados para albergarlos… y ahora renuncie a la inversión necesaria para adaptar estos espacios. ¡Con lo vehemente que era Juan Espadas en la oposición con este tema!

Gracias a que Izquierda Unida presentó alegaciones, la modificación presupuestaria tiene que volver a pasar por el Pleno de mañana para que se apruebe de forma definitiva.

Como era de esperar, el equipo de Juan Espadas desestima todas las alegaciones y renuncia a convocar la Comisión de Seguimiento del Presupuesto Municipal para buscar otras alternativas para financiar los créditos extraordinarios.

Desestiman las alegaciones de FACUA, de la Asociación Sevilla de ONGs, de la entidad Eliminando Barreras y de ADEPA… Sin dar argumentos, sin explicar cómo piensan ejecutar con menos dinero lo que prometieron, sin plantear ninguna alternativa y, lo que es más grave, poniendo negro sobre blanco que los planes aprobados por el Ayuntamiento son meras “declaraciones de intenciones” de la que “no se deriva obligación jurídicamente exigible”.

Y con todo esto, algunos se seguirán preguntando por los motivos del descrédito a la política y del rechazo a los representantes institucionales.

Lo siento. Por parte de Izquierda Unida lo intentamos… Al menos se va a debatir otra vez en el Pleno, votaremos de nuevo en contra. Que esta modificación presupuestaria salga definitivamente adelante depende del Partido Popular y de Ciudadanos… ¿serán coherentes con sus calificativos? Barbaridad, vergüenza y chapuza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.